Un error en los mandos Xbox One lleva a Microsoft a juicio

El usuario estadounidense Donald McFadden, presentó una denuncia contra la compañía tecnológica multinacional Microsoft en el Tribunal de Distrito de EE. UU, en el Distrito Oeste de Washington. La demanda surge en respuesta a la compra de un controlador Xbox Xbox Elite que aparentemente tendría fallas técnicas.

McFadden mencionó que el producto sufrió una deriva del stick analógico poco después de la compra, y posteriormente compró un segundo controlador Xbox Elite, que presentó el mismo problema después de cuatro meses. Asimismo, afirmó que se trata de una falla común que la empresa conocía pero que se rehúsa a reparar después del período de garantía de 90 días.

Fallas en el controlador

La demanda alega que hay una falla de diseño en el potenciómetro, que se usa para controlar la entrada del jugador a través de los joystick analógico. Según Rubén Haro, redactor de Gaming en TECHSPRING, el joystick analógico funciona girando los potenciómetros X e Y. ‘’Dependiendo del grado de rotación, los potenciómetros ofrecen diferentes resistencias y cuando está en la posición de reposo mantiene el potenciómetro en el medio o en su rango. Esto significa que si empuja la palanca hacia adelante, el potenciómetro estará en el límite superior o inferior’’, explica.

Anuncios

El inconveniente aquí es que la palanca se aleja repentinamente de la posición de avance y luego funciona cuando se mueve nuevamente. Desde la perspectiva de la resolución de problemas, la única forma significativa es que el controlador pierda contacto con el potenciómetro.

En este caso, el demandante manifiesta que se trata de un defecto de diseño y que “el componente limpiador del potenciómetro raspa el material resistivo de una pista curva, lo que resulta en un contacto eléctrico no deseado sin la intervención del usuario”. De hecho, esto muestra que las conexiones eléctricas sueltas son un problemas muy frecuentes que pueden afectar la capacidad del jugador para navegar con precisión frente a la pantalla.

McFadden cree que estos defectos provienen desde 2014, y sustenta la afirmación diciendo que mediante una serie de búsquedas en Google reveló que una gran cantidad de usuarios han manifestado las mismas quejas sobre el joystick de Xbox en los últimos años.

Además, mencionó que en Youtube hay videos destinados a la reparación de estos equipos y explican cómo resolver el problema uno mismo, sin embargo, se requiere herramientas especializadas y la disponibilidad de desmontar el controlador, lo que además representaría una pérdida de dinero.

Según el demandante, “estos videos de bricolaje a menudo sugieren limpiar o reemplazar el limpiador del potenciómetro, uno o ambos potenciómetros, o reemplazar el sensor analógico (componente del joystick) por completo. Tanto el sensor analógico como una unidad, como los potenciómetros individualmente, están soldados a la placa base, por lo que reemplazar estas partes requiere quitar la soldadura para sacar las partes defectuosas y volver a soldar después de un nuevo componente (a menudo pedido a un tercero vendedor por unos pocos dólares)”.