Nairo: "El podio no es una decepción, no somos máquinas"

Nairo Quintana mostró su lado más optimista después de la derrota en la crono final del Giro de Italia. El corredor boyacense se sintió satisfecho con el podio después de una dura ronda italiana en la que partía como favorito y en que tuco que conformarse con el segundo puesto: “Estamos contentos, satisfechos. Lo mejor sin duda fue el gran trabajo de equipo, a quienes les estoy enormemente agradecido. No sabemos si se podría haber hecho mejor o peor, pero estamos en el podio, que es lo importante”.

 

 

Lo primero es lo primero, y Nairo no dudó en reconocer el gran nivel que demostró en esta edición del Giro el holandés. “Dumoulin no era el rival principal y sin embargo nos acabó batiendo a todos. Fue muy fuerte en las cronos, supo resistir en montaña y merece este triunfo”, confesó.

 

 

Aunque Nairo no cuenta este segundo puesto como una derrota sino un como paso más adelante en su crecimiento para convertirse en un grande de este deporte: “Seguimos creciendo y tomando experiencias. Lo de ahora es una enseñanza más para el futuro”.

 

 

El de Boyacá no tuvo las piernas frescas de otros momentos. Muchos le achacan haber perdido la prueba en la montaña. donde no dio toda la guerra que se esperaba de él. Nairo fue sincero en este aspecto:“Hubo días de montaña donde quizás habría podido dar más. Las fuerzas eran las que eran, pasé algún que otro día con mala salud que hubo que salvar, pasando con los favoritos como se podía”

 

 

Llegaba a la crono final con una ventaja 53 segundos sobre su rival, demasiad poca para una prueba que no es su especialidad. A pesar de ello dio la cara en la última jornada: “Sabíamos que teníamos que llegar con más tiempo a esta crono u ocurriría lo que pasó. 70 kilómetros para mí son muchos ante especialistas como Tom, pero pienso que supimos defendernos bien”.

 

 

Nairo prefiere sacar los aspectos positivos de todo esto y utilizarlos de cara a lo que queda de año: “Me queda la satisfacción de ver que seguimos teniendo efectividad en estas pruebas, que dando lo mejor estamos de nuevo ahí, y nos vamos con ganas de seguir trabajando. Nos llevamos muchos puntos a favor al Tour, las sensaciones y la condición, y también detalles que trabajar y corregir”,

 

 

Ahora viene el Tour, un objetivo que desde hace tiempo tiene entre ceja y ceja: “Voy a ir al Tour a tratar de ganarlo, es mi obligación. El Giro será un gran análisis en ese sentido. Agradezco a todos los aficionados, especialmente en Colombia, por su apoyo y sus mensajes. Hasta el final dimos lo mejor que teníamos y esperamos haberles hecho sentir orgullosos”.

Nairo Quintana: "Mejor esto que nada, espero defenderme bien mañana"

Nairo Quintana confesó tras la etapa de hoy sus expectativas para la crono de mañana y su balance del recorrido que lleva en al actual Giro.  “¡Mejor esto que nada! Hemos intentado todo y esto es lo que hemos podido obtener. En una situación así es complicado tratar de convencer a todo el mundo que va en tu grupo para que tire igual, aunque todos estén interesados. Se juegan diferentes posiciones y nosotros, que siempre jugamos a ganar, a veces nos salen bien las cosas y en otras ocasiones no. Lo importante es que ahora mismo tenemos la Maglia Rosa, algo que era nuestro objetivo inicial antes de la CRI -aunque fuese con un poco más de tiempo-, y con la ventaja que tenemos daremos todo mañana”.

 

A pesar de que es el líder, Nairo no ha mostrado la autoridad que se esperaba de él en este Giro. El corredor boyacense explicó por qué ha dado esa sensación en la ronda italiana. “Muchas veces, aunque no se refleje hacia afuera, el sufrimiento es muy grande. Por eso no es fácil atacar ni defenderse de rivales en tan buena condición. Ha sido un día muy, muy difícil. Una vez nos marchamos tiré con todo lo que tenía, buscando sacar más tiempo a Dumoulin, que es el más favorito para mañana. No pensaba realmente en la bonificación, sino en distanciarlo lo máximo posible. Él también tenía aliados atrás y acabó recortando esa diferencia más amplia que teníamos después de la cima”.

