Producción petrolera de Colombia cayó a 851.048 barriles diarios en noviembre

La producción petrolera de Colombia bajó un 0,46 por ciento en noviembre frente al mismo mes del 2016, informó el Gobierno sin explicar las causas del descenso en el bombeo.

 

El Ministerio de Minas y Energía reveló que en noviembre el promedio de producción fue de 851.048 barriles por día (bpd) desde los 855.000 de bpd del mismo mes del 2016.

 

Asimismo, el bombeo bajó un 1,48 por ciento en comparación con los 863.853 bpd de octubre. En lo que va del año, la producción promedio se ubica en 852.648 bpd, por encima de la meta de 840.000 bpd, precisó el informe.

 

El cuarto productor latinoamericano de crudo alcanzó un bombeo promedio de 886.000 de bpd durante el 2016.

 

La caída progresiva de la producción ha coincidido con una reducción de la inversión en el sector y el cierre de algunos pozos por los bajos precios del petróleo.

 

Colombia tiene 1.665 millones de barriles de reservas probadas de crudo, equivalentes a 5,1 años de consumo, y busca incrementarlas con nuevos hallazgos y programas de mejoramiento.

 

En tanto, la producción de gas natural subió en noviembre un 2,19 por ciento, a 955,5 millones de pies cúbicos por día, respecto del mismo mes del año pasado.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook Twitter

 

2017 cerraría con una producción de 310 millones de barriles

La industria petrolera colombiana da señales de recuperación, así lo demuestra el reporte de perforación con cierre a octubre de 2017, donde se registraron 49 equipos en esta actividad.

 

Para los dedicados a labores de Workover  fueron 62 equipos; por lo que en conjunto los taladros que se encontraban operando sumaron 111, cifra que no se presentaba desde finales de 2014, momento en que las cotizaciones del barril de petróleo cayeron.

 

Panorama que se da en un momento importante ya que el precio internacional del crudo, en la referencia BRENT superó a finales del mes pasado la barrera de los US$60 dólares, mientras que en la WTI, pasó a comienzos de noviembre el nivel de US$ 55 dólares y se ha sostenido por encima de esa cifra que no tocaba desde 2015.

 

En cuanto a la producción Colombia alcanzó los 886 mil barriles diarios en 2016, mientras que este año la producción ha sido de 850 mil barriles al día, en promedio, esto indica que se cerraría el año con 310 millones de barriles producidos, ajustando más el tiempo de autosuficiencia energética.

 

En el tema de reservas que se estiman que alcanzarán para los próximos 4 o 5 años. “Vemos que el precio del crudo ha mejorado, pero estamos en riesgo de perder la autosuficiencia para finales del año 2021 y es necesario seguir trabajando por el sector de la mano con todos los actores, como son Gobierno, Industria y las regiones petroleras”, afirmó Germán Espinosa presidente de Campetrol.

 

De igual forma, añadió que el fracking y el recobro mejorado surgen como una opción de sostenibilidad energética, para lo cual se necesita conocer sobre sus mitos y realidades, los cuidados ambientales y las aplicaciones de estas técnicas para Colombia.

 

Ante esta realidad, Expo Oil & Gas: será el escenario propicio para conocer que hace la industria petrolera para el sostenimiento energético, así como los retos y desafíos en los próximos años del sector, evento que se llevara a cabo del 22 al 24 de noviembre el Corferias.

 

 

 

 


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook Twitter

 

Se acumulan vencimientos de bonos venezolanos y crece posibilidad de un 'default'

Desde que se desplomara el precio del petróleo a mediados de 2014, en el mercado de bonos reina un consenso amplio con respecto a que Venezuela iba a entrar en default. No inmediatamente, se dijo, pero en algún momento. Tres años más tarde, puede que haya llegado ese momento.

 

El viernes, el gigante estatal del petróleo, PDVSA, debe pagar 985 millones de dólares. Seis días más tarde, vencen 1,200 millones más. No solo se trata de una suma sobrecogedora para un país cuyas reservas de moneda extranjera cayeron recientemente por debajo de los 10,000 millones de dólares por primera vez en 15 años, sino que también parece que será una pesadilla logística.

 

Tras quedar aislada del sistema económico mundial por las sanciones financieras de Estados Unidos, que asustaron a los bancos y otros intermediarios en la cadena de pagos de bonos, Venezuela ya se atrasó en el pago de intereses por valor de 350 millones de dólares que vencían este mes. Esos pagos tenían un período de gracia, una especie de contención que le da 30 días más al país para resolver los problemas técnicos y transferir el dinero.

 

Los pagos de principal que vencen las próximas dos semanas no contienen un lenguaje de este tipo. Si no se respeta la fecha de vencimiento, los bonistas pueden afirmar que hubo default. Los precios de las notas que vencen el 2 de noviembre reflejan con fuerza esos riesgos: cotizan a solo 93 centavos por dólar de valor nominal. “Esto es Venezuela. Son muy desorganizados con este tipo de cosas”, dijo Alejandro Grisanti, director de Ecoanalítica, una empresa de investigación con sede en Caracas. “Cada día les cuesta más pagar”.

 

Un default sería un final doloroso para lo que ha demostrado ser una de las apuestas más rentables y extrañas en los mercados emergentes en las últimas dos décadas. Mientras que la caída de los precios del petróleo profundizaba un colapso económico y desencadenaba una crisis humanitaria sin precedentes en la historia de la nación, el presidente Nicolás Maduro, al igual que su predecesor y mentor socialista Hugo Chávez, se propuso cumplir con todos los pagos de bonos extranjeros.

