Los cinco pecados de Zidane que tienen al Madrid en crisis en la liga española

Crisis es una palabra que, para los grandes del fútbol mundial, se activa con apenas encajar un par de malos resultados. La excelencia exige lo mejor. Siempre. Sin margen casi para el error. Y este Real Madrid lleva muchos. En Liga espacialmente, donde se ha descolgado a 10 puntos de la cabeza, con un Barça intratable (sólo le persigue el Valencia) y Zidane emponzoñado en un lodazal de arenas movedizas. Se hunde lentamente sin que sus decisiones tengan apenas incidencia en el devenir del equipo merengue, impulsado hacia el fondo con cada movimiento erróneo de sus decisiones. Cinco son los pecados con los que el Francés está arrastrando al Real Madrid a una situación infrecuente.

 

1.- Sin rotaciones

 

Resulta llamativo que lo que se convirtió en su principal virtud la pasada temporada, dar oportunidades a casi todos sus jugadores con la famosa alternancia entre plan A y plan B, se ha convertido este año en uno de los problemas de un Zidane que no se atreve a dar el paso de sentar en el banquillo a jugadores lejos de su forma habitual (Benzema, Cristiano, Modric, Kroos, Marcelo…) para dar minutos a otros.

 

Jugadores que, lo poco que juegan, demuestran estar capacitados para rendir o, al menos, de ganarse la oportunidad de que se les discuta (o ensalce). Hombres como Ceballos, Asensio o Theo apenas han gozado de esas ocasiones.

 

2.- Sin incidencia desde el banquillo

 

A Zidane le cuesta hacer cambios para hacer reaccionar a los suyos y, cuando ejecuta esas sustituciones, no tienen incidencia en el partido, bien por esa falta de tiempo o, simplemente, porque no son las acertadas.

 

El sábado, en el derbi, más allá del cambio forzado de Nacho por Ramos, Zidane sólo hizo un cambio: Asensio salió por Benzema en el 76′. El mallorquín apenas ha jugado 44 minutos en los partidos grandes y de ellos, siempre en el mismo minuto: 75 (aproximadamente).

 

3.- Poca estrategia

 

El año pasado el Real Madrid dominaba en las jugadas de estrategia y, liderado por la cabeza de Sergio Ramos, logró bastantes goles gracias a una pizarra que esta temporada está vacía. La estrategia apenas está dando resultado a Zidane.

 

Una vía con la que el curso pasado se solucionaron muchos partidos y que no sólo se basaba en la fe de Sergio Ramos, sino en los movimientos de sus compañeros, muchos con bloqueos que le liberaban camino al gol. El golpeo de Kroos también ayudaba. Pero este año el del alemán (o el de Modric, el otro lanzador) ha desaparecido.

 

4.- No cambia el dibujo

 

El Real Madrid se abonó al 4-3-3 con la BBC sobre el terreno de juego. Pero la lesión de Bale dio entrada a Isco y con él, el 4-4-2 domina el dibujo merengue. Los rivales ya le han cogido el truco, pero Zidane lo mantiene sin apenas aportar variantes, con casi siempre la misma distribución sobre el terreno de juego. La opción de alternar variantes, como hace Valverde en el Barça, con un dibujo más flexible o soluciones sorprendentes, como el 4-3-3 asimétrico, no se dan, por ahora, en Real Madrid.

 

5.- Carencia de autocrítica

 

Al menos de puertas hacia afuera. El Real Madrid apenas muestra críticas. Todo se hace bien. Todo está correcto. Es Zidane el que lidera esta sorprendente carencia de autocrítica.

 

El sábado, por ejemplo, tras el empate del Wanda Metropolitano, el francés parecía contento por el resultado. Como si su temor a la derrota fuera tal, que diera por bueno el empate. Aunque el empate fuera casi como una derrota viendo que el Barça se pone a 10 puntos en la clasificación.