 

Por último, Nairo manifestó su visión para la etapa decisiva de mañana, donde tendrá que hacer una proeza en la crono si no quiere la maglia rosa:
“La crono de mañana será muy diferente a la primera del Giro. Es un recorrido realmente para especialistas. Espero poder defenderme bien. No tenemos demasiado tiempo, pero a veces me acaban saliendo buenas contrarreloj y desde luego daré lo máximo de mí. El nivel físico es muy parecido entre todos y pienso que las diferencias no serán demasiado grandes. Dumoulin es el rival más peligroso y Nibali y Pinot también van bien en la contrarreloj, aunque en condiciones normales no debería perder tanto tiempo con ellos. Confío en que la fatiga tras 20 días de Giro juegue a mi favor ante todos ellos”.

Nairo tendrá que hacer un milagro en la crono para conquistar el Giro

No lo tendrá fácil mañana Nairo en la crono. En la última oportunidad de montaña que le restaba para poder ganar algo de ventaja con respecto a su rivales directos consiguió arañar una mínima ventaja. El corredor boyacense no tiene las piernas frescas de otros años y afronta la etapa decisiva sin la suficiente ventaja como para llegar tranquilo. 

 

 

Nairo se pegó al grupo de cabeza, en el que acabó imponiéndose Pinaut. Por momentos, ese conato llegó a ponerse con una mayor distancia sobre Dumoulin, pero de un momento a otro se redujo a los quince segundos con los que llegaron a meta. Los cinco, entre, los que se encontraba Nairo no se entendieron y el grupo de Dumoulin se fue acercando lentamente.

 

 

El corredor holandés exhibió la fortaleza que le ha caracterizado durante toda la ronda italiana. Se defendió de todos y llega con posibilidades para la última jornada. En esa terna de candidatos se ha colado Pinaut, vencedor de la etapa que se llevó el premio gordo de las bonificaciones y se queda tercero en la General.

 

 

Mañana se decidirá todo en la crono final de Monza de 30 kilómetros. Ahí Nairo tendrá que aguantar una ventaja escasa para una prueba en la que no destaca como una de sus virtudes. Tiene 39 segundos de ventaja sobre Nibali, 43 sobre Pinaut y 53 sobre Dumoulin. Díficl, pero no imposible aguantar la maglia rosa. 

Nairo Quintana recupera la maglia rosa sin atacar

Tom Dumoulin avisó durante el duro cruce de palabras que mantuvo con Nairo y Nibali, que sus dos perseguidores se cuidaran de no perder el podio en la búsqueda de la maglia rosa. Pues bien, a falta de la contrarreloj del domingo donde se definirá todo y donde parte con ventaja, el que acabó reventado en la subida al Piancavallo fue el holandés.

 

 

Nairo Quintana le descontó más de un minuto en la etapa 19 sin apenas quererlo. Se enfundó la maglia rosa en un mal día del corredor holandés. Ahora tiene 38 segundos de ventaja. Pero las piernas que ha mostrado en lo que lleva de ronda italiana hacen dudar de que pueda aguantar esa ventaja en la crono final del domingo en Monza.

 

 

En el Giro en el que más se le esperaba, Nairo aún no ha mostrado el poderío que se le demandaba. El balance favorable de hoy invita a un optimismo efímero que se podrá confirmar mañana, con la etapa de montaña, o se podrá quedar en la ilusión si no descuenta más tiempo.

 

 

Nairo no atacó, simplemente dejó correr el grupo para llegar con una ventaja que le concede momentáneamente la cabeza de la General. El que sí apretó al final fue Pinaut, candidato tapado para la crono del domingo y al Giro. Dumoulin no pudo seguir el ritmo y se quedó cortado. Sus rivales directos lo aprovecharon para recortar la diferencia.

 

 

Aunque de la forma más ilusa. Nibali y Nairo se cruzaron miradas para pasarse la iniciativa. Pero ninguno de los dos acabó siendo el verdadero agitador de la etapa. La victoria fue para Mikel Landa, que repite triunfo. El corredor del Sky fue el que más empeño puso en una jornada en la que todos se cedieron el protagonismo.

 

 

En medio de esa incredulidad, los beneficiados son Nibali y Nairo. Mañana tendrá una nueva oportunidad con la última etapa de montaña antes del ataque final en la contrarreloj.

