Messi decide el Clásico, James pudo ser el héroe

En partidos como el Clásico del Bernabéu es difícil sacar una conclusión limpia de lo que sucedido en el partido. Más, en un Clásico como este que se ha decidido en el último minuto con una contra del Barcelona que encontró campo abierto cuando el Madrid lo tenía acorralado y daba el partido por cumplido. Exhaustos, dejaron una oportunidad de ataque favorable a los azulgrana de cinco contra tres. Ahí Messi liquidó el partido, como lo había gobernado de principio a fin toda la noche.

 

 

El argentino imperó sobre todos en el Clásico. Opacó hasta un Cristiano que venía de dar cátedra al Bayern y declinó el partido para el bando azulgrana. Nada ni nadie pudo detenerlo. Casemiro lo intentó reiteradamente, y bien puso salir expulsado por intentarlo. La Pulga se movió en sa zona como pez en el agua, en el mismo lugar donde un día le reinventó un tal Guardiola. En el mismo lugar donde había dejado callado al Bernabéu. Lo volvió a hacer. Messi hizo otro partido antológico.

 

 

Y lo hizo porque él solo fue capaz de revertir la situación desfavorable. El Madrid se había colocado por delante gracias al tanto de Casemiro, en otro de ejemplo de la amplia variedad de opciones que tiene el conjunto de Zidane para hacer el gol. La estrategia, clave de nuevo, daba ventaja a los blancos con justicia, superiores en juego y ocasiones hasta entonces. Con Modric y Kroos al mando.

 

 

En un partido con baja intensidad a causa del desgaste de esta semana en Champions, los de Zidane parecían tener un punto de más de concentración. Ganando los duelos individuales y leyendo mejor el encuentro. Hasta que Messi apareció. El argentino dibujó una jugada entre líneas que el radar del Madrid no fue capaz de detectar. Tocó en el centro y recibió de nuevo en la frontal del área, donde ya solo tenía que quitarse la marca de Carvajal para batir a Navas.

 

Zidane debió haber gastado un cambio en el descanso para evitar nuevamente una expulsión de Casemiro, que pudo haber llegado por reiteradas faltas a Messi. Ya se había dejado uno por su error al incluir a un mermado Bale, y lo más fácil era no probar inventos. Optó por la vía conservadora, pero esto bajó las revoluciones de Casemiro, y la batalla dejó de tener obstáculos para ambos bandos. Se convirtió en un toma y dame donde Navas y Ter Stegen intercambiaban paradones para el público.

 

 

En el frente abierto se exhibió el rifle francotirador de Rakitc, con un disparo al ángulo en el que el vuelo de Navas quedó simplemente para la galería. El Madrid entró en una fase de frustración, en la misma sintonía que venía del Bayern, dejando escapar partidos que debía tener fácilmente controlados. el nervio desesperó a Ramos. Al central se le fueron las luces con una entrada con las dos piernas y los taches por delante para frenar a Messi. No llegó a tocarle, pero el árbitro juzgó más la agresividad de la acción y se excedió una expulsión al central que bien se pudo arreglar en amarilla.

 

 

Como viene siendo costumbre la roja directa a Ramos salió lo mejor del Madrid. Espoleados por el golpe injusto, se fueron a por el gol de la justicia. Y lo lograron, por paradojas del destino, gracias al jugador más injustamente tratado de la plantilla en el presente año. James Rodríguez hacía estallar el Bernabéu con un gol de pícaro. Leyó astutamente la jugada para llegar al primer palo solo y colocar con su zurda el balón en las mallas por encima de Ter Stegen. Con mensaje para Zidane, “piensa” como habría sido de haberle sacado antes.

