Alcaldía de Bogotá se niega a suscribir pacto ambiental

En el marco de la audiencia “Pacto de vida por los cerros orientales” que se realizó, en el Congreso de la República, las entidades del Distrito que fueron invitadas al evento, se negaron a firmar un pacto ambiental sugerido por la propia comunidad, las organizaciones sociales que hacen presencia en el territorio y los congresistas citantes a la audiencia pública, Ángela María Robledo, Angélica Lozano, Alirio Uribe e Iván Cepeda.

 

El pacto en mención, tiene como objetivo establecer un acuerdo básico sobre la necesidad de concebir y actuar de manera decidida, articulada y coherente con este espacio de vida y biodiversidad que son los Cerros Orientales de la ciudad, que exige garantías para conservar lo que hay que conservar y garantizar la habitabilidad digna de sus pobladores históricos rurales y urbanos.

 

La congresista Ángela María Robledo de la Alianza Verde, aseguró que la Alcaldía de Bogotá está más preocupada por legalizar y favorecer a algunas de las empresas constructoras que le aportaron a su campaña que por proteger las reservas ambientales que tienen una incidencia directa en la salud y calidad de vida de los bogotanos. “Esta decisión evidencia la falta de voluntad de la administración distrital para cumplir las órdenes del fallo que protege los cerros y que tiene una incidencia directa en unas 96 mil personas que habitan en las cinco localidades de los cerros orientales”, aseguró.

 

De igual manera, el Representante a la Cámara Alirio Uribe Muñoz, afirmó que como Congresistas seguirán haciendo control político a las entidades del Distrito comprometidas, “continuaremos acompañando a las comunidades en la exigibilidad del cumplimiento del fallo judicial en todos sus contenidos, no vamos a permitir como al parecer  quiere Peñalosa, que se cambie el uso del suelo para poder favorecer a sus amigos constructores y llenar de cemento los cerros” afirmó

Dentro de los principales compromisos propuestos a la administración distrital, se encontraban, evitar nuevas urbanizaciones en el área no ocupada de la franja de adecuación y cambios en el uso del suelo, invertir en programas concertados socialmente en relación al mejoramiento integral de barrios y veredas y la potenciación de economías solidarias y populares y destinar recursos suficientes para el cabal cumplimiento del fallo del Consejo de Estado proferido en el año 2013, el cual reconoció la necesidad de legalizar los barrios populares y a la vez orientó proteger y conservar el patrimonio natural.

Publicidad

TransMilenio y los bloqueos a todos los bogotanos

En las últimas semanas, el sistema TransMilenio ha sufrido todo tipo de bloqueos organizados y sistemáticos por personas que han incurrido en actos de vandalismo. Los buses, cargados con pasajeros, han sido atacados con piedras, puntillas y hasta monedas (para rayar los buses). ¿Y quién gana con esta forma violenta de protestar? Nadie. Todos los ciudadanos resultamos perdiendo.

 

Veamos 10 razones.

 1. En primer lugar, pierden los propios usuarios que deben abandonar los buses por razones de seguridad, con el grave impacto que eso trae para la movilidad. Dos, pierde la ciudad directamente, porque los daños se cubren con todos nuestros impuestos y así le quitamos recursos a la salud o a la educación. Y, en tercer lugar, pierden los que incitan a protestar con violencia, porque las autoridades judiciales ya están próximas a castigar severamente a aquellos que se comportan de esta forma.

 

2. Los bloqueos violentos, según investigan las autoridades, podrían estar siendo convocados con otro tipo de intereses políticos. Es decir, algunas personas tendrían otro tipo de motivaciones más allá de protestar, de forma legítima y pacífica, por las dificultades que atraviesa TransMilenio.

 

3. La situación del sistema se agravó en los últimos ocho años. Cuando TransMilenio nació, en la primera Alcaldía de Enrique Peñalosa, era un orgullo de la ciudad y cambió por completo la forma de movilizarse de millones de ciudadanos. Atrás quedaron los buses viejos del transporte público tradicional y se le abrió paso a un sistema moderno, con tarjeta de pago y paraderos establecidos, que sin duda contribuyó a una mejor ciudad y a una mejor movilidad. Sin embargo, por ejemplo, la infraestructura del sistema sufrió una parálisis en los últimos años. En el 2015, por ejemplo, debía haber en funcionamiento 388 kilómetros de troncal por toda Bogotá. Hoy, apenas hay 114, por cuenta del atraso en todos los planes de construcción de nuevas troncales que se proyectaron cuando nació TransMilenio, en el 2000.