 

Así está siendo a lo largo de todo el curso. A Zidane, cara al público, le cuesta entonar un discurso en el que haya algo de crítica propia hacia su trabajo o el de sus chicos.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook Twitter

 

Cristiano Ronaldo sale al rescate del Real Madrid y salva media Liga


El Real Madrid consiguió este sábado los tres puntos al ganar al Getafe en el Coliseum Alfonso Pérez por 1-2 en uno de los encuentros más interesantes de la octava jornada en LaLiga Santander. Benzema marcó, Llorente empató en propia y Cristiano hizo el tanto definitivo.

 

El partido comenzó con el Real Madrid mandando con el balón, pero sin llegar con claridad a la portería de Guaita. El portero azulón realizó la parada del partido al sacar una mano prodigiosa a disparo de Cristiano Ronaldo.

 

El Madrid no inquietaba, pero el Getafe menos. Kiko Casilla no tuvo que intervenir en la primera mitad. Nacho y Ramos aguantaron bien los avances de los extremos del Getafe, sobre todo con Amath y Molina.

 

El 0-1 llegó a poco del final de la primera mitad. Benzema se aprovechó del despeje de Arambarri y le hizo un autopase a su par para después cruzar el balón al palo largo de Guaita.

 

En la segunda mitad el Real Madrid dio un paso atrás y permitió al Getafe llegar con más claridad. A los pocos minutos de la segunda mitad llegó el empate gracias a un gol en propia de Marcos Llorente ante la presencia de Jorge Molina. Un gol para la polémica.

 

Justo después es cuando parecía que el Real Madrid iba a despertar, pero no ocurrió hasta los últimos veinte minutos de partido, cuando Isco cogió el mando del timón blanco.

 

Un pase del malagueño a cinco del final dejó solo a Cristiano, que con un disparo cruzado batió por el palo largo a un Guaita que lo había parado prácticamente todo.

 

Con esta victoria el Real Madrid mete presión al Barcelona. Los de Zidane se ponen a cuatro puntos a falta del Atlético-Barça de este sábado


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook Twitter

 

Real Madrid se recupera en liga y le gana a Real Sociedad con golazo de Bale

El Real Madrid se recuperó el domingo tras un flojo inicio en la liga española de fútbol con una clara victoria 3-1 como visitante sobre Real Sociedad, en un partido en el que Gareth Bale marcó un golazo para sellar el marcador.

 

Con el triunfo, el elenco blanco suma 73 partidos consecutivos marcando goles, con lo que igualó el récord instaurado por el Santos de Pelé entre 1961 y 1963.

 

El Madrid llegó al partido del domingo sin los suspendidos Cristiano Ronaldo y Marcelo ni los lesionados Karim Benzema y Toni Kroos, y arrastrando dos empates seguidos que lo habían alejado de la punta.

 

Pero las cosas cambiaron en Anoeta. El visitante se puso en ventaja a los 19 minutos por intermedio de Borja Mayoral, pero Kevin Rodrigues igualó a los 29.

 

El propio Rodrigues marcó en contra de su propia valla a los 36, segundos después de estrellar un remate en el travesaño de la valla defendida por Keylor Navas.

 

Ya en la segunda parte, Bale puso el 3-1 a los 61 picando el balón ante la salida del arquero y tras una gran corrida con el balón dominado.

 

Con la victoria, el campeón defensor quedó cuarto con ocho unidades, a cuatro puntos del líder Barcelona, que ganó todos los partidos que jugó.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook Twitter

 

32 minutos le bastaron a Bacca marca su primer gol con el Villarreal

El delantero colombiano aporto en la victoria de su equipo Villareal que venció 3 goles a 1 al Betis por la liga española, a los 32 minutos Bacca aprovecho un error del guardametas para marcar su primer gol en esta temporada.

 

El arquero del Betis intento salir jugando, pero la presión del delantero al servicio del Villareal, hizo que el portero perdiera el balón sacando así un remate para marcar el empate parcial.

 

El colombiano estuvo en la cancha 68 minutos y fue sustituido por el turco Enes Ünal, quien marcó el tercero tanto. El gol de Bacca fue importante para la remontada del “Submarino Amarillo”, que suma su primera victoria en lo que va de la Liga.

