¡Vuelve y juega! Se incendió bus de Transmilenio en la Autonorte

Varios usuarios en las redes sociales reportaron en la mañana de este lunes el incendio de un bus de TransMilenio, cuando cruzaba por la estación de la calle 106 con autopista norte.

 

 

 

No es la primera vez que se presentan ente tipo de incidentes en Transmilenio, el pasado 2 de abril se presentó un conato de incendio en un articulado que transitaba por la NQS con calle 63. Asimismo, el pasado 31 de mayo de 2016 el Cuerpo de Bomberos de la estación Central atendió una emergencia que se presentó con un articulado a la altura de la carrera 3 con calle 22.

Fase tres de transmilenio le pasa factura a expresidente de Conalvias

Ante el Juzgado 76 Penal de Bogotá con función de control de garantías, la Fiscalía General de la Nación le imputó al exdirector de Conalvías Andrés Jaramillo López los delitos de cohecho e interés indebido en la celebración de contratos entre los años 2009 y 2010.

 

Las irregularidades a las que hace referencia el delegado del ente acusador son parte del famoso y conocido ‘carrusel de los contratos’ que se dio en la capital del país con la fase tres de transmilenio, cuya construcción se planteó sobre la calle 26 y la carrera 10.

 

Los contratos en los que se registraron los actos delictivos por parte de Jaramillo son el 138 de 2017 desarrollado por el grupo 5 de la fase III de transmilenio, así como el 137 de 2017 en este ya se procesaron a los integrantes del grupo Nule.

 

Y el Nº 138 que implica también al entonces concejal José Juan Rodriguez Rico y a la Directora del IDU para ese momento Liliana Pardo Ganoa, con el que se beneficiarían de manera ilicitita.

 

Dentro de este mismo contrato la investigación determino que Jaramillo tramitó en representación de su empresa una adición por $35.118.891.945 millones de pesos, sin cumplir los requisitos de selección objetiva.

 

Por último el representante de la fiscalía Recordó en la audiencia pública, que “el servidor público que se interese en provecho propio o de un tercero, en cualquier clase de contrato u operación en que deba intervenir por razón de su cargo o de sus funciones, incurrirá en prisión de cuatro (4) a doce (12) años”.





Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook Twitter

 

Personería de Bogotá rajó a Transmilenio: “son chimeneas móviles”

La Personería de Bogotá determinó, en un muestreo, que más de la mitad de los articulados de Transmilenio incumplen los parámetros de emisión atmosféricas de la ciudad, sin que la Secretaría Distrital de Ambiente (SDA) ejerza control alguno, al punto que, a mayo de 2017, no había ninguna sanción o multa por la contaminación ambiental contra los operadores del sistema.

 

“En visita a los patios de Transmilenio de Suba y el Norte, funcionarios de la Personería, en presencia de la Policía acompañaron una medición realizada por Transmilenio a 42 articulados, de los cuales 23 fueron rechazados, 9 por incumplir los parámetros de emisiones y 14 porque registraban fallas mecánicas (fugas de aceite o de líquidos por el tubo de escape y revoluciones inestables del motor) lo cual impidió el monitoreo”, señala el ente de control en un comunicado.

 

Juan Pablo Contreras, Personero Delegado Coordinador de Veedurias, indicó que la primera Fase de TransMilenio opera con buses de hace más de 16 años.

 

“El Ministerio Público Distrital encontró que si bien existe un convenio interadministrativo de 2013, entre las secretarías de Ambiente y Movilidad TransMilenio para realizar diariamente mediciones en los 10 patios, sólo hay 7 personas para tal fin”, sostuvo Contreras.

 

Buses viejos

 

Según la Personería de Bogotá, los buses articulados del sistema tenían una vida útil inicial de 1.000.000 de kilómetros, pero en el año 2013 la Administración Distrital, realizó un “Otrosí” a los contratos para aumentar kilometraje hasta 1.240.000 Km, lo que implicaba tres años adicionales de los contratos y de servicio de los buses articulados.

 

La Personería destaca en el estudio, que los contratos de concesión de la Fase I de Transmilenio han sido modificados durante los últimos 16 años a través de sucesivas adiciones y Otrosi modificatorios al objeto contractual. En el último trimestre del año 2016, Transmilenio firmó un Otrosi más, prorrogando la vida útil de los buses ahora hasta los 1.500.000 Kms, lo que implica el uso de los articulados por otros dos años.

 

Agreden con arma blanca a un Policía dentro de Transmilenio

 

La Policía Metropolitana de Bogotá difundió un vídeo donde se observa a un hombre con arma blanca que posteriormente hiere a un agente dentro del sistema Transmilenio.

 

Los hechos ocurrieron en la noche de este sábado dentro de un articulado que se movilizaba por la troncal de la calle 80. Todo comenzó cuando el conductor del bus se percató de que una mujer estaba siendo agredida verbalmente por dos hombres (uno de ellos el que atacó al suboficial), de acuerdo con la Policía de Bogotá.

