Los colombianos aún ven el reinado

A pesar de las críticas negativas, las sátiras y las burlas de las que fue blanco la velada de elección y coronación de la señorita Colombia, la transmisión en vivo del certamen, fue el programa más visto de la televisión colombiana este lunes festivo.

Según Tereza Pizarro de Angulo, quien fuera la Presidenta Ejecutiva del concurso durante más de 40 años, el Concurso Nacional de la Belleza es “precisamente uno de los signos de la modernización de Colombia, y al mismo tiempo testimonio de esa modernidad… ha sido testigo  permanente  de  la evolución  de  los gustos, de la moda, del turismo, de las formas  de entretenimiento,  del  papel  de  la mujer y de otros aspectos vitales de nuestro comportamiento social”.

 

Anuncios

Mientras que el actual presidente del concurso Raimundo Angulo afirma que “durante los últimos 70 años el Concurso Nacional de Belleza ha ido de la mano de nuestras costumbres y de los hechos que  han marcado  la  historia  del  país”.

 

Lo que llama la atención en ambas declaraciones, no es la definición del certamen en sí, sino que este es elogiado y glorificado como un evento conectado con la historia del país, y como el reflejo de las conductas sociales de los colombianos.

 

Quizá por ello, el concurso se ha “nacionalizado” a través de los años, posicionándose como una “fiesta de toda la nación”, no obstante para seguirle los pasos a los vertiginosos cambios sociales, el certamen ha tenido que realizar una serie de transformaciones al interior de su organización.

 

Así que la elección de la señorita Colombia 2012-2013 no contó con el tradicional presentador masculino, sino que las anfitrionas de la noche fueron Andrea Serna y Carolina Cruz.

 

El desfile en traje de fantasía, se realizó esta vez en Neiva, en un esfuerzo de los organizadores por descentralizar el Concurso, y los cambios de escenarios fueron emitidos en vivo, y no durante los cortes comerciales como se acostumbra.

 

Sin embargo, el cambio más notorio fue la inclusión de los televidentes en la elección de las preguntas que se le realizan tradicionalmente a las candidatas, en esta ocasión era posible formular los interrogantes  a través de twitter bajo el hashtag #PreguntasReina, aunque la iniciativa resultó siendo el blanco de cientos de bromas y mofas en la red social.

 

De hecho, la pregunta del comediante Ricardo Quevedo (@Cejaspobladas) “¿los libros son para leerlos o es mejor ponérselos encima de la cabeza para desfilar de manera correcta?” fue retwitteada 1818 veces.

 

No obstante las burlas y las críticas no pararon solamente allí, las posibilidades de interacción que ofrecen las redes sociales, permitieron que los comentarios negativos sobre el certamen circularan por la red.

 

Las sátiras y los descontentos, dejaron muy poco espacio para los comentarios positivos, pues a través de twitter, se habló de la presentación de Franco de Vita que sorprendió por su pésima calidad interpretativa, pasando por la pésima escenografía que desentonaba con la estética del evento, hasta los mismos trajes de las concursantes.

 

Así mismo, se registró un descenso en los niveles de sintonía de la transmisión en vivo, pues hace tan solo un año, el certamen obtuvo 15.2 puntos de rating, mientras que en la velada del pasado lunes, cuando la señorita Valle del cauca fue elegida como la mujer más bella de Colombia, obtuvo 12.7 puntos, aunque estos fueron suficientes para postularlo en el primer lugar de sintonía, al contrario del año 2011, cuando el reality show Yo me Llamo obtuvo el primer lugar.