 

Con este resultado el onceno avanzó seis puestos en la tabla de posiciones, ubicándose en la casilla 13 con 3 unidades, el próximo encuentro será de visitante frente al Alavés donde juega Daniel Torres.

 

 

 


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook Twitter

 

El Madrid gana con apuros a Valencia con otro buen papel de James

El Real Madrid tendrá que corregir el vértigo al que se ha acostumbrado en su partidos si quiere llevarse este campeonato. Los blancos no dominan los encuentros desde hace semanas y tienen que acudir a la épica para solucionarlos. Contra el Valencia sucedió un nuevo capítulo. Solo con el gol de Parejo a falta de ocho minutos despertaron. Apareció Marcelo para resolver la papeleta. Pudieron perfectamente haberlo matado antes, pero este Real parece sentirse a gusto en la precipitación.

 

 

Salió nuevamente James de titular. En una clara señal de que Isco será inicialista en el crucial encuentro de Champions del martes contra el Atlético. Así ha tomado su decisión salomónica el técnico galo para sustituir a Bale. El ’10’ colombiano para el campeonato local, el malagueño para Europa. James no defraudó, mostró nuevamente un buen nivel por tercer partido consecutivo. En este no anotó ni asistió, pero fue el más activo del equipo en los 65 minutos que estuvo sobre el campo.

 

 

El Madrid exhibió un nivel muy lejano al de Coruña de esta misma semana. Regresó el plan A, con la inclusión de James, y se perdió la frescura que mostró la segunda fila el miércoles. Con menos alegría, hicieron méritos suficientes para llevarse el partido. Ronaldo puso por delante a los merengues en la primera mitad. Los de Zidane pudieron ampliar la ventaja, pero este Madrid está en su salsa cuando vive al filo del precipicio. 

 

 

Los merengues buscaban a James constantemente, el más enchufado. De su mente salían las mejores jugadas, pero los blancos no terminaban de concretar. Lo tuvo en sus pies Ronaldo con un penalti un tanto riguroso de Parejo sobre Modric. El portugués se estrelló contra el parapenaltis de la Liga, que volvió a detenerle un lanzamiento desde los once metros. Tercero en cuatro penales lanzados por el luso a la portería del brasileño.

 

 

El Madrid no cerraba el encuentro y daba aires a las aspiraciones de los valencianistas. Se arrepintieron de ello en el 82′. Parejo colocó una tiro libre exquisito en la escuadra de Navas. Vuelta al empate y con ocho minutos por delante de juego frenético. Ahí es donde el Madrid conecta todos sus sistemas de juego. Donde se encuentra, donde se mueve como pez en el agua. En la locura volvió a rescatar tres puntos gracias al tanto de Marcelo, el mejor lateral del mundo en estos momentos de lejos.

 

 

Con su tanto, los blancos respiraron y celebraron la victoria como si de una final se tratase. Lógico. En lo que le queda de aquí a final de campaña tendrán que vivir con sufirmiento en el campo y con otro ojo en el desempeño del Barcelona.  

James es el mejor volante de España: 9 goles y 12 asistencias

James Rodríguez es el mejor centrocampista de la Liga española. Nada ni nadie puede discutirlo. Los números, la gran verdad de este deporte, los confirman como el mejor volante ofensivo de todo el campeonato. Con su doblete frente al Dépor alcanza ya 9 goles y 12 asistencias en lo que llevamos de temporada. Unas cifras extraordinarias para un mediapunta.

 

 

El único jugador que se le acerca en esta estadística es Pablo Sarabia. El volante del Sevilla lleva 10 goles y 11 asistencias en esta campaña. Por detrás de él se quedan Arda Turan, con 13 goles y 6 asistencias, y Raúl García, con 12 tantos y 7 pases de gol.

