Compras orgásmicas por internet

Los cupones son uno de los servicios más utilizados para comprar juguetes sexuales debido a la confidencialidad de las compras por Internet. La red se ha convertido en el mejor aliado de los usuarios que solicitan,  entre sus preferidos, lubricantes y vibradores.

Anuncios

Ya no es nuevo que la gente compre en Internet además de tiquetes aéreos y tratamientos de belleza, objetos de placer. Muchos colombianos están empezando a explorar la amplia oferta que ofrece la industria del sexo gracias a las ventajas que ofrece el comercio electrónico.

 

El auge en el país de las compras en línea ha dejado de sonrojar a los colombianos y por el contrario está disparando las compras de artículos lujuriosos en el país. De acuerdo a un estudio de Cuponatic los productos que más compran las personas son: juguetes sexuales, condones de sabores, consoladores, vibradores y anillos retardantes, disfraces, entre otros, y los servicios que más seducen a los internautas son los rejuvenecimientos vaginales y las terapias en pareja.

 

Lo que antes avergonzaba a muchos ahora sólo son números positivos para los comerciantes y fabricantes. En el caso de las cuponeras, uno de los servicios más empleados por los colombianos para comprar online, las ventas de juguetes sexuales se han incrementado debido a que ofrecen confidencialidad a sus consumidores así como la opción de adquirir ‘tentadores productos’ en la comodidad del hogar los 7 días de la semana durante las 24 horas del día.

 

Los cálculos indican que las cifras por este concepto representan el 10% de sus ventas y en su mayoría son ordenados por mujeres.

 

Según Camilo Perdomo, country manager de Cuponatic la red esta cada vez más “caliente porque no se tiene que esconder de nadie ni sentirse avergonzado yendo hasta el sexshop. La gente puede escoger entre una gran variedad de productos que reciben en la comodidad de su casa en cuestión de días”.

 

Con este tipo de tácticas comerciales, la vida sexual de los colombianos se ha convertido en un factor clave por el que las empresas que venden productos y servicios en Internet se están preocupando cada vez más.

 

Los tabúes están desapareciendo con la llegada de los comercios electrónicos en los que se pagan desde $14.000 mil pesos por un kit de 24 condones hasta $60.000 por un completo kit erótico para parejas, pasando por un vibrador discreto que puede costar $45.000 y hasta un rejuvenecimiento vaginal por menos de $100.000.