Política

Peñalosa, ¿precandidato Uribista?

Publicidad

Luego de su renuncia a la codirección del Partido Verde, el exalcalde de Bogotá podría llegar a las filas del movimiento uribista Centro Democrático. A pesar de que Peñalosa aseguró que seguirá en los verdes, Confidencial Colombia conoció que ha sostenido varias reuniones con representantes de la nueva fuerza política y que su nombre no se descarta como precandidato presidencial por esa colectividad.

Parece que la renuncia de Enrique Peñalosa a la codirección del Partido Verde es otra de las movidas que el ajedrez político nacional plantea en estos días. El exalcalde de Bogotá estaría en la baraja del nuevo movimiento uribista Centro Democrático, para hacer parte de una eventual lista al Senado o incluso para competir en una precandidatura presidencial.

Confidencial Colombia conoció que hace menos de 10 días, Peñalosa y uno de los “fundadores” del Centro Democrático se reunieron para hablar sobre el futuro político del exalcalde y las posibilidades de cabida de él en el nuevo uribismo. A pesar de que Peñalosa dijo que permanecerá, por ahora, en los verdes, desde la colectividad no descartan su presencia.

“Peñalosa está próximo al Centro Democrático, muy próximo”, señaló a Confidencial Colombia un miembro del movimiento que prefirió no dar su nombre. Hace pocos días, el nombre del hasta hoy líder del Partido Verde sonaba para hacer parte de una lista al Senado por el uribismo.

Sin embargo, la fuente consultada por Confidencial Colombia señaló que tanto la aspiración de Peñalosa como las expectativas de quienes lo convocaron al Centro Democrático es que el exalcalde haga parte de una precandidatura presidencial y compita con Óscar Iván Zuluaga y Martha Lucía Ramírez por ser el elegido del uribismo para las elecciones de marzo de 2014.

La trayectoria de Peñalosa ha estado cada vez más cerca al expresidente Uribe y muchos afirman que es el momento de que el exalcalde ingrese de manera definitiva a representar estos sectores del país.

El lugar de Peñalosa

Enrique Peñalosa y Álvaro Uribe Vélez no son personajes lejanos. Tras una satisfactoria alcaldía de Bogotá, entre 1997 y 2001, Peñalosa abandonó el país para dedicarse a estudiar en Estados Unidos.

Sin embargo, comenzó a gestar desde los puestos una estrecha relación con el recién llegado a la Casa de Nariño, Álvaro Uribe. El nuevo mandatario le apostó a la “cantera peñalosista” para conformar tanto su gabinete ministerial como los personajes más cercanos a su administración.

Por recomendación de dos mujeres de la entraña de Peñalosa, Alicia Arango y Sandra Suárez, quienes lo acompañaron en los 10 meses de campaña previos a su primer periodo presidencial, los funcionarios que acompañaron al exalcalde llegaron al gobierno nacional.

Es así como Cecilia María Vélez, Carolina Barco, la propia Alicia Arango, Luis Alfonso Hoyos María Consuelo Araujo, Andrés Escobar Uribe y Beatriz Londoño pasaron de ser funcionarios del Distrito para convertirse en fichas claves del engranaje uribista en el periodo 2002-2006.

Dos de sus funcionarios más controvertidos, y que hoy enfrentan líos judiciales, también llegaron a Palacio desde las huestes de Peñalosa. María del Pilar Hurtado, exdirectora del DAS y hoy asilada en Panamá, fue secretaria general y luego directora del Instituto distrital para la recreación y el deporte (IDRD) así como asesora de Andrés Camargo en el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) durante la alcaldía de Enrique Peñalosa.

Edmundo del Castillo, quien se desempeñó como secretario jurídico de Presidencia y hace poco fue absuelto por la Procuraduría de haber incurrido en una falta disciplinaria por la reunión que sostuvieron en Casa de Nariño miembros de grupos paramilitares y funcionarios de Estado, fue también asesor jurídico externo en el Gobierno de Peñalosa.

En 2007, cuando Uribe seguía en el poder y se aproximaban las elecciones a la alcaldía de Bogotá, Peñalosa se convirtió en el candidato del uribismo y del Partido liberal y fue derrotado por el elegido por el Polo Democrático para la elección, Samuel Moreno Rojas. Desde la oposición, Uribe y Peñalosa atacaron la gestión del menos de los Moreno.

Publicidad

Pero en 2011 fue cuando se estrecharon definitivamente los lazos entre los dos líderes políticos. En los primeros días de marzo, cuando Peñalosa ya enfilaba sus baterías para disputarle la alcaldía a Gustavo Petro, recibió el apoyo del expresidente Uribe, decisión que causó un gran debate al interior del Partido Verde.

Desde entonces se hicieron comunes los elogios mutuos, los eventos en barrios populares en los que el exmandatario le tenía, literalmente, el megáfono a Peñalosa para que dijera sus discursos.

También se convirtieron en postales las imágenes del candidato y su asesor principal dando paseos en bicicleta por las calles de la ciudad

Video, Noticias Uno

Uno de los momentos más recordados en la relación Uribe-Peñalosa fue cuando, en un evento de campaña del candidato a la alcaldía, los miembros del partido verde y los de la U bailaron juntos el Asejeré, una reconocida canción española. Allí, hasta Luis Eduardo Garzón, hoy consejero del presidente Santos, dejó ver sus dotes de bailarín.

Video, Noticias Uno

Las redes sociales no se quedaron por fuera del acercamiento entre Peñalosa y Uribe. En esa campaña intercambiaron elogios a través de Twitter. Uribe escribió en su momento “Peñalosa Alcalde, en Bogotá con quien debe ser el alcalde que la ciudad merece” y “Peñalosa Alcalde, honesto y gran realizador y tiene carácter”.

Peñalosa, entretanto, no se quedó atrás y vinculó lo actuado en su administración con la popularidad del exmandatario. “Hay un gran cariño por el presidente Uribe donde nosotros hicimos acueductos, colegios y toda clase de obras sociales”, dijo.

 

Las presidenciales de 2014 podrían significar la llegada de Peñalosa al que parece ser su lugar natural: al lado del expresidente Uribe y defendiendo el legado del que en varias ocasiones ha sido su patrocinador.

Previous ArticleNext Article