Uncategorized

“Proyecto ZIDRES es una vergüenza”: Robledo

El proyecto de ley que el gobierno presentó al Congreso, para crear las Zonas de Interés de Desarrollo Rural, Económico y Social (ZIDRES), ha tenido un sinnúmero de críticas, no solo de parte de senadores como Jorge Enrique Robledo, del Polo Democrático, sino de organizaciones  como Oxfam Internacional.

La Cumbre Agraria, Dignidad Agropecuaria, La Mesa de Incidencia de Mujeres Rurales Colombianas, el Cinep, los partidos del Polo Democrático y Alianza Verde, han advertido lo que puede suceder si el proyecto ZIDRES llegara aprobarse y convertirse en ley.

 

Uno de los temas que más les preocupa es el punto que pretende “legalizar  la acumulación de tierras baldías para permitir que personas jurídicas, naturales o empresas asociativas (nacionales o internacionales) puedan formular proyectos productivos para ejecutar en las ZIDRES”.

 

Confidencial Colombia consultó al senador Jorge Enrique Robledo sobre cómo funcionaría y el papel que desempeñarían los campesinos que estén en estas en Zonas. Sin ningún reparo, el congresista señala que el proyecto despoja a los campesinos del derecho exclusivo que hoy la Constitución les otorga.

 

“La Constitución solo permite entregar tierras que fueron baldías a los campesinos y si estas van a ser vendidas tiene que ser a otro campesino; no obstante mediante el proyecto de ley 223 van a poder  entregarle no solo a cualquier rico, sea nacional o extranjero, la tierra, sino que se los van a entregar en cualquier tamaño. Además se les puede entregar en sociedad o concesión, es decir, que en términos prácticos es lo mismo porque una concesión puede durar hasta 50 años” afirma.

 

Robledo también critica que en la iniciativa del Gobierno Nacional, el campesino o titular de la tierra quedaría como un “especie de siervo” y no como el verdadero propietario, y la compañía o la persona natural que quiera plantar un proyecto productivo, quedaría como el verdadero administrador y “magnate” de la tierra; así queda el campesino o el pequeño empresario con un mayor riesgo de perder su tierra.

 

Por otro lado, a las personas del campo que estén en zonas ZIDRES, pero que no quieran asociarse para ser parte de proyectos como los que plantea la ley, el Estado tiene “la posibilidad  de expropiar al pequeño propietario, con la excusa de que las ZIDRES son de utilidad pública”. 

 

Oxfam Internacional ha señalado que la iniciativa legislativa va en contra de los derechos de los campesinos y la pequeña producción agraria, ya que legalizaría la acumulación irregular de tierras que llevan a cabo tanto personas como empresas. Dicha concentración “aumentaría la desigualdad que hoy sufre Colombia”, según dice el Informe presentado este semana.

 

Finalmente, Robledo aseguró que el campesinado está “ante la peor política de tierras de la historia de Colombia, nadie se había atrevido a tanto como lo está haciendo Juan Manuel Santos. Esto es una verdadera vergüenza”.

Previous ArticleNext Article