Uncategorized

Banca afloja en créditos y le apuesta a menor tasa de interés

Publicidad

Los grandes banqueros precisaron que no existe el mínimo riesgo de que se desborde el crédito de consumo y aseguraron que muy por el contrario este se ha venido frenando tal y como lo quería el Emisor el año pasado.

En diálogo con Confidencial Colombia, el presidente del Grupo AVAL, Luis Carlos Sarmiento Gutiérrez aseveró que la buena noticia la produce el control de los índices de morosidad los cuales están en estándares inmejorables. “En todo caso hay un crecimiento saludable”.

 

El señor Sarmiento Gutiérrez dijo que para evitar contratiempos o líos con cartera de difícil recaudo, el conglomerado financiero de mayor tamaño en Colombia está mirando con lupa y mucho cuidado cada crédito solicitado. Agregó que por fortuna hay un factor que juega en favor de la economía y tiene que ver con el crecimiento en el PIB per cápita o capacidad adquisitiva de los hogares, escenario que redunda en mayor demanda de crédito.

 

Para este año el Grupo AVAL le apuesta a un crecimiento en el crédito del 15 por ciento.

 

Según Sarmiento los créditos se mantendrán estables y aclaró que con los requisitos actuales se han visto muy buenos resultados por lo que no hay que cambiarlos.


La situación económica internacional

 

En medio de las turbulencias de la economía, el banquero considera que este será un buen año para la banca nacional que inició bien el 2013 con ventajas tales como operar en medio de una economía sólida y saludable.

 

En medio de su optimismo, el presidente del Grupo AVAL, Luis Carlos Sarmiento Gutiérrez reconoció que en efecto se han presentado síntomas de desaceleración que tuvieron su mayor impacto en el último trimestre de 2012, situación que con las cifras de crecimiento de producción industrial, podría llevar el crecimiento económico a cifras cercanas al  3,6 por ciento. “Para el año 2013 esperamos que todo esto rebote y experimentemos un mejor crecimiento”.


Ambiente para seguir bajando los tipos de interés

 

Siendo muy respetuoso por las decisiones del Banco de la República, el señor Sarmiento considera que todo se está dando para bajar la tasa de interés nuevamente.

 

Indicó que en la industria hay un stock alto con desaceleración en las ventas, lo que hace entendible la preocupación de los empresarios que ven su crecimiento frenado, sin embargo afirmó que hay factorías en donde ya es más alta la facturación y menores las existencias de mercancías.

 

Publicidad

Sobre el comportamiento del Banco de Bogotá, manifestó su regocijo por ser esta la entidad crediticia con mayores utilidades en el país toda vez que dejó beneficios superiores a los 1.35 billones de pesos.

 

Sarmiento Gutiérrez confirmó que el Grupo financiero y el Banco de Bogotá estarían buscando y mirando nuevas inversiones en la región. “Si hay algo bueno y a un precio razonable, lo miraríamos, claro que sí”.

 

Sobre las preocupaciones que tiene el presidente del Grupo Aval con la actual coyuntura de la economía, la principal inquietud que ronda su cabeza es el comienzo de la desaceleración económica porque siempre los bancos son el reflejo del capital. “Hay que diferenciar entre una economía que viene creciendo a un cinco por ciento y se desacelera a un cuatro por ciento, eso de por si genera preocupación, pero como tal no es malo y es bueno para la región y para el mundo”.

 

En su opinión esa desaceleración no afectará la base del consumo y reconoció que ciertamente las compañías colombianas, en cuanto a crédito comercial  se refiere, han sabido manejar esas oscilaciones porque el país las ha tenido toda la vida, aspecto que no ha redundado en una debacle de crédito durante muchos años.


Colombia conserva la industria

 

Al preguntársele por los efectos de la desindustrialización, Sarmiento Gutiérrez adujo que esta situación de marchitamiento de industria aún no se ve. Dijo que el factor que realmente preocupa es el del impacto sobre las exportaciones por la revaluación. En ese sentido conceptuó que pese a los esfuerzos que se hagan por controlar el mercado de la divisa, no hay seguridad de morigerar el fenómeno. “Pelear contra el mercado es muy difícil”.

 

En el frente industrial, anotó, aún hay cosas que se pueden hacer y es por eso que las empresas se pueden volver cada vez más eficientes, sobre la base de aceptar el nuevo mundo comercial y globalizado así como el relicario de tratados de libre comercio que invitan a adaptarse con parámetros de competitividad y productividad.


La burbuja no es generalizada

 

El presidente de AVAL explicó que si un banco presta dinero en relación al valor de la propiedad en un monto de crédito excesivo, siempre habrá peligro y aclaró que las burbujas de las que algunos hablan, no son burbujas generalizadas porque hay sectores de la economía que si tienden a estar un poco más altos por metro cuadrado que otros.

 

“Nos estamos cuidando de eso en dos frentes. Uno es asegurándonos que las personas que obtengan los créditos tengan capacidad de pago y que no dependan solamente de su propiedad, segundo, que las propiedades tengan valores adecuados y tercero que no se preste demasiado en valor en relación al valor de la propiedad. Al hablar de no demasiado es 70 por ciento o me nos”,  afirmó.

 

Indicó que hay gente que ya empieza a hablar de burbujas en algunos, micro sectores, inclusive del estrato seis, pero no generalizado sino en algunos sitios en específico. 

Previous ArticleNext Article