 


 

 

El gol bien pudo haber sacado a James por la puerta grande del estadio y cambiar un destino que parece ya escrito en el equipo blanco. Tuvo hasta para hacer otro gol. Pero el miedo al fuera del juego o la presencia de Cristiano el desconcertaron. Los blancos tuvieron incluso otra ocasión por medio de Asensio para llevarse el partido. Perdonaron, y por confiarse acabaron pecando. Una arrancada de Sergi Roberto cogió mal parados a los merengues. Modric pudieron haberlo parado, pero estaban ciegos de cansancio y convicción. Con 30 segundos para el final, el Barça se vio en un ataque de cinco para tres. Demasiado regalo para Messi, que clavó la pelota en el ángulo recibiendo solo en la frontal.

 

 

Messi y solo Messi. El fue el único que plantó batalla al Real Madrid en su casa. Y salió como héroe de un espectáculo a frente abierto que hizo justicia al reclamo del Clásico. En la guerra gana el Barcelona, robando el liderato al Madrid, quien con los mismo puntos aún guarda el as en la manga contra el Celta.

Publicidad

Real Madrid sufre para llegar a semis con otro arbitraje nefasto

En el fútbol todo lo que uno dice se le puede acabar devolviendo. Los hinchas del Madrid se quejaron hace un mes de uno de los mayores robos en la historia del balompié. Hoy bien harían por mantener discreción. Kassai influyó de forma benevolente al Real Madrid. Ayudó en el segundo gol blanco concediendo un posición ilegal además de la mano que de Cristiano Ronaldo. Y repitió con el tercero, en el que también permitió la posición en fuera de juego de Cristiano.

 

 

El árbitro ayudó al Madrid en el resultado, de eso no hay duda. Los colegiados han pasado a ser el centro de atención en las últimas rondas. Pero equiparar este caso con el del Barça frente al PSG pueden ser palabras mayores. El Real Madrid es justo semifinalista de la Champions. Fue superior en el global de la eliminatoria y propuso bastante más que su rival, el Bayern, sostenido hasta el último suspiro de la instancia por un Neuer monumental.

 

 

El arquero alemán fue el único que representó la estirpe alemana en ambos encuentros. Si acaso el Bayern mejoró su aspecto con respecto al de la ida, sin llegar a mostrar la versión aplastante como para merecer la victoria. Puso en apuros en más de un momento a los merengues en el Bernabéu. Los de Zidane, nerviosos, fueron los primeros en dar ilusiones al visitante. En ese escenario, el partido se desenvolvió en un ida y vuelta que beneficiaba más a los alemanes.

 

 

El madrid encontraba a sus cerebros por moemntos. Kroos y Modric también se vieron atenazados por la tensión del resultado. Tampoco Isco no fue el de las últimas noches. Solo el tanto de Lewandowski en la segunda mitad terminó por despertar a los blancos. Casemiro cometió una infracción estúpida en el área sobre el holandés. Al polaco no le tembló el pulso como a Vidal en la ida. Con tranquilidad esperó a que Navas se venciera a un lado para colocar la pelota suave al centro.

 

 

 

Zidane movió fichas y, como se esperaba, su elegido fue Asensio. La joven perla le dio aire fresco al equipo, en cinco minutos ya había hecho más que Isco en sesenta. El Madrid encontró con mas certeza los espacios. Y de nuevo, Cristiano apareció en el momento oportuno con una cabeza brillante. Pero el gozo fue efímero. Un minuto después Ramos se equivocaba de portería y embocaba el balón en la meta de Navas cuando trataba de despejar un balón que acechaba Lewandowski.

 

 

El Bernabéu se quedó helado. Pero faltaba una carta mágica, la de Kassai con la segunda cartulina amarilla a Vidal -que le había perdonado previamente- en un rigurosa falta en la que entra peligrosamente pero llega a tocar balón. Los del Bayern se comieron al árbitro, minutos antes se había tragado una más clara a Casemiro que pudo decantar el encuentro del otro bando. La roja cambió el encuentro y los del Bayern se acogieron al milagro de los penaltis. Con Neuer pletórico en la meta, parecía incluso probable aguantar el asedio durante 30 minutos.

