Louise Glück, la nueva Premio Nobel de Literatura y su relación con la anorexia

Louise Glück, Premio Nobel de Literatura 2020

“Por su inconfundible voz poética que con austera belleza hace universal la existencia individual”: con esta razón el Premio Nobel de Literatura fue merecido por la poetisa neoyorquina Louise Glück.

Su padre, Daniel Glück fue el primero de su familia en nacer en los Estados Unidos. Los abuelos de Louise Glück -húngaros judíos-  migraron a los Estados Unidos y en New York se establecieron con una tienda. Daniel Glück tuvo el deseo frustrado de ser escritor y ese deseo lo tomó su hija.

Anuncios

Durante su juventud sufrió de anorexia y sobre esta enfermedad, en algún momento relacionó esta enfermedad con la muerte de una hermana antes de que ella naciera.

Sobre la anorexia alguna vez reflexionó:  “La verdadera tragedia es que la anorexia no tiene una intención autodestructiva, aunque su resultado suele serlo. La premisa es ciertamente constructiva: construir un yo, distinguir el yo del otro, que se hace con un acto de repudio, separándose del cuerpo… Entendí que en algún momento iba a morir. Lo que supe más vívidamente, más visceralmente, fue que no quería morir”.

En 1993 había ganado el Premio Pulitzer de poesía con su trabajo Wild iris (El iris salvaje). Con un estilo autobiográfico, la escritora ha sido ampliamente laureada a sus 77 años con diferentes distinciones.

Dejamos un poema de su autoría a continuación:

*Puerto deportivo

Mi corazón era un muro de piedra

que tú de todas formas traspasaste.

 

Mi corazón era un jardín isleño

a punto de ser pisoteado por ti.

 

Tú no querías mi corazón;

tú ibas de camino a mi cuerpo.

 

Nada de eso fue mi culpa.

Lo eras todo para mí,

no sólo belleza y dinero.

Cuando hacíamos el amor

el gato se iba a otro cuarto.

 

Entonces me olvidaste.

 

No en vano

las piedras

se estremecían alrededor del jardín enmurallado:

 

no hay nada allí ahora

excepto ese salvajismo que la gente llama naturaleza,

el caos que