 

4. Subir anualmente las tarifas del transporte público en cualquier ciudad, como el agua o la luz, es una necesidad y casi que una obligación, por el incremento tradicional de los costos en una economía de mercado con inflación. Estos incrementos debían ser progresivos en los últimos años, pero no fue así.

 

5. Si las tarifas de TransMilenio hubieran tenido el aumento habitual de 100 pesos entre 2012 y 2015, el pasaje en este último año estaría en 2.100 pesos. No ocurrió así, y se mantuvo en 1.750 pesos e incluso se bajó en hora valle a 1.400 pesos, con todo el impacto económico y fiscal que ello tiene para sostenibilidad del sistema.

 

6. La Alcaldía Peñalosa está actuando con responsabilidad frente a TransMilenio. Lo más fácil sería no incrementar las tarifas y seguir profundizando la crisis del sistema. Sin embargo, como lo han reconocido ciudadanos y expertos, su decisión fue la más responsable con todos los ciudadanos y usuarios de TransMilenio, pues evita que una crisis fiscal impacte gravemente la prestación del servicio.

 

7. La reciente modificación tarifaria no solo dejó la tarifa en 2.200 pesos, sino creó beneficios que hasta ahora no existían: A partir del primero de abril ningún trasbordo costará más de 200 pesos:

 

–  De $300 a $0 cuando el usuario pasa de un TransMilenio a un SITP.

– De $300 a $0 cuando el usuario pasa de un SITP a otro SITP.

– Y de $300 a $200 cuando el usuario pasa de un SITP a un TransMilenio.

 

Otro beneficio adicional que se incluyó, es que se pasa de 75 a 95 minutos el tiempo en el que se puede hacer trasbordo entre TransMilenio y SITP y a la inversa.

 

8. La recuperación de TransMilenio ya está en marcha. La Alcaldía Peñalosa puso a andar un plan para ampliar la infraestructura, mejorar el servicio, reorganizar las rutas y frecuencias y construir más troncales. El propio Alcalde ofreció excusas a los ciudadanos por las dificultades, que se están buscando solucionar,

 

9. Pero el sistema, además de una reestructuración profunda, necesita guardianes de la cultura, y ciudadanos dispuestos a dar buen ejemplo a la hora de ingresar y salir de un articulado, a no arrojar basuras, a no dañar las puertas ni los torniquetes, a respetar a otros ciudadanos, a no colarse. Solo en el 2016, la Policía impuso 6.000 comparendos a colados.  Todos tenemos que poner nuestro grano de arena.

 

10. Es clave no dejarse engañar por quienes solo tienen intereses políticos y que cuando estuvieron al frente de la ciudad no hicieron nada para sacar a TransMilenio adelante.

 

 

Publicidad

"Yo le ofrezco a Bogotá una ciudad segura"

A cinco días de las elecciones locales del próximo 25 de octubre, Confidencial Colombia entrevistó a los candidatos a la Alcaldía de Bogotá que van punteando los sondeos de opinión. Rafael Pardo Rueda habló sobre varios aspectos de Bogotá.

Leer más

Publicidad

El eclipse del progresismo en Bogotá

La adhesión de María Mercedes Maldonado a la campaña de Clara López y su renuncia a las pretensiones de ser alcaldesa de Bogotá dejan ver la pérdida de poder efectivo del progresismo representado por Gustavo Petro, en el electorado capitalino.

Leer más

Publicidad

Petro evoluciona satisfactoriamente

Según el último parte médico de la Fundación Santafé, el Alcalde Mayor, Gustavo Petro, evoluciona de manera satisfactoria y es muy posible que sea dado de alta el próximo lunes.

Leer más

Publicidad

El SITP vive sus horas más bajas entre los bogotanos

La  grave crisis en el Sistema Integrado de Transporte Público (SITP), que hacen muy difícil la viabilidad real y el equilibrio financiero, ha sido objeto de varios debates de control político en el Concejo de Bogotá, sin embargo las consecuencias de estas falencias se están viendo en el servicio prestado que ha puesto en peligro la integridad de los usuarios.

Leer más

Publicidad