 

 

Mantuvieron la esperanza hasta el 105′. Hasta donde, de nuevo, el árbitro volvió a perjudicarles claramente concediendo el gol de Cristiano Ronaldo que nunca debió subir al marcador por una posición en fuera de juego y un control posterior con el brazo. Nada pudo hacer desde ahí el Bayern para aguantar la tromba merengue. Ronaldo hacía el tercero tras un jugada maradoniana de Marcelo, el mejor del partido de lejos.

 

 

Con el Bayern rendido, Asensio puso la puntilla con otra arrancada de potencia en al que dejó a Hummels como a un jubilado, y posteriormente batió a Neuer con un derechazo al ángulo bajo del poste. Quedaban ocho minutos y ni en esas Zidane se acordó de James. Prefirió darle más control de juego con Kovacic, clavando el último clavo en el ataúd del colombiano.

 

 

Los blancos están en semifinales por séptimo año consecutivo, con una polémica que traerá cola y que deshonra su pase justo a la siguiente ronda. Fueron superiores a un Bayern, que si bien se puede escudar en la actuación arbitral, no ha hecho méritos suficientes como para salir con la cabeza alta. Los señalados vuelven a ser la UEFA y un nefasto arbitraje que condicionaron el gran espectáculo producto de la alta tensión que se vivió en el estadio.

Publicidad

James será el plan B contra el Bayern

Real Madrid y Bayern deciden esta tarde a uno de los dos primeros semifinalistas que saldrán del día de hoy. Muniqueses y blancos se vuelve a ver las caras después de la victoria que consiguieron los de Zidane en la ida. En el Allianz, los merengues le perdonaron la vida a los bávaros y mientras haya eliminatoria abierta entre estos dos grandes todo puede pasar. Lo vimos en la ida, cuando se pasó en lo que dura un descanso del 2-0 de Bayern al empate de Madrid. En el Bernabéu aún quedan cuentas pendientes por cerrar.

 

Zidane sacará su once de gala a falta de la baja de Bale en ataque y la presencia de Nacho por las ausencias de Pepe y Varane. La plaza del galés la ocupará un Isco que atraviesa probablemente el mejor momento de forma de su carrera. Maduro y con los aires de rebeldía ya olvidados por la falta de minutos, ha recuperado su mejor fútbol en el tramo de la temporada en el que el equipo más lo necesita. El perjudicado, James, que tendrá que ver una vez más el duelo desde las barreras.

 

El colombiano esperará su oportunidad para la segunda mitad. En el Allianz dispuso de 8 minutos testimoniales, que serán mucho más largos para este encuentro de vuelta salvo cambio repentino de ruta. James será la carta que se reservará Zidane por si se complica la situación. El plan B si el inicial se ve comprometido. El técnico buscará el control de la ventaja lograda en Alemania, pero deberá sacar todo su arsenal disponible si los Modric, Kroos, Ronaldo y Benzema fallan hoy en el Bernabéu. El ’10’ cucuteño, Asensio, Lucas Vázquez y Morata están en plenas de condiciones de recoger el testigo si hay problemas.

 

 

Los alemanes aún mantienen la incógnita de Lewandowski. El delantero polaco sigue con sus molestias en el hombro que le hicieron perderse el partido de ida y el duelo de este fin de semana contra Leverkusen. En ambos, el Bayern cayó y demostró además una escasez de gol tremenda cuando no cuentan con su ariete estrella. A esto hay que sumarle las dudas en defensa con Hummels y Boateng, los cuales llegan tocados al juego.

 

 

Simeone, a triunfar donde falló Sampaoli

El Cholo Simeone, pretendido por la AFA a pesar de que este les ha dejado claro que su plan de vida actual solo pasa por el Atlético, tiene ante sí la oportunidad de triunfar donde su compatriota Sampaoli, para muchos ya nuevo técnico de la Albiceleste, fracasó con el Sevilla en la anterior fase. Los foxes han recuperado la intensidad del pasado año y son un rival a temer en casa.

