Indígenas en resistencia

Ni los ataques de las Farc, ni la indolencia del Estado, ni las propuestas de militarizar y destruir viviendas por parte del presidente Santos, van a hacer que los indígenas del norte del Cauca abandonen sus territorios.

2011-07-11 De vez en cuando Colombia pone sus ojos sobre las comunidades indígenas del Cauca. Esta vez, como tantas otras, un ataque del grupo guerrillero Farc al municipio de Toribío puso de nuevo en el radar a un pueblo que vive en medio de la guerra.

Los cabildos son autónomos, se declaran pueblos en resistencia y hasta tienen una guardia propia. Pero la necesidad de vencer, de derrotar al enemigo, los ha convertido en un puente de fuego cruzado entre los irregulares y las fuerzas militares.

“Tanto el ejército como los grupos al margen de la ley quieren militarizarnos”, señala Miller Correa, gobernador del cabildo de Tacueyó. Precisamente allí, el Presidente de la República ha propuesto crear un batallón de alta montaña. Para los indígenas esta no es la solución.

Anuncios

“Los indígenas tienen la razón. El esfuerzo del Estado por militarizar y no permitir el acceso de la guerrilla a los pueblos no ha dado frutos, o sino no se presentarían situaciones como las del fin de semana anterior,” dijo el alcalde de Toribío, Carlos Alberto Banguero.

La preocupación los ha llevado a programar una audiencia, una denuncia pública que seguramente se realizará el 20 de julio y en la que se fijará la hoja de ruta que seguirán las autoridades indígenas de ahora en adelante.

Se sienten decepcionados. Allí llegó la “seguridad democrática” de la mano de Álvaro Uribe y su discurso de vencedores y vencidos, y nada pasó. Allí llegó también el presidente Santos este domingo, a proponer que mediante orden judicial se destruyan casas desde donde se generen actos terroristas.

El problema es que, según el alcalde Banguero, “muchas veces la guerrilla se toma las casas, y ni siquiera deja salir a los dueños. Esto es un secuestro y desde allí realizan las acciones violentas.”

“El presidente vino aquí el domingo a proponer bala para todo el mundo, a ver el partido de Colombia y a gritar los goles de Falcao. Pero lo que necesita este pueblo es inversión, visibilidad, desarrollo.” Dice James Yatacué, interconsejero de la Asociación de Cabildos del Cauca.

De todos modos no se van a ir, son hijos de esa tierra y la van a defender. Por eso creen que la solución más viable es fortalecer la guardia indígena, un organismo que presta labores de vigilancia y alerta autónoma a los pobladores de la región.

“Nos nos van a doblegar”, dice Cuello. “Nos piden que desalojemos el territorio y no lo van a lograr. Somos una comunidad indígena en resistencia”, concluye Yatacué.