 

 

En la comparación con sus compañeros de plantilla también se evidencia su diferencia. Ha participado en 21 goles del equipo. Kroos, titularísimo de Zidane, es el que más se acerca con interviniendo en 17 goles del equipo (15 asistencias y dos tantos), los mismos que Isco (10 goles y 7 asistencias). En contraste con los 12 de Asensio (9 goles y 3 asistencias) y los pobres 5 de Modric (1 gol y 4 asistencias). Y en esta comparación al que deja incluso pero parado es a Bale, que ja participado tan solo en 14 goles (9 tantos y 4 asistencias) a pesar de ser el titular fijo en la línea de ataque si las lesiones le respetan.

 

 

Los números de James son brutales a pesar de la escasex de minutos de la que ha dispuesto. Un bagaje de tan solo 1.583 minutos que contrasta con los 3.524 de su primera temporada. Paradójicamente el ’10’ se las ha arreglado para mantener una mayor efectividad en sus estadísticas superando ampliamente los números de su primera campaña con Ancelotti.

 

 

 

James realizó en su estreno de blanco 17 goles y 18 asistencias. Hacía un gol cada 207 minutos y daba otro cada 195. En la presente anota uno cada 175 y entrega otro cada 131. En total tiene un porcentaje al alcance de muy pocos. Participa en una jugada de gol cada 73 minutos. Unas cifras de crack que no se ven compensadas con la titularidad en el equipo.

 

 

James tan solo ha participado este año en 17 partidos en el once inicial. En toda la campaña, apenas ha finalizado 7 partidos completos. Muy lejos de las cifras de su primer año donde salió de inicio en 43 juegos. De ahí que la única vía lógica sea el tan mencionado traspaso en el próximo mercado. James goza de un gran cartel y varios grandes están al acecho del mejor centrocampista de la Liga española. 

Doblete de James en otra exhibición sin la BBC

Zinedine Zidane debe estar pensando en estos momentos muy seriamente cuál debe ser el plan A del equipo de cara a al mes en el que se decidirán todos los títulos. Contra el Dépor, sin la BBC, el Real Madrid volvió a dar una nueva exhibición de fútbol de toque con una goleada en la que sobresalió otro monumental partido de Isco y el doblete de James.

 

El malagueño dio una lección de recursos, siendo en el juego del equipo. James fue el ejecutor, eficaz en el área para mejorar aún más unos números sobresalientes a pesar de la escasez de oportunidades. El cucuteño volvió a disfruta de un partido completo por segunda ocasión en este mes. Un premio merecido que debería convertirse en más habitual por el mal rendimiento de dos de los componentes de la BBC -Bale y Benzemá-.

 

El Madrid dio mucho miedo en Coruña sin que estuvieran sobre el césped los nombres que aterran. El plan B rodó la pelota en Riazor a su gusto. A los 14 minutos ya iban con dos goles en ventaja. Primero Morata y después James. El Dépor aprovechó en ese momento el único relax que se tomaron los blancos hasta el final del encuentro para devolver el golpe por medio de Andone. Fue un momento pasajero, Lucas Vázquez hacía el tercero poco antes del descanso y deja encarrilado el trámite.

 

En la segunda mita el Madrid se gustó. Los Asensio, Isco y James son un privilegio demasiado grande como para tenerlos aburridos en el banco. Cuando toman las riendas del equipo todo el madridismo sonríe. Curioso que los minutos de mejor fútbol de toda la etapa de Zidane hayan coincido con estos tres sobre el campo. James hacía el cuarto en el 66′. El colombiano suma su noveno gol esta temporada, cuarto máximo anotador del equipo esta temporada, empatado con Bale y Asensio, pero con bastantes menos minutos

 

 

Poco más tarde el héroe de la noche completaba su exhibición con el tanto. Isco batía a Germán Lux, con el Dépor ya rendido a sus pies. El público de Coruña le brindó una merecida ovación por la exhibición que había dado, cuando Zidane le dio relevo. Con todo cumplido, los locales recortaron distancias por medio de Joselu. La laegría les suró poco porque tres minutos más tarde Casemiro les hundía aún más con el sexto. Set, goleada y partido. Los blancos tendrán que mantener este rirmo si no quieren dejar arrebatarse la liga por el Barça.

