Recuerdo aquel viejo, negro y hermoso teléfono instalado en la pared de aquella casona grande, con amplio zaguán, con muchas piezas, dormitorios de mis tíos Fernando Salazar Gómez y Bertha... Leer Más