Pierre Rolland se lleva la etapa 17, Nairo sigue a 31 segundos

Pierre Rolland puso el primer sello francés al Giro de Italia. El corredor galó se llevó la etapa 17 después de culminar un ataque temprano a más de 120 kilómetros de meta. Le metió junto al resto de escapados 15 minutos al pelotón donde marchaban los favoritos Tom Dumoulin, Nairo Quintana y Vincenzo Nibali.

 

 

Ya cerca del final de etapa, Rolland emprendió un nuevo ataque para llevarse la etapa, su primera victoria en la ronda italiana y la primera del ciclismo francés en esta edición 100 del Giro.

 

 

En esta última parte, el pelotón le recortó distancia. Llegaron a ocho minutos del francés, con todo el grupo de favoritos pegado, por lo que no hubo diferencias en la General.

 

 

Nairo sigue a 31 segundos del líder Tom Dumoulin. Mañna tendrá una nueva oportunidad para pegar un golpe a la clasificación con la 18ª etapa, en la que se concentran cinco ascensos de montaña entre Moena y Ortisei, para una jornada de 137 kilómetros.

Tom Dumoulin: "Tuve que cagar, no podía aguantar más"

El líder del Giro, Tom Dumoulin, fue el protagonista de la jornada por unas urgencias inesperadas que le truncaron la etapa y puede que el resto del Giro. El desafortunado momento en el que subiendo el puerto de Umbrailpass se dio cuenta de que no podía aguantar más las necesidades mayores que demandaba su estómago. Dumoulin hizo la parada inesperada y el punto lo aprovecharon sus dos rivales directos, Nibali y Nairo, para dar un golpe en la General.

 

 

Al término de la etapa, Dumoulin mostró su enfado con sus rivales, por no respetar el percance al igual que él hizo el domingo cuando Nairo se cayó. Pero lo primero es lo primero y el corredor dio su versión de por qué no tuvo otra opción que detenerse: “Necesitaba, con perdón, cagar. Iba realmente mal en el descenso del Stelvio y al subir el Umbrailpass tuve que parar. Me sentí sólo y decidí pelear, pelear, pelear”.

 

 

Dumoulin se quedó solo, sin sus compañeros de equipo por circunstancias. Tuvo que apretar y luchar para no hacer aún más grande la diferencia y perder el liderato: “La verdad es que estoy disgustado. Tengo la maglia rosa, pero sigo muy enfadado. El tema dará que hablar y el cabreo de Dumoulin no se le irá después de lo sucedido en la etapa de hoy.

Nairo y Nibali dan un 'apretón' al Giro por urgencias de Dumoulin

Nairo Quintana y Vincenzo Nibali se aprovecharon de una urgencia de Tom Dumoulin para pegarle un duro golpe en la General. El ataque del italiano al holandés,q que no pudo frenar el de Movistar, será muy discutido en las próximas jornadas. Pero es un hecho que la diferencia considerable que tenía el de Sunweb sobre sus dos máximos competidores, se ha reducido más de un tercio después de la jornada de hoy.

 

 

El tema dará que hablar. Tom Dumoulin, quien el pasado domingo esperó a Nairo en el descenso por una inesperada caída, tuvo un imprevisto de los que no tienen salida. Al corredor holandés le entraron las ganas de hacer sus necesidades en mitad de la etapa, cosa natural que no tenía como parar. Se echó a un lado en la cuneta y se paró para atender sus urgencias mayores.

 

 

El hecho, que puede parecer de lo más cómico, no lo fue para Dumoulin. Mientras daba rienda suelta a la efervescencia de su estómago, sus rivales lo aprovecharon para pegar un ataque demoledor de cara a la clasificación. Injusto, muchos dirán, pero al fin y al cabo legítimo, que es lo que cuenta. 

 

 

El irrespetuoso fue sobre todo del lado de Nibali. El italiano vio la oportunidad idónea para pegar un zarpazo en la General y mandó a sus compañeros de equipo tocar el zafarrancho. Nairo, que no quería tirar para devolverle el caballeroso gesto del domingo a Dumoulin, tuvo que apretar el ritmo para no dejar escapar al ‘Tiburón’. En esa lucha se coló también Mikel Landa, escapado en solitario desde bastante antes.

 

 

La vanguardia dio el hachazo con respecto al grupo de Dumoulin, rezagado después del imprevisto. Nibali comenzó con su ataque serio en el descenso del Stelvio para llevarse la etapa y solo Landa le aguantó el ritmo. Nairo se quedó un poco retrasado, aunque seguía mirándolos de cerca. A una distancia suficiente para perder 12 segundos en la llegada a meta. 