¿A quien dedico James con su gesto el gol en el Clasico?

El estadio Santiago Bernabéu estalló ayer con el gol de James Rodríguez. El ’10’ colombiano rescató a el equipo blanco cunado faltaban tres para el final con un gol que cambiaba totalmente el panorama desolador que habían dejado el tanto de Rakitic y la expulsión a Ramos. James salvaba la cabeza de Zidane, el técnico que nunca ha confiado en él y que le dejó 8 minutos sin tener mucha esperanza.

 

 

James lo resolvió. Puso la cara y respondió por sus compañeros cuando toda parecía escrito. En su celebración se llevó el dedo índice de su mano derecha a la sien, en un gesto que podía traducirse en un primer momento como “piénsalo Zidane”. La especulación se vino abajo cuando horas más tarde el jugador publicaba en su instagram la razón del gesto.

 

 

Celebración para una personita que me tiene loco de amor. Seguimos dependiendo de nosotros. ?Hala Madrid!!

Una publicación compartida de James Rodríguez (@jamesrodriguez10) el24 de Abr de 2017 a la(s) 4:20 PDT


 

 

“Celebración para un personita que me tiene loco de amor. Seguimos dependiendo de nosotros mismos. ¡¡¡Hala Madrid!!!”, decía el mensaje que acompañaba su foto en Instagram. En la red social del jugador se puede ver como ha realizado anteriormente ese mismo gesto en compañía de su hija Salomé, a quien iba dedicada el tanto de ayer contra el Barcelona. 

 

 

En el momento nadie entendió el gesto. Muchos compañeros incluso le reprendieron pensando que iba dirigido a su técnico. Pero todo quedó aclarado al momento y más tarde el mismo James se encargó de explicar a quién iba especialmente dirigido.

Messi decide el Clásico, James pudo ser el héroe

En partidos como el Clásico del Bernabéu es difícil sacar una conclusión limpia de lo que sucedido en el partido. Más, en un Clásico como este que se ha decidido en el último minuto con una contra del Barcelona que encontró campo abierto cuando el Madrid lo tenía acorralado y daba el partido por cumplido. Exhaustos, dejaron una oportunidad de ataque favorable a los azulgrana de cinco contra tres. Ahí Messi liquidó el partido, como lo había gobernado de principio a fin toda la noche.

 

 

El argentino imperó sobre todos en el Clásico. Opacó hasta un Cristiano que venía de dar cátedra al Bayern y declinó el partido para el bando azulgrana. Nada ni nadie pudo detenerlo. Casemiro lo intentó reiteradamente, y bien puso salir expulsado por intentarlo. La Pulga se movió en sa zona como pez en el agua, en el mismo lugar donde un día le reinventó un tal Guardiola. En el mismo lugar donde había dejado callado al Bernabéu. Lo volvió a hacer. Messi hizo otro partido antológico.

 

 

Y lo hizo porque él solo fue capaz de revertir la situación desfavorable. El Madrid se había colocado por delante gracias al tanto de Casemiro, en otro de ejemplo de la amplia variedad de opciones que tiene el conjunto de Zidane para hacer el gol. La estrategia, clave de nuevo, daba ventaja a los blancos con justicia, superiores en juego y ocasiones hasta entonces. Con Modric y Kroos al mando.

 

 

En un partido con baja intensidad a causa del desgaste de esta semana en Champions, los de Zidane parecían tener un punto de más de concentración. Ganando los duelos individuales y leyendo mejor el encuentro. Hasta que Messi apareció. El argentino dibujó una jugada entre líneas que el radar del Madrid no fue capaz de detectar. Tocó en el centro y recibió de nuevo en la frontal del área, donde ya solo tenía que quitarse la marca de Carvajal para batir a Navas.

