Trump se olvida de la diplomacia y corteja a la esposa de Macron

 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dejo a un lado la diplomacia y no se ahorró halagos para la primera dama francesa Brigitte Macron.

 

Un video publicado por las autoridades francesas captó el momento donde se observa al presidente Trump halagando la apariencia de la esposa del mandatario de Francia mientras recorrían un famoso punto turístico de París.

 

“Estás en tan buena forma”, le dijo Trump a la señora Macron

 


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook Twitter

 

Macron recibe en París por todo lo alto a un Trump en apuros en Washington

En plena tormenta política en Washington por una presunta colusión con Rusia, el presidente estadounidense Donald Trump llegó este jueves a París con su esposa Melania para una visita de dos días, durante la cual asistirán a las ceremonias de la fiesta nacional francesa.

 

El Air Force One aterrizó en el aeropuerto parisino de Orly poco después de las 06H30 GMT, dando inicio a una visita organizada para conmemorar el centenario de la entrada de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial.

 

Trump, que comenzará por la tarde la parte diplomática de su visita, se dirigió inmediatamente a la embajada de Estados Unidos, en pleno corazón de París, para mantener reuniones con personal civil y militar estadounidense.

 

Su esposa, vestida con un elegante conjunto de falda y chaqueta rojo, zapatos de tacones del mismo color, y el cabello recogido en un moño italiano, visitó por su parte un hospital para niños.

 

La cargada agenda de Trump en Francia, que incluye además una ceremonia militar de bienvenida en el palacio de los Inválidos, la visita de la tumba del emperador Napoléon, encuentros bilaterales y una cena en la Torre Eiffel, contribuirá a que el magnate de 71 años se olvide, al menos momentáneamente, de sus problemas en Washington.

 

Su hijo mayor, Donald Trump Jr., se encuentra envuelto en una controversia sobre contactos con Rusia, un capítulo más en el interminable escándalo sobre la presunta injerencia del Kremlin en las elecciones presidenciales de 2016.

 

El viernes, Trump será el invitado de honor del presidente francés Emmanuel Macron durante el tradicional desfile militar del 14 de julio en la avenida parisina de los Campos Elíseos.

 

Con esta invitación, Macron, un centrista proeuropeo de 39 años que asumió la presidencia francesa hace apenas dos meses, espera entablar una relación privilegiada con el imprevisible presidente estadounidense.

 

La lucha antiterrorista, una prioridad

 

Trump y Macron se reunirán en el palacio del Elíseo en la tarde del jueves, en un encuentro que se centrará “en lo que une más a ambos países en este momento: la lucha antiterrorista”, indicó la presidencia francesa.

 

“Ya sea en Oriente Medio o en África, nuestra cooperación con Estados Unidos es ejemplar“, dijo Macron en una entrevista publicada el jueves en el diario regional Ouest-France.

 

No es la primera vez Trump y Macron se ven frente a frente. Ya lo hicieron en al menos tres ocasiones durante cumbres internacionales.

 

Su relación ha sido muy comentada, empezando por un apretón de manos intenso durante la cumbre de la OTAN en Bruselas en mayo, interpretado como un pulso entre ambos líderes.

 

También hizo correr mucha tinta el desafiante “Make our planet great again” (Hacer nuestro planeta grandioso de nuevo) que lanzó Macron, parodiando el eslogan de Trump, cuando este último decidió abandonar el acuerdo de París sobre el clima.

 

Durante la última cumbre del G20, el presidente francés se mostró cómplice con su par estadounidense, en contraste con los otros dirigentes europeos, sobre todo la canciller alemana Angela Merkel, muy crítica con Trump.

 

La relación entre ambos dirigentes es “excelente”, comentó lacónico el entorno del presidente estadounidense.

 

Expertos y diplomáticos advierten sin embargo sobre la imprevisibilidad total de Trump y las dificultades de trabajar a diario con la administración estadounidense desde que llegó a la Casa Blanca.

