Algún día nos iremos

Algún día nos iremos, obra escrita por la poetisa colombiana Piedad Bonnett, ahora está en la sala del Teatro Libre del Centro. Con un poco de humor, y de una manera sutil y poética, muestra la cruda realidad de la Colombia rural.

Anuncios

Cristian Ballesteros, actor desde hace 16 años del grupo del Teatro Libre de Bogotá, asumió el reto de poner en escena las palabras de la escritora recientemente ganadora del premio de poesía Poetas del Mundo Latino Víctor Sandoval 2012.

 

Confidencial Colombia habló con El director sobre la obra y el proceso de creación, así como de sus proyectos y su vida.

 

La obra

 

“Es la historia de cinco hermanos que viven en un pueblo, que puede ser cualquier pueblo de nuestro país. Esta situada en los años 90 cuando empieza todo el conflicto entre los paramilitares y la guerrilla, y los desplazamientos fuertes de la población campesina. La historia comienza con la muerte del padre quien es asesinado en circunstancias extrañas. Estos cinco hermanos, sin padre y madre, empiezan a tener una serie de conflictos intrafamiliares, que casi siempre están matizados por la violencia externa, la violencia del mismo pueblo, la misma situación que se esta viviendo socialmente.    

 

Esa violencia externa empieza a transformarles la vida. Desde que matan al padre empieza la destrucción de ese núcleo familiar. Cada uno tiene una historia particular, cada uno coge un rumbo; digamos que la obra es el enfrentamiento de cada personaje con sus fantasmas, con sus sueños, con sus miedos, con su pasado, presente y futuro.

 

A medida que se desarrolla la obra ocurre una especie de decadencia en ellos. Hay un personaje particular que es la hermana menor, Evita se llama el personaje, y marca la diferencia porque es la persona que no pierde los sueños, las esperanzas. En ella hay una luz que es lo que se contrapone a toda la violencia.”

 

Alejandra Guarín (Mayé), Cesar Morales (Jacobo), Luz Adriana Gutiérrez (Sara), Alejandro Gómez (Marco), y Andrea García (Evita), se embarcaron en este proyecto que el 4 de octubre vio sus frutos con el estreno en el centro de Bogotá.

 

Algún día nos iremos  estará en el Teatro libre del Centro hasta el 3 de noviembre de jueves a sábado a las 7:30p.m. El director espera llevar la obra a otros lugares del país, inclusive a organizaciones que tienen  algún tipo de relación con el tema.

 

Con sutileza, poesía y un poco de humor esta obra es, como dice el director “lo más parecido a una tragedia griega”. Mostrando lo que pasa en el país, sobre todo con la población campesina, esta obra pretende abrir la mirada de las personas y sensibilizarlos sin ser  “panfletarios ni políticos”. “Esperamos que esta obra les toque el alma.”    

 

 

 

Proceso de Creación  

 

Cristian Ballesteros, como integrante del grupo del Teatro Libre y ahora director,  tuvo la posibilidad de escoger a cuatro de sus compañeros como actores para esta propuesta. “Los escogí pensando en los personajes. La ventaja de estar en el grupo es que uno los conoce y sabe qué pueden hacer.”

 

El elenco de la obra, que desde hace cuatro meses empezó el proceso de creación trabajando de 6p.m. a 10p.m. inclusive más horas, está conformado por cuatro son profesores de la Escuela del Teatro Libre y un es estudiante de la misma. 

 

Dentro del proceso de creación, un funcionario de la fiscalía, que está al tanto del tema de reparación a  víctimas, les colaboró con la investigación.

 

“Nos hizo una exposición de todo ese mundo, de la gente que está en la cárcel, de las personas asesinadas. Eso fue bastante duro para nosotros, fue fuertísimo pero a su vez clave porque las fotografías, videos, documentales y narraciones de personas, nos llenaron de sensaciones y sentimientos. Eso es lo que carga al actor para luego poderlo transmitir en el escenario.”

 

Cada actor tiene la posibilidad de enriquecer al personaje, ellos son los que elaboran las escenas. El director es quien posteriormente decide qué funciona y qué no. “El director, yo siempre lo he visto así, es la mirada del espectador, es la mirada sincera”

 

La realización de la escenografía es de Marcos Roda, pintor y grabadista colombiano que ha venido trabajando estos últimos años con el teatro libre.

 

 

 

El Director

 

Cristian Ballesteros es actor, graduado de la Escuela del Teatro Libre en el año 98. Es convocado para hacer parte del grupo del Teatro Libre por el director artístico Francisco Camacho. Decidió quedarse 5 años y ya han pasado 16.

 

La obra que recuerda con alegría y gratitud es El Encargado de Harold Pinter, de la que aprendió mucho, dice él. Con el Teatro Libre a participado en alrededor de unas 30 obras o más.

 

“De todas he aprendido y a todas las quiero por igual. Así yo haga el papel más pequeño en una obra, para mi es el papel más grande, todos son proyectos importantes.”. Siempre que le preguntan cual es la obra que más le gusta el responde “la que viene”.  

 

Su vida profesional se divide entre el Teatro Libre dando clases, por las noches actuando, trabajando en musicales con Misi, y ahora dirigiendo en este nuevo proyecto. Sin embargo eso no es todo, el próximo 10 de octubre estará actuando en la obra Crimen y Castigo que se presentará en el teatro de Chapinero de miércoles a sábado.