Latinoamérica sigue rezagada en conexiones de fibra óptica

La infraestructura de fibra óptica en Latinoamérica solo supone el 22,5% de las conexiones de banda ancha fija en 2020. Así lo revela el estudio  “La crisis del COVID 19 y su impacto en el sector tecnológico” adelantado por la EAE Business School.

Según revela el informe, en el continente latinoamericano todavía predomina el uso de la conexión fija por cable, con un 36% de las conexiones, y el uso del DSL con un 33% en 2020.

Dicha estructura de la red ha hecho que la velocidad de descarga de banda ancha de línea fija en América Latina en 2020 sea de tan solo 22 Mbit/s, comparada con los de 74,64 Mbit/s de velocidad promedio de conexiones fijas a internet a nivel mundial durante esta crisis. Esto es una muestra de que, en términos generales, América Latina todavía tiene terreno que recorrer para situarse en la media mundial en lo que se refiere a velocidad de datos.

Le puede interesar: La brecha de conectividad se agranda entre la Colombia rural y la urbana

Además, tal y como señala el autor del informe y profesor de EAE Business School, Romà Andreu, “el elevado incremento en el consumo de datos desde el COVID-19 tensiona las redes de telecomunicación que, en general en todo el mundo, están sufriendo disminuciones en la velocidad de transmisión tanto en Internet móvil como la red fija”.

El problema, según Andreu, es que las tensiones se trasladen a los servicios de hosting y almacenamiento en la nube. Durante la crisis, se ha generalizado el uso intensivo de los dispositivos tecnológicos, tanto para el trabajo como para el ocio. Una tensión excesiva en estos servicios podría comprometer la evolución de las economías latinoamericanas, ya que este cambio de hábitos parece haber llegado para quedarse, al menos mientras dure la incertidumbre y el distanciamiento social.

Prueba de ello es que como señala el informe, las descargas de la aplicación Zoom en América Latina se dispararon durante el COVID-19 con más de 3 millones de descargas en los países Latinoamericanos analizados en el estudio en tan solo 6 días, a través de Google Play. Entre ellos, destaca Brasil con 1.400.000 descargas, tras él México con 754.000 descargas y, a cierta distancia, Chile, Argentina, Colombia Perú y Ecuador con alrededor de las 200.000.

Por ello el profesor de EAE Business School, Romà Andreu advierte de que “los nuevos hábitos y dinámicas de trabajo también hacen patente que hay segmentos de nuestra propia sociedad que corren el riesgo de quedarse atrás en este gran paso debido, no solo a la brecha de conocimiento, sino a la de acceso a ciertas infraestructuras y dispositivos tecnológicos”.