 

“Es muy complicado jugar al ajedrez con un hombre del que se desconoce totalmente la estrategia, y cuyo único postulado es la defensa del interés nacional estadounidense”, analizó el especialista en relaciones internacionales Bertrand Badie.

 

Primeras Damas en Notre-Dame

 

Brigitte Macron y Melania Trump cumplirán el jueves por la tarde con un programa paralelo al de los presidentes, que incluirá una visita de la catedral de Notre-Dame de París y un crucero por el río Sena.

 

Por la noche, las dos parejas cenarán en el prestigioso restaurante gastronómico Jules Verne, en el segundo piso de la Torre Eiffel, que ofrece una vista excepcional de la Ciudad Luz.

 

El presidente Trump y la primera dama “están muy emocionados”. “Visitar a una pareja como los Macron en la Ciudad Luz es algo prodigioso”, señaló un funcionario estadounidense bajo condición de anonimato.

 

Para velar por la seguridad de Trump y su esposa en una Francia en estado de emergencia tras una ola de atentados yihadistas, las autoridades desplegarán un dispositivo de seguridad extraordinario, con 11.000 policías y gendarmes.

 

A inicios de julio, la policía francesa detuvo a un hombre de 23 años que había amenazado con matar a Macron durante el desfile del viernes.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook Twitter

 

Europa pendiente de las elecciones mas inciertas de Francia

Con la atenta mirada de la Unión Europea, los inversores extranjeros, las bolsas y los organismos internacionales, Francia participa este domingo en el primer round de las elecciones más inciertas jamás celebradas en los estertores de la V República. Un 31% de indecisos pueden ser determinantes e incluso dar una gran sorpresa.

 

 

Hasta ayer, de los siete candidatos en liza, solo cuatro tenían serias aspiraciones de convertirse en presidentes de la República. La distancia entre unos y otros es mínima. Ellos son Emmanuel Macron (En Marche!), Marine Le Pen (Frente Nacional), François Fillon (Los Republicanos) y, Jean-Luc Mélenchon (izquierda radical). El quinto es el socialista Benoît Hamon.

 

 

La locura con la que se ha desarrollado la campaña electoral ha hecho posible que la controvertida Marine Le Pen se descuelgue de algunos sondeos, abriendo la puerta a la segunda vuelta -sistema político por el que se rige Francia- a líderes como Mélenchon o Fillon.

 

 

Si hay algo reseñable de estas extrañas y convulsas elecciones, ese ha sido el efecto devorador que la concurrencia política ha tenido sobre algunos líderes. Del lado de la derecha, el favorito, Nicolas Sarkozy, tuvo que ver como sus enemigos le esperaban tras la esquina para ejecutar su muerte simbólica en la primera ocasión brindada. Contra todo pronóstico, las primarias de los republicanos eran para François Fillon -señalado por la justicia por favorecer a su familia con un sueldo que nunca llegaron a merecer-, en lugar de para Alain Juppé como rezaban la mayoría de las apuestas.

 

 

El Partido Socialista francés tampoco corrió mejor suerte. El ganador de sus primarias, Benoît Hamon, ha sido aniquilado por sus propios compañeros de partido y también de Gobierno. François Hollande mostró su indiferencia: el exministro Manuel Valls, otro de los frustrados favoritos, se fue a los brazos de Emmanuel Macron. Y éste, el líder espiritual de En Marche!, exministro, aunque independiente, se declaró socioliberal, dejando en tierra de nadie al desmembrado y perdido Partido Socialista galo.

 

 

Ya en el último minuto, el viejo comunista, Jean Luc Mélenchon, quien hoy recibe el respaldo en campaña de Pablo Iglesias en París, tomaba ventaja al joven líder socialista y se postulaba solo, en una carrera en la que hasta hubo dudas de una posible candidatura conjunta.

 

 

Este domingo, solo dos líderes pasarán el umbral de la segunda vuelta. Mientras tanto, la incertidumbre campa a sus anchas. Se habla de combinaciones aparentemente imposibles. El dúo Le Pen-Mélenchon, partidarios ambos de abandonar el euro, es una de ellas y provoca pánico en el continente.