 

 

La recta final se la llevó Nibali, auténtico protagonista de la jornada. Para algunos de forma infausta por su ataque en el preciso momento en el que a Dumoulin le vino un apretón imparable. Nairo también tuvo una jornada dorada. Recorta más de 2 minutos y se queda segundo a tan solo 31 segundos del líder. Por detrás, ya acecha Nibali, con 1′ 12” de diferencia con la cabeza.

Nairo está convencido de que puede ganar el Giro en la montaña

Nairo Quintana no piensa tirar la toalla en el Giro de Italia. el corredor colombiano espera dar el do de pecho en los cinco días que restan de competición para remontar la diferencia que tiene en estos momentos con el líder Tom Dumoulin. Quedan etapas de montaña, al especialidad del boyacense, y un objetivo en mente, recuperar la maglia rosa.

 

“Hemos estado en estas situaciones ya varias veces. Unas nos han salido bien y otras no, pero siempre damos lo máximo para conseguirlo. Tenemos por delante cinco días en teoría favorables para nosotros. El líder está bien, pero no sabemos cómo puede reaccionar ante este recorrido”, confesó Nairo hoy en rueda de prensa.

 

 

Nairo espera que su equipo loa compañero al liderato. Hace unos días un excompañero ahora gregario de Nibali, Visconti, criticó duramente el trabajo en equipo de Nairo aludiendo que no tenía amigos en su filas. Hoy prefirió hacer caso omiso al hecho y tiene toda la confianza puesta en sus camaradas de escuadra.

 

 

“Por nuestra parte tenemos un gran conjunto y confió en todos mis compañeros para luchar por el triunfo. Estamos convencidos de que podemos hacerlo. Es verdad que normalmente siempre estoy muy bien en la tercera semana. Espero que la caída de ayer no me lastre porque estaba en un gran estado físico. En teoría, se me tiene que dar bien esta tercera semana”, dijo.

 

 

El colombiano sufrió una caída durante un descenso en la última etapa del domingo. Nairo explicó que está totalmente recuperado del golpe y listo para dar guerra. “Estoy un poco peor que antes de caerme, pero mejor de lo que podía haber pasado. Solo fue un susto y tengo un par de golpes, pero creo que no va a afectar a mi rendimiento. Dumoulin tuvo ayer un gesto muy bonito cuando mandó esperar. Es verdad que seguramente hubiéramos entrado en el grupo gracias al equipo, pero nos hubiera costado más esfuerzo. Fue un gesto de todo un caballero y lo agradecemos mucho”

 

 

Para empezar la remontada, tiene un hueco ideal en la jornada de de mañana. “Mañana es una etapa muy, muy dura en la que seguramente se puede pagar también el desgaste de lo que va de Giro. Para mi sería bueno que fuera una etapa de mucho castigo, pero también hay que pensar que por delante aún habrá días exigentes, aunque no lo parezca, pueden hacer más daño y todavía más diferencias”.

 

 

Nairo también se refirió al gran momento que atraviesa el líder, Tom Dumoulin, quien hasta ahora demostrado estar muy fuerte en lo que va de Giro. “Sólo le vimos reventar el último día en una gran montaña. Aquí hemos tenido ya puertos de mucha entidad y se ha defendido muy bien. Para mí la sorpresa no que esté ahí, sino cómo esta andando, mucho más de lo previsto. Está demostrando que está en un gran forma y de momento no ha demostrado ninguna debilidad”.

 

 

En Oropa, con una final en alto, dejó en evidencia en su especialidad a Nairo. “Nos dejó a todos los escaladores atrás. Ahora habrá que ver si mantiene la regularidad en las subidas que vienen, que son bastante largas. Nuestra esperanza es que baje un poco en esta tercera semana y que nosotros vayamos mejor al ser etapas con más de un puerto”.

 

 

Nairo tendrá que apurar sus opciones antes la última etapa de la crono final, donde Dumoulin parte con gran ventaja. El Mortitolo, y Stelvio serán los lugar ideales para buscar esa renta. “No sé con qué diferencia debería llegar a la última contrarreloj. El objetivo es por lo menos restarle el tiempo que nos lleva ahora y tener algo más para la crono final. No sé realmente cuánto necesitaría; no sé si treinta segundos, cuarenta. De momento pienso en la etapa de mañana. Por lo menos si no le quitamos tiempo mañana al líder, al menos trataremos de quitarle fuerzas”