 

 

TransMilenio y los bloqueos a todos los bogotanos

En las últimas semanas, el sistema TransMilenio ha sufrido todo tipo de bloqueos organizados y sistemáticos por personas que han incurrido en actos de vandalismo. Los buses, cargados con pasajeros, han sido atacados con piedras, puntillas y hasta monedas (para rayar los buses). ¿Y quién gana con esta forma violenta de protestar? Nadie. Todos los ciudadanos resultamos perdiendo.

 

Veamos 10 razones.

 1. En primer lugar, pierden los propios usuarios que deben abandonar los buses por razones de seguridad, con el grave impacto que eso trae para la movilidad. Dos, pierde la ciudad directamente, porque los daños se cubren con todos nuestros impuestos y así le quitamos recursos a la salud o a la educación. Y, en tercer lugar, pierden los que incitan a protestar con violencia, porque las autoridades judiciales ya están próximas a castigar severamente a aquellos que se comportan de esta forma.

 

2. Los bloqueos violentos, según investigan las autoridades, podrían estar siendo convocados con otro tipo de intereses políticos. Es decir, algunas personas tendrían otro tipo de motivaciones más allá de protestar, de forma legítima y pacífica, por las dificultades que atraviesa TransMilenio.

 

3. La situación del sistema se agravó en los últimos ocho años. Cuando TransMilenio nació, en la primera Alcaldía de Enrique Peñalosa, era un orgullo de la ciudad y cambió por completo la forma de movilizarse de millones de ciudadanos. Atrás quedaron los buses viejos del transporte público tradicional y se le abrió paso a un sistema moderno, con tarjeta de pago y paraderos establecidos, que sin duda contribuyó a una mejor ciudad y a una mejor movilidad. Sin embargo, por ejemplo, la infraestructura del sistema sufrió una parálisis en los últimos años. En el 2015, por ejemplo, debía haber en funcionamiento 388 kilómetros de troncal por toda Bogotá. Hoy, apenas hay 114, por cuenta del atraso en todos los planes de construcción de nuevas troncales que se proyectaron cuando nació TransMilenio, en el 2000.

 

4. Subir anualmente las tarifas del transporte público en cualquier ciudad, como el agua o la luz, es una necesidad y casi que una obligación, por el incremento tradicional de los costos en una economía de mercado con inflación. Estos incrementos debían ser progresivos en los últimos años, pero no fue así.

 

5. Si las tarifas de TransMilenio hubieran tenido el aumento habitual de 100 pesos entre 2012 y 2015, el pasaje en este último año estaría en 2.100 pesos. No ocurrió así, y se mantuvo en 1.750 pesos e incluso se bajó en hora valle a 1.400 pesos, con todo el impacto económico y fiscal que ello tiene para sostenibilidad del sistema.

 

6. La Alcaldía Peñalosa está actuando con responsabilidad frente a TransMilenio. Lo más fácil sería no incrementar las tarifas y seguir profundizando la crisis del sistema. Sin embargo, como lo han reconocido ciudadanos y expertos, su decisión fue la más responsable con todos los ciudadanos y usuarios de TransMilenio, pues evita que una crisis fiscal impacte gravemente la prestación del servicio.

 

7. La reciente modificación tarifaria no solo dejó la tarifa en 2.200 pesos, sino creó beneficios que hasta ahora no existían: A partir del primero de abril ningún trasbordo costará más de 200 pesos:

 

–  De $300 a $0 cuando el usuario pasa de un TransMilenio a un SITP.

– De $300 a $0 cuando el usuario pasa de un SITP a otro SITP.

– Y de $300 a $200 cuando el usuario pasa de un SITP a un TransMilenio.

 

Otro beneficio adicional que se incluyó, es que se pasa de 75 a 95 minutos el tiempo en el que se puede hacer trasbordo entre TransMilenio y SITP y a la inversa.

 

8. La recuperación de TransMilenio ya está en marcha. La Alcaldía Peñalosa puso a andar un plan para ampliar la infraestructura, mejorar el servicio, reorganizar las rutas y frecuencias y construir más troncales. El propio Alcalde ofreció excusas a los ciudadanos por las dificultades, que se están buscando solucionar,

 

9. Pero el sistema, además de una reestructuración profunda, necesita guardianes de la cultura, y ciudadanos dispuestos a dar buen ejemplo a la hora de ingresar y salir de un articulado, a no arrojar basuras, a no dañar las puertas ni los torniquetes, a respetar a otros ciudadanos, a no colarse. Solo en el 2016, la Policía impuso 6.000 comparendos a colados.  Todos tenemos que poner nuestro grano de arena.

 

10. Es clave no dejarse engañar por quienes solo tienen intereses políticos y que cuando estuvieron al frente de la ciudad no hicieron nada para sacar a TransMilenio adelante.