 

Zidane debió haber gastado un cambio en el descanso para evitar nuevamente una expulsión de Casemiro, que pudo haber llegado por reiteradas faltas a Messi. Ya se había dejado uno por su error al incluir a un mermado Bale, y lo más fácil era no probar inventos. Optó por la vía conservadora, pero esto bajó las revoluciones de Casemiro, y la batalla dejó de tener obstáculos para ambos bandos. Se convirtió en un toma y dame donde Navas y Ter Stegen intercambiaban paradones para el público.

 

 

En el frente abierto se exhibió el rifle francotirador de Rakitc, con un disparo al ángulo en el que el vuelo de Navas quedó simplemente para la galería. El Madrid entró en una fase de frustración, en la misma sintonía que venía del Bayern, dejando escapar partidos que debía tener fácilmente controlados. el nervio desesperó a Ramos. Al central se le fueron las luces con una entrada con las dos piernas y los taches por delante para frenar a Messi. No llegó a tocarle, pero el árbitro juzgó más la agresividad de la acción y se excedió una expulsión al central que bien se pudo arreglar en amarilla.

 

 

Como viene siendo costumbre la roja directa a Ramos salió lo mejor del Madrid. Espoleados por el golpe injusto, se fueron a por el gol de la justicia. Y lo lograron, por paradojas del destino, gracias al jugador más injustamente tratado de la plantilla en el presente año. James Rodríguez hacía estallar el Bernabéu con un gol de pícaro. Leyó astutamente la jugada para llegar al primer palo solo y colocar con su zurda el balón en las mallas por encima de Ter Stegen. Con mensaje para Zidane, “piensa” como habría sido de haberle sacado antes.

 


 

 

El gol bien pudo haber sacado a James por la puerta grande del estadio y cambiar un destino que parece ya escrito en el equipo blanco. Tuvo hasta para hacer otro gol. Pero el miedo al fuera del juego o la presencia de Cristiano el desconcertaron. Los blancos tuvieron incluso otra ocasión por medio de Asensio para llevarse el partido. Perdonaron, y por confiarse acabaron pecando. Una arrancada de Sergi Roberto cogió mal parados a los merengues. Modric pudieron haberlo parado, pero estaban ciegos de cansancio y convicción. Con 30 segundos para el final, el Barça se vio en un ataque de cinco para tres. Demasiado regalo para Messi, que clavó la pelota en el ángulo recibiendo solo en la frontal.

 

 

Messi y solo Messi. El fue el único que plantó batalla al Real Madrid en su casa. Y salió como héroe de un espectáculo a frente abierto que hizo justicia al reclamo del Clásico. En la guerra gana el Barcelona, robando el liderato al Madrid, quien con los mismo puntos aún guarda el as en la manga contra el Celta.

James completa un partido 126 dias despues

James Rodríguez vivió un hecho inaudito, completando un encuentro con la camiseta blanca. En el castigo constante del banco en el que se haya sometido, Zidane le concedió la oportunidad de jugar los 90 minutos enteros. Hacía 126 días que cucuteño no vivía esta sensación. Cuatro meses y cinco días desde que jugó todos los minutos del partido contra el Deportivo de la Coruña de la jornada 15.

 

 

Media liga después, Zidane le regaló un partido completo. Precisamente no fue el mejor encuentro del ’10’colombiano en lo que llevamos de temporada. Fue una versión light, la misma que caracterizó a los blancos en Gijón. El Real Madrid sacó tres puntos vitales en la lucha por el campeonato gracias al talento de Isco.

 

 

El malagueño tiró de magia para abrir hacer el primero que ponía las tablas en el marcador tras la sorpresa inicial del Sporting. Y además tuvo el temple para cerrar la victoria a falta de un minuto. Isco fue el mejor del Real en el día apático del resto.

 

 

Un ejemplo más de la competencia extrema que maneja el banquillo del Madrid. Contra el Sporting, James perdió puntos en al carrera por recuperar el puesto. Tuvo un papel discreto, siendo clave simplemente con sus lanzamientos a balón parado. La lesión de Bale le abre una ventana, pero contra el Sporting le ganó ventaja el partido colosal de Isco.