 

 

Los rojiblancos se han convertido en unos especialistas en estas rondas de KO estos últimos años. Han demostrado no atemorizarse ante ningún escenario y su alto nivel de competitividad les ha llevado a ser uno de los candidatos firmes al trofeo en las últimas cuatro ediciones, en las que han llegado en dos ocasiones a la final. No descansarán hasta conquistar la Orejona y, para lograrla, el siguiente escalón pasa por sobrevivir una noche en el King Power Stadium.  

Publicidad

James completa un partido 126 dias despues

James Rodríguez vivió un hecho inaudito, completando un encuentro con la camiseta blanca. En el castigo constante del banco en el que se haya sometido, Zidane le concedió la oportunidad de jugar los 90 minutos enteros. Hacía 126 días que cucuteño no vivía esta sensación. Cuatro meses y cinco días desde que jugó todos los minutos del partido contra el Deportivo de la Coruña de la jornada 15.

 

 

Media liga después, Zidane le regaló un partido completo. Precisamente no fue el mejor encuentro del ’10’colombiano en lo que llevamos de temporada. Fue una versión light, la misma que caracterizó a los blancos en Gijón. El Real Madrid sacó tres puntos vitales en la lucha por el campeonato gracias al talento de Isco.

 

 

El malagueño tiró de magia para abrir hacer el primero que ponía las tablas en el marcador tras la sorpresa inicial del Sporting. Y además tuvo el temple para cerrar la victoria a falta de un minuto. Isco fue el mejor del Real en el día apático del resto.

 

 

Un ejemplo más de la competencia extrema que maneja el banquillo del Madrid. Contra el Sporting, James perdió puntos en al carrera por recuperar el puesto. Tuvo un papel discreto, siendo clave simplemente con sus lanzamientos a balón parado. La lesión de Bale le abre una ventana, pero contra el Sporting le ganó ventaja el partido colosal de Isco.

Publicidad

James tiene clara su postura: "Prohibido rendirse"

Zinedine Zidane le volvió a dejar claro a James cual es su puesto en estos momentos en la plantilla blanca. Le brindó nada más ocho minutos en el encuentro contra Bayern. El cucuteño tuvo un papel testimonial en la victoria de su equipo en el Allianz.

 

James está en la segunda fila y por momentos le adelanta Asensio o bien Isco. Da igual cual sea el nombre, ka cuestión es que los partidos pasan y la situación del colombiano en el Madrid no parece revertirse.

 

 

A pesar de todo, James no ha perdido ni un ápice de su convicción por mantener la lucha en el equipo blanco. Esta mañana colgó un mensaje en sus redes que hace ver que no se rendirá hasta el último momento. “Prohibido rendirse”, puso en su cuenta de Twitter.

 

 

Zidane no le dará oportunidades pero nadie puede negarle a James la fe que está manteniendo a pesar de los continuos desplantes de su técnico. Su salida en junio cada parece más factible, y si llega nadie podrá reprocharle la entrega al cucuteño.

Publicidad

Real pasa de estar en el abismo a perdonar la vida al Bayern

El Real Madrid se ha comprado una parcela en un territorio donde hace no muy poco sentía pavor al pisarlo. Los blancos empiezan a sentirse como en casa en Alemania, feudo que hasta hace tres años les recordaba a Mordor. Repitieron victoria en Múnich, esta vez con una diferencia bastante menor a la de la última ocasión. Con todo lo que pasó en un partido en el que los locales acabaron sacando barata la partida, y en el que los de Zidane tuvieron medio pie fuera de la Champions al filo del descanso. 

