Uncategorized

Emisor ve con reserva el mundo, pero bien a Colombia

Publicidad

El Banco de la República entregó las proyecciones económicas de Colombia y el mundo en donde queda detallada la complejidad internacional de los mercados, básicamente por la Zona Euro y los impactos sobre las naciones que de alguna manera dependen de ese bloque comercial. Precisa que Colombia muestra síntomas de desaceleración y ratifica que los arriendos impactan fuertemente en la inflación.  

El Gerente General del Emisor, José Darío Uribe explicó que mirando el contexto externo en el tercer trimestre, se confirma la visible debilidad de la economía mundial.

“Europa se sigue contrayendo y la economía de los Estados Unidos crece a un ritmo moderado. No obstante, a lo largo del trimestre, las condiciones financieras internacionales mejoraron, en parte por las acciones de política de los principales bancos centrales del mundo.

La desaceleración observada en algunos de los países emergentes de mayor tamaño parece estar estabilizándose. En este contexto, y sin presiones inflacionarias, cabe esperar que la tasa de interés externa se mantenga baja por un período prolongado”, indicó Uribe.

Agregó que el enflaquecimiento de la economía mundial se ha visto reflejado en el menor crecimiento de las exportaciones y de la producción industrial en la mayoría de países, incluido Colombia. Aunque el precio internacional del petróleo y otros productos básicos ha caído, aún se encuentran en niveles altos, con lo cual los términos de intercambio del país continúan estimulando el ingreso nacional.

En el segundo trimestre de 2012, el crecimiento económico de Colombia (4,9 por ciento anual) superó al rango estimado por el equipo técnico (entre 3,3 por ciento y 4,8 por ciento). La dinámica de la demanda interna (6,4 por ciento anual) fue superior a la proyectada. Sin embargo, las cifras de actividad económica del tercer trimestre sugieren que el crecimiento será menor al del trimestre anterior.

“Los datos de comercio al por menor, de compra de vehículos, de percepción de los comerciantes y de confianza de los hogares sugieren una desaceleración en el consumo privado. Sin embargo, el buen desempeño de las importaciones de bienes consumo, del crédito dirigido a este gasto y del mercado laboral indican que esta no sería tan marcada”, aseveró el funcionario.

Comentó que en el caso de la inversión, las importaciones de bienes de capital y el alto dinamismo que aún muestra el crédito hipotecario y el comercial indican que la construcción y otros rubros de la inversión aumentarán a buen ritmo.

En septiembre, informó, el crédito en moneda nacional continuó mostrando menores aumentos anuales, aunque a tasas que superan el crecimiento nominal del PIB estimado para el presente año. Todo ello junto a unas tasas de interés reales de crédito cercanas a los promedios calculados desde 2000 (exceptuando tarjetas de crédito).

“Para todo 2012 el equipo técnico proyecta un rango de crecimiento del PIB entre 3,7 por ciento y 4,9 por ciento, con el punto medio de este intervalo como cifra más probable. Para 2013 se espera un crecimiento similar aunque con gran incertidumbre asociada a los desarrollos en la economía mundial”, dijo.

Inflación con canon

Publicidad

Según el Gerente General del Banco de la República, en septiembre la inflación anual fue de 3,08 por ciento, cifra inferior que el resultado de junio (3,2 por ciento) y cercana al punto medio del rango meta (3 por ciento). Este comportamiento se explicó por el menor ajuste anual en los precios de los alimentos, grupo cuyo incremento pasó de 4,2 por ciento en junio a 3,6 por ciento en septiembre.

Añade el Prestamista de Primera Instancia que el IPC sin alimentos y las otras medidas de inflación básica aumentaron en promedio 3,16 por ciento anual en septiembre. Dentro del IPC sin alimentos, los transables se mantuvieron relativamente estables y se incrementaron 1,09 por ciento anual en septiembre. En el trimestre pasado los no transables se aceleraron desde 3,62 por ciento a 4,02 por ciento.

“Dentro de este último grupo, el IPC de arriendos completó más de un año con variaciones anuales crecientes y cercanas al techo del rango meta. Por su parte, los precios de los bienes y servicios regulados aumentaron anualmente 3,63 por ciento en septiembre, siendo el único grupo que se desaceleró debido a los menores ajustes de la energía y del gas”.

Las expectativas de inflación a un año, que resultan de la encuesta aplicada a analistas, se redujeron desde 3,37 por ciento en julio a 3,23 por ciento en octubre. Las derivadas de los papeles de deuda pública con plazos a 2, 3 y 5 años se incrementaron ligeramente y se situaron en tasas cercanas al 3 por ciento.

Tasas de interés y tasa de cambio

La Junta Directiva del Banco precisó Uribe, decide sus acciones de política monetaria, en especial lo relacionado con la tasas de interés de intervención, a partir de un análisis del estado de la economía y sus perspectivas, así como del balance de riesgos que identifica.

El comportamiento de los precios reseñado anteriormente muestra una inflación anual observada y sus expectativas y proyecciones cercanas a la meta de largo plazo (3 por ciento). Ello junto a una economía que se ha desacelerado desde un punto en el cual el gasto agregado ya superaba la capacidad productiva de la economía.

“Los precios de la vivienda continúan aumentando a tasas altas y el crédito se ha desacelerado pero continúa creciendo a buen ritmo. El mayor riesgo sobre la actividad económica del país continúa siendo una fuerte recesión en Europa, aunque al parecer su probabilidad de ocurrencia ha disminuido, dadas las acciones de las autoridades europeas y las reacciones de los mercados en ese continente”, afirmó el Gerente.

En su opinión, existe además en lo que resta del año un riesgo asociado a la postura fiscal en los Estados Unidos y que depende de decisiones del congreso de ese país.

De acuerdo con la evaluación del balance de estos riesgos, recordó, en agosto la Junta Directiva redujo la tasa de interés de referencia en 25 puntos básicos y la situó en 4,75 por ciento. En las reuniones de septiembre y octubre decidió no modificarla.

Adicionalmente, para suministrar más liquidez permanente a la economía, el 24 de agosto la Junta decidió que hasta septiembre compraría US$700 millones mediante el mecanismo de subastas diarias de, al menos, US$20 millones. El 28 de septiembre decidió que entre el 1 de octubre y el 29 de marzo de 2013 compraría, al menos, US$3.000 millones con el mismo mecanismo.

Previous ArticleNext Article