 

Y dado que los rendimientos de los bonos han sido tan altos, los retornos han sido llamativos: más del 9% anual en promedio en los últimos 20 años. Esta combinación -ganancias desmesuradas para los operadores de Wall Street y escasez de alimentos y medicinas para los venezolanos- ha sido tan contradictoria que incluso hizo que la deuda de la nación fuera bautizada como “bonos del hambre”.

 

A decir verdad, no queda claro si los inversores querrían agravar la situación de forma inmediata. Para empezar, recibir el 100% de los bonos con algunos días o incluso semanas de retraso sería mucho menos doloroso que emprender litigios y negociaciones de reestructuración que probablemente se extiendan durante meses, si no años. Lo que es más importante, los analistas estiman que los acreedores podrían terminar recibiendo solo 30 centavos por dólar. Hay mucha renuencia a matar la gallina de los huevos de oro, por más que esté dando señales de agonía.

 

Los inversores dicen que incluso aunque Venezuela logre cubrir los vencimientos de este año, a menos que los precios del crudo se recuperen milagrosamente, siguen previendo un default como resultado inevitable.

Las permutas de riesgo crediticio muestran que ellos están incluyendo en sus precios un 75% de posibilidades de que PDVSA entre en default en los próximos 12 meses y de 99% en los próximos cinco años.”Cuando los precios del petróleo estaban altos, organizaron las mejores fiestas” y “no guardaron dinero en el banco”, dijo Ray Zucaro, director de inversiones de RVX Asset Management, con sede en Miami, que posee títulos de PDVSA. “Después, cuando se cerró el grifo con los precios del petróleo, quedaron en aprietos, porque habían gastado demasiado, habían tomado demasiado dinero prestado”.

 

 

 

 


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook y Twitter

 

Donald Trump tiene en la mira al sector petrolero de Venezuela

El Gobierno de Donald Trump considera posibles sanciones contra el sector energético de Venezuela, incluida la petrolera estatal PDVSA, dijeron funcionarios de alto rango de la Casa Blanca, en lo que sería una escalada de los esfuerzos de Estados Unidos por presionar a la administración del país sudamericano.

 

La idea de golpear al corazón de la economía de Venezuela, que depende del petróleo para cerca de un 95 por ciento de sus ingresos por exportaciones, ha sido discutida en los altos niveles de la administración como parte de una amplia revisión de las opciones de Washington, pero los funcionarios dijeron que el debate continúa y que no hay acciones inminentes.

 

Los funcionarios, que hablaron bajo condición de anonimato, dijeron a Reuters que Estados Unidos podría sancionar a PDVSA como parte de un paquete “sectorial” que por primera vez se concentraría en la industria energética del país miembro de la OPEP.

 

No obstante, aclararon que el Gobierno está actuando con cautela, consciente de que si se toma una medida sin precedentes como esa se podría profundizar la crisis económica y social del país petrolero, donde millones sufren escasez de alimentos y una creciente inflación. Más de 60 personas han muerto durante la más reciente ola de protestas contra el Gobierno y en hechos vinculados en los últimos dos meses.

 

Otro factor que complica la decisión sería el potencial impacto sobre los envíos de crudo a Estados Unidos, debido a que Venezuela es su tercer proveedor después de Canadá y Arabia Saudita. En marzo, el petróleo venezolano representó un 8 por ciento de las importaciones de Estados Unidos, según cifras del Gobierno.

 

“Se está considerando”, dijo uno de los funcionarios a Reuters, afirmando que se le ha encargado a colaboradores del presidente Donald Trump que preparen una recomendación de sanciones al sector petrolero si fuese necesario.

 

“No creo que estemos en el punto de tomar una decisión al respecto. Pero todas las opciones están sobre la mesa. Queremos ver que quienes actúan mal rindan cuentas”, agregó.

 

Las discusiones de Estados Unidos sobre nuevas sanciones se dan en el marco de las peores protestas que ha enfrentado el presidente Nicolás Maduro, quien es acusado por sus críticos de abusos contra los derechos humanos durante su represión a la oposición.

 

Desde que Trump asumió la presidencia en enero, ha redoblado las sanciones específicas contra Venezuela, las que han incluido al vicepresidente y a ocho magistrados del Tribunal Supremo de Justicia. También ha presionado a la Organización de Estados Americanos (OEA) para que haga más por ayudar a resolver la crisis.

Trump nombra como secretario de medio ambiente a defensor de la industria petrolera

La casualidad es que Pruitt ha encabezado en los últimos años dos demandas contra la Agencia de Protección Ambiental y ahora Trump lo designa como director de la misma, su nombramiento causa polémica ya que el abogado asesoró a las grandes empresas de explotación para enfrentar las restricciones medioambientales que le impedían a la industria potencializar la producción de petróleo y gas en masa.

Leer más

¿Qué pasará con acciones de Pacific?

Pacific Exploration and Production logró un acuerdo con The Catalyst Group, los bancos y los bonistas, en aras de reestructurar la deuda y salvarse de la quiebra. Los bonistas que no eran parte de las negociaciones, tienen plazo hasta el 29 de abril para adherirse a la oferta. Esto, a cambio de una compensación en acciones.

Leer más

Pacific no pagará vencimiento de intereses

La canadiense Pacific Exploration & Production, que tiene su foco en América Latina y es el mayor productor privado de petróleo en Colombia, anunció por segunda vez que no pagará un próximo vencimiento de intereses por 25,6 millones de dólares y usará un periodo de gracia de 30 días.

Leer más

Pacific escucha ofertas

La petrolera confirmó que existen discusiones con partes interesadas relacionadas con su proceso de restructuración de deuda. Según Wall Street Journal, se estudian seis ofertas de compra. 

Leer más