Placeres

‘Parásitos’, la película que tiene encantado a todo Hollywood

“Que vive a costa de otro de distinta especie, alimentándose de él y depauperándolo sin llegar a matarlo”, es la primera definición que aparece en la RAE de la palabra ‘Parásito’ y es ese precisamente, el concepto que engloba de manera concisa el filme que hoy en día es sensación en Hollywood.

La historia se cierne en la familia Kim, que vive en un semisótano sumida en la pobreza y todos los integrantes se encuentran sin trabajo. No obstante, al hijo mayor se le da la oportunidad de impartir clases de inglés en casa de los Park -una familia acaudalada- y ahí la suerte de los Kim da un giro próspero. Pronto, el resto de integrantes de los Kim comienzan a trabajar para los Park engranando una serie de situaciones cuyo destino fatal nadie puede esquivar.

Como los parásitos, en la historia logramos ver cómo los Kim no serían capaces de subsistir sin los Park y viceversa. El contraste en varias escenas es fundamental. En cuestión de horas -en la línea de tiempo de la película- podemos ver cómo uno de los personajes pasa de estar buscando cómo robar wi-fi a estar bañándose en un jacuzzi o a terminar huyendo de una catástrofe natural.

Tomada de ibdm.com

Sin tanto preámbulo, ‘Parásitos’ es una película que carece de género, aunque se ha encasillado como una tragicomedia, donde el tema que más sobresale es el de clasismo sobre todo en Corea del Sur. Sin embargo, podemos captar que es una historia que se acopla a cualquier contexto de la era contemporánea.

La idea de usar los dos apellidos más comunes de Corea del Sur para cada familia no es una simple ligereza. La brecha entre ambas familias es gigante y la cinta mezcla esa crítica social con el humor negro y la tragedia saliéndose de los moldes preestablecidos.

“una comedia sin payasos y una tragedia sin villanos

Finalmente, hay una reflexión sobre la la inutilidad de tener todo fríamente calculado. Ki Taek, el patriarca de los Kim le dice a su hijo Ki-Woo que el plan que tenía ante un hecho inesperado era ningún plan, ya que ese nunca falla.

Según su director, Bong Joon-HO, el filme es “una comedia sin payasos y una tragedia sin villanos”. Realmente, se desprende del maniqueísmo común que se denota en la industria y ya depende del espectador decidir con cuál de los espectadores genera más empatía.

En grises se da el desarrollo de los personajes. La película es impredecible, se nutre del engaño y hay un tercer elemento que trastoca la armonía que hay en la utopía del plan de los Kim y de la tranquilidad de los Park.

La película comenzó su senda victoriosa llevándose la Palma de Oro en el Festival de Cannes y ya ha triunfado en los SAG Awards por Mejor Elenco y en los Globo de Oro a Mejor Película Extranjera. Su próxima meta es llevarse la estatuilla de Mejor Película en los Premios Oscar. Ha derrotado grandes producciones como ‘Once Upon A Time in Hollywood’ de Quentin Tarantino o ‘The Irishman’ de Martin Scorsese.

Bong Joon-Ho es un viejo conocido en la industria desde ‘Memories of Murder’ (2003) y últimamente por dirigir Okja, serie que está en Netflix. Además, no descarta que ‘Parasitos’ tenga una serie más adelante.

La 21 películas del Studio Ghibli que se podrán ver en Netflix

Publicidad
Previous ArticleNext Article