 

 

Y es que a pesar del resultado, se podría decir que los muniqueses son los grandes vencedores del partido. Salieron vivos de un ecuentro que fácilmente pudo acabar en goleada. La cual solo se evitó gracias a un bendito Neuer. Bayern no fue el que nos pintaron este fin de semana contra el Dortmund. Fue un hermano gemelo demasiado poco hostil y congraciado con su enemigo. Cumplieron su papel con un arranque clásico alemán, pero se fueron diluyendo como un azucarillo en un tinto con el pasar de los minutos. Apenas lograron tres remates al arco, de los que sacaron un premio excesivo. Más por ímpetu que acierto, lograron ponerse en ventaja con un cabezazo potente de Vidal, solo en el centro del área, que rompió las débiles manos de Keylor.

 

 

El mismo Vidal tuvo en sus pies media eliminatoria justo antes del descanso, con un penalti por mano inexistente de Carvajal en el área, que mandó a las nubes el chileno. El error tuvo un efecto crucial en encuentro. Con el pitido del segundo tiempo, el Marid salió espoleado por esta oportunidad y en el primer minuto ya conseguían poner las tablas en el marcador. Carvajal, imperial en la noche alemana, puso un centro medido para que Ronaldo pusiera de manifiesto su remate letal. 

 

 

A partir de ahí, solo hubo un equipo sobre el césped. Los alemanes desconectaron su cabeza del partido. El ejemplo de ello lo puso Javi Martínez con dos acciones estúpidas en cinco minutos que le supusieron dos amarillas y la expulsión del encuentro. El hecho reflejó el estado del Bayern, en otro mundo desde el fallo de Vidal. Con la ventaja numérica, los blancos gozaron de numerosas oportunidades para liquidar la eliminatoria y acabaron perdonando al conjunto de Ancelotti, que a pesar de todo viajará vivo a Madrid.

 

 

Benzemá y Ronaldo parecían golpearle al saco cada vez que se encontraban con la imponente figura del arquero alemán. Era una cuestión de insistir en un constante bombardeo en el que Neuer acabó cediendo precisamente en el remate más sencillo de Cristiano. Los blancos insistieron, después del tanto que le daba ya una ventaja que cualquiera habría firmado al término de la primera parte.

 

 

Zidane acertó esta vez con los cambios. Sacó a un Bale que desde la lesión no ha vuelto a dar señales, dando entrada a Asensio -asistente en la jugada de gol- y a un James que tuvo un papel testimonial en el partido. 

 

 

Al final, después de que el encuentro pasara por las cuatro estaciones, la sensación queda es que los blancos acabaron perdonando la vida del Bayern, que después de todo sale respirando para la vuelta. Con el orgullo muy tocado, porque la sensación que dieron en el Allianza fue de un débil equipo que no tiene por donde hacer danó en el Bernabéu.

 

Publicidad

James puede ser el arma secreta de Zidane contra Bayern

Real Madrid y Bayern se vuelven a ver a las caras esta tarde en el Allianz Arena. De nuevo, dos de los gigantes del fútbol europeo miden sus armas en una eliminatoria cargada de talento y espectáculo. Será la tercera vez en cinco años que estos dos monstruos del balompié se encuentran en la ronda del KO de la Champions League. De las dos últimas, una fue para el lado alemán y otra para el español. Situación de igualdad que se rompe por la dolorosa derrota de Múnich de hace tres años.

 

 

Los bávaros saldrán con aires de revancha por esa goleada. El partido, en su discurso, se asemejará más a la eliminatoria del 2012, tan apretada que los dos equipos solo pudieron definir al ganador en la tanda de penaltis. 

 

 

El enfrentamiento también está marcado por el duelo entre el profesor y el púpilo. Carletto y Zidane. El italiano, ahorá en el Bayern se encontrará con varios viejos conocidos del conjunto blanco. Conocedor como pocos de ese esquema, ayer reconoció que su único deseo sería ver a la BBC en la casa para este encuentro.

