Breaking bad sigue triunfando

Los Emmy no quisieron desaprovechar la oportunidad de encumbrar a Breaking Bad y la ficción creada por Vince Gilliam.  Este lunes la serie arrasó en la 66 edición de los galardones de la televisión americana con cinco galardones, incluido el de Mejor Drama, que ya había conseguido en 2013. 

Anuncios

De esta forma se pone el broche de oro a una serie que ha narrado la creación de un antihéroe como el Heisenberg al que ha dado vida Bryan Cranston, quien también se alzó con el galardón a Mejor Actor de Drama.

 

“Es la maravillosa guinda del pastel”, aseguró Gillian, que empezó a creerse que iba a ser su noche cuando observó como Anna Gunn, Aaron Paul y Bryan Cranston se alzaban con los premios de Mejor Actriz Aecundaria, Actor Secundario, y Mejor Actor Protagonista en drama, respectivamente. Minutos antes, el guionista había apuntado a un posible triunfo de True Detective, la serie revelación del año.

 

 

Sin embargo, a la abrumadora victoria del reparto de Breaking Bad se añadió un Emmy de Guión, lo que dejó a la serie creada por Nic Pizzolato casi sin nada. Uno de sus creadores, Cary Joji Fukunaga, se llevó el galardón de Mejor Director, mientras que Matthew McConaughey observaba desde su asiento cómo se le escapaba la posibilidad de ganar el Óscar y el Emmy de Mejor Actor en un mismo año.

 

Bryan Cranston, que plantó un apasionado beso a Julia Louis-Dreyfus cuando la intérprete fue nombrada mejor actriz de comedia por Veep, obtuvo su cuarto Emmy por encarnar a Walter White, su personaje de Breaking Bad.

 

Otra habitual vencedora de estas ceremonias, Julianna Margulies, se impuso como Mejor Actriz Dramática por The Good Wife. “Es un gran momento para las mujeres en televisión”, comentó la actriz al recoger el galardón en la gala celebrada en el Teatro Nokia de Los Ángeles.

 

Modern Family hace historia



En comedia todos los pronósticos presagiaban que se viviría el fin de un ciclo y que Orange Is The New Black arrebataría el título de mejor serie a Modern Family, pero el veterano programa de la colombiana Sofía Vergara volvió a llevarse el Emmy por quinto año consecutivo e igualó así el récord de Fraiser.

 

“No pensamos que esto iba a ocurrir en un millón de años”, dijo su creador Steven Levitan quien, al igual que Gillian, pensaba que la racha de suerte de su serie había tocado a su fin.

 

Modern Family logró además los premios de comedia de Mejor Actor de Reparto (Ty Burrell) y Mejor Dirección (Gail Mancuso), y Vergara, que este año no estaba nominada, protagonizó el momento más polémico de la noche al ejercer de mujer objeto para entretener al público durante un discurso institucional. La colombiana respondió a las críticas pidiendo más sentido del humor. “Una persona puede ser atractiva, divertida y reírse de sí misma”, afirmó la actriz.

 

Jim Parsons levantó su cuarto Emmy de Mejor Actor de comedia por The Big Bang Theory y también resultó ganadora Allison Janney como Mejor Actriz cómica de reparto por Mom.

 

Tras la decisión de HBO de postular True Detective como serie y no como miniserie, Fargo tenía vía libre hacia el Emmy y así ocurrió. La producción de FX se hizo con el premio de mejor miniserie y se llevó también el Emmy de Mejor Dirección en una miniserie o telefilme (Colin Bucksey).

 

American Horror Story: Coven, que ya contaba con dos Emmy técnicos, celebró el éxito de Jessica Lange como mejor actriz de miniserie o telefilme y Kathy Bates como mejor actriz secundaria en esa categoría.

 

Juego de tronos, que optaba a 19 galardones, se tuvo que conformar con cuatro de carácter técnico, misma cosecha que se llevó True Detective el día 16, mientras que “Mad Men”, que optaba a 8 premios, se fue con las manos vacías.

 

Durante la ceremonia se rindió un homenaje a actor Robin Williams, quien fue recordado por su amigo y también cómico Billy Crystal.

 

Anuncios