Los penes encajan con el encaje

Las tangas, bragas, bodies y brasieres, han sido relacionadas tradicionalmente con las mujeres. Sin embargo, alrededor del mundo existen cientos de hombres que prefieren utilizar este tipo de prendas bajo sus atuendos masculinos, incurriendo en un tabú.

Desde los Estados Unidos, Doug escribe en un foro sobre ropa interior: “He comprado la ropa interior de HommeMystere en los últimos 2 años. Mi esposa le encanta cuando me lo pongo -, De hecho, ella dice que está celosa porque mi ropa interior se ve mejor que la suya”. Sin más contexto, se podría pensar que el anterior comentario hace alusión una simple compra de prendas íntimas.

 

Anuncios

No obstante, vale la pena resaltar que HommeMystere no es una tienda de ropa interior masculina convencional, es un sitio web especializado en lencería para hombres. Allí es posible encontrar desde bragas, tangas, hasta brassieres medias y ligueros.

 

Según el DSM-IV-TR, cuando un sujeto siente la necesidad de vestirse con ropas del otro sexo, sin tener un trastorno de identidad, sino con el único fin de sentir placer sexual, puede ser catalogado como fetichista travestista.

 

Aunque dicha conducta podría asociarse erróneamente con la homosexualidad, algunos estudios revelan que tan sólo el 29% de quienes se travisten son gais.

 

Con el tiempo, algunos pierden la excitación al travestirse pero continúan vistiéndose de mujer. Sin embargo, este no es un comportamiento aislado, alrededor del mundo, hombres como Doug han incurrido en este tipo de prácticas, debatiéndose entre el placer y el temor, ya que al ser heterosexuales, su predilección por la ropa femenina les perturba.

 

De allí que sitios como  HommeMystere tengan tanto éxito, pues no sólo se trata de encontrar ropa interior con características “femeninas” que se acomode perfectamente a la anatomía masculina, sino que es posible encontrar otros sujetos, provenientes desde todos los puntos cardinales del planeta que atraviesan por la misma situación.