 

 

Precisamente una BBC que no pasa por sus mejores momentos. Con altibajos durante todo el año, solo Ronaldo ha mantenido la continuidad sin las lesiones que han lastrado en todo momento a Bale y Benzemá. La lupa esta sobre el tridente blanco, que no corresponde con números la buena campaña del equipo. Contra el Bayern necesitan recuperar su mejor versión, y recordar al Madrid que hace estragos a la contra.

 

 

Zidane saldrá con su plan A. El que ha acostumbrado en todos los duelos importantes de este año. Pero podría contar con un arma que en Madrid se ha especulado como secreta. Y ese no es otro que James. El colombiano no jugó ni un minuto este pasado sábado en el derbi contra el Atlético. El técnico quizá esté tratando de picar a un James, que salió visiblemente enfadado de su último encuentro contra Leganés. Zidane sacará su vanguardia habitual, pero no se descarta que James pueda tener minutos importantes en el segundo periodo. Está fresco y con las ganas de demostrar que aún puede hacer cosas importantes en el Real

 

 

Bayern lastrado por lesiones

Su rival no puede celebrar mucho el momento del partido. A la baja ya contada de Hummels para este encuentro, se suma la de Lewandowski. El delantero, con unos problemas musculares fuertes en su hombro no se ha podido recuperar a tiempo y también faltará a la cita de hoy. Lo más probable es que su lugar lo ocupe Müller y el de este acabe recogiéndolo Thiago.

 

Las dos bajas se hacen muy sensibles, a pesar de que el conjunto de Múnich cuenta con un armario de sobra para dar recambio. Los de Ancelotti vienen de dar una exhibición este fin de semana en su respectivo duelo directo contra Dortmund. Con Ribery y Robben de nuevo al mando, fueron un apisonadora sobre los jugadores del Borussia. Por si acaso, Carletto tendrá el puñal Douglas Costa en la recámara, ya recuperado de sus problemas y con minutos en este último encuentro.

Publicidad

Y Zidane ahora dice que podria marcharse a final de temporada

Las palabras de Zinedine Zidane en rueda de prensa han dejado de tomarse como puramente ciertas. El galo ha acostumbrado a decir una cosa ante los micrófonos y hacer otra bien distinta ante los medios. De ahí que el bombazo que ha soltado hoy delante de los medios que acudieron a Valdebebas, puede tomarse como un tanto dudosa.

 

 

“¿La temporada que viene? No estoy preparando nada, no tengo seguro seguir”, dijo hoy ante la incredulidad de los presentes. La noticia ha sacudido a la prensa que cubre el Real Madrid, la cual no esperaba para nada esta afirmación. Al técnico galo hay que leerlo entre líneas ya que como se puede por ver siempre por sus declaraciones, no tienen nada que ver con lo que luego hace. 

 

 

En el caso de James se ha hartado de repetir una y otra vez que para él es un jugador importante. Sin embargo, semana tras semana se contradice con continuos desplantes hacia la estrella colombiana. En la rueda de prensa de hoy volvió a referirse al tema James, repitiéndose una vez más como una casette trabado: “James y yo tenemos los mismos intereses. Ni yo ni él vamos a hablar más de estas cosas, se quedó ahí y ya está, ahora solo pensamos en el partido de mañana”. Nadie cree ya sus comentarios, aunque si se cumpliera aunque fuera uno, el de su marcha, al menos dejaría en una posición bastante más agradable a James.

Publicidad

A James le sobran razones para enfadarse: mejores numeros que competencia y posibles fichajes

El desplante del pasado miércoles en el partido contra el Leganés ha sido la gota que colma el vaso. James estalló sobre el césped y no pudo disimular su enfado más tarde en la zona mixta. El ’10’ colombiano estaba cuajando una gran partido y de nuevo era el primer elegido por Zidane para abandonar el campo. James se hartó de tanta hipocresía por parte del técnico y lanzó un mensaje rotundo cuando abandonó el césped: “La concha de su m… No me pone un partido completo”.

 

 

El visible enfado y la frase que lanzó mientras caminaba hacia la banda pueden significar el fin de su etapa de blanco. Será fifícil que James tenga oportunidades en encuentros importantes después de lo ocurrido. Seguramente el mismo jugador se debió de arrepentir al mostrar su frustración, y será consciente de que será muy difícil ya encauzar el camino. La frase que soltó era producto de la rabia, de no aguantar más una situación en la que se raya la falta de respeto con un jugador que está entre los primeros puestos de la plantilla en cuanto a calidad se refiere. A James le sobran razones para enfadarse con Zidane.

 

 

El ’10’ blanco es el tercer jugador de la plantilla menos utilizado. Por detrás solo tiene a Coentrao y Mariano, dos descartes claros desde principios de temporada por Zidane. Hasta el momento ha jugado 1.388 minutos, los cuales ha exprimido al máximo para que sus números en lugar de que decrezcan como sería obvio con la pérdida de minutos, hayan aumentado en efectividad.

 

 

 

James es el segundo jugador del Real Madrid con mayor efectividad de cara a puerta, el segundo que más asistencias da, pero eso de poco le sirve a Zidane. Si establecemos un ratio con los goles y asistencias aportados por cada uno de los jugadores del plantel blanco, por méritos, debería estar en el once titular. James participa en una jugada de gol cada 77,1 minutos. Ya sea haciéndolos o dándolos, el mediapunta colombiano lleva hasta ahora 6 goles y 12 asistencias.

 

 

Los números cobran valor cuando los comparamos con otro jugadores de la plantilla. Solo Morata tiene un mejor ratio, con un gol o asistencia cada 75,3 minutos. El delantero también ha sido uno de los perjudicados por Zidane, con tan solo 1.506 minutos, en los que ha demostrado mejor nivel que el titular Benzemá. Y es que si comparamos los números con la BBC, la realidad muestra una verdad bien distinta. Solo Ronaldo, a pesar de encontrarse en una de sus peores campañas en cuanto a goles, aguanta el tipo con un gol o asistencia cada 84 minutos. Bale y Benzemá quedan señalados, con un ratio de 182 minutos para el galés y 101 minutos para el francés.

 

 

Pero es que si miramos al medio tampoco encontramos justificación a la eterna suplencia de James. Si acaso Kroos le da batalla al colombiano con las 14 asistencias, que lo sitúan por encima de él hasta el momento. La diferencia es que el alemán lo ha jugado casi todo este año, con 3.605 minutos, en los que aporta una efectividad de cara a puerta de un gol o asistencia cada 225 minutos. En cuanto a Modric, el margen es demasiado desfavorable. La temporada del croata, una de las peores desde que el llegó al Madrid, ha dado para participar en una jugada de gol cada 516 minutos.

 

 

Pero no solo entre los titulares encuentra sus rivales directos James. También compite con una banca que está demostrando su valía cada vez que sale. Aún así los números no aguantan para competir con el colombiano. Isco, uno de los más alabados por prensa y afición últimamente, aporta un gol o asistencia cada 138 minutos, Asensio cada 154 y Lucas Vázquez cada 161.

 

 

Los posibles fichajes no mejoran los números de James

En España se da por hecho ya la salida de James a final de campaña. El Real Madrid utilizaría ese dinero para fichar a otra estrella en el mercado que seguramente pase por los mismo problemas que ahora el de Cúcuta. Durante el año han sonado varios nombres, pero solo uno de ellos supera también en cuanto a números la efectividad de James de esta campaña.

 

 

Mbappé, el jugador de moda en Europa, puede presumir de este dato. Con solo 18 años y apenas 1.763 minutos en primera, el joven francés suma esta campaña de su debut 19 goles y 11 asistencias, con lo que su ratio bajaría hasta los 58,7 minutos. El resto de posibles fichajes andan muy lejos de esta efectividad. Giezmman, cada 116 minutos; Hazard, cada 152; Agüero, cada 99; y Aubameyang, cada 86.

 

 

 

LISTA DE PORCENTAJES DE GOL O ASISTENCIA POR MINUTO

James: 1.388 minutos

6 goles + 12 asistencias= 77,1 minutos

 

Ronaldo: 3.112 minutos

26 goles  + 11 asistencias= 84 minutos

 

Bale: 2.192 minutos

9 goles + 3 asistencias= 182 minutos

 

Benzemá: 2.424 minutos

17 goles + 7 asistencias= 101 minutos

 

Modric: 2.581 minutos

1 gol + 4 asistencias= 516 minutos

 

Kroos: 3.605 minutos

2 goles + 14 asistencias= 225 minutos

 

Morata: 1.506 minutos

16 goles + 4 asistencias= 75,3 minutos

 

Isco: 1.804 minutos

7 goles + 6 asistencias= 138 minutos

 

Asensio: 1.388 minutos

8 goles + 1 asistencia= 154 minutos

 

Lucas Vázquez: 1.939 minutos

3 goles + 9 asistencias= 161 minutos

 

 

-Posibles fichajes:

Giezmann: 3.608 minutos

22 goles + 9 asistencias= 116 minutos

 

Mbappé: 1.763 minutos

19 goles + 11 asistencias= 58,7 minutos

 

Hazard: 2.599 minutos

11 goles + 6 asistencias= 152 minutos

 

Agüero: 2.873 minutos

26 goles + 3 asistencias= 99 minutos

 

Aubameyang: 3.025 minutos

21 goles + 4 asistencias= 86 minutos

Publicidad

James esta a la orden para cuando a Zidane le plazca

A Zidane se le acaban las excusas para dejar a James en el banco. El ’10’ colombiano demostró una vez más que está a la orden para cuando se le necesite, con un nivel que muchos del equipo titular, que pone a ciegas el técnico francés, desearían estar teniendo en estos momentos. James abrió el marcador en la goleada del Real sobre Leganés y rindió a buen ritmo los 72 minutos que estuvo sobre el césped. 

 

 

El entrenador plantó un dibujo con nueve cambios en el once. Un plan B, que en Butarque lució su buen golpe con algunos de ellos dejando a evidencia a varios del teórico titular. Volvió el Madrid de antes de bajón de mitad de enero. Y el que ha aparecido curiosamente cuando Zidane opta por darle oportunidad a los menos habituales. Asensio, Morata, Lucas Vázquez, Kovacic y James demostraron que tienen hambre de comerse el mundo, pero Zidane sigue teniendo solo ojos para la BBC y al mediocampo de siempre que hace tiempo que funciona como antes.

 

 

En 20 minutos, el Madrid dejó sentenciado el encuentro. O eso parecía, porque en diez minutos posteriores de descontrol máximo casi echan por tierra la abultada ventaja. James primero, tras una galopada de Asensio por banda izquierda con asistencia brillante, y Morata, más tarde con un doblete, pusieron los tres primeros de la noche. Pero pronto el Leganés metía el miedo en el cuerpo de los blancos, con dos tantos que volvieron a dejar mal parado el más nivel actual de Navas.

 

 

Había que ponerse las pilas, y Zidane alertó a los suyos. En la segunda salieron con mejor ritmo y no concedieron facilidades a los de casa. El gol de Mantovani en propia puerta, fulminó las aspiraciones del Lega. El Madrid ya solo tuvo que pasear en la ciudad vecina para recuperar el liderato que había perdido momentánemante. Zidane aguantó a James hasta el 72, fácilmente de nuevo el primer elegido por para dar el relevo. El técnico sigue sin verlo, pero James sigue sumando con tres goles en los últimos tres juegos contando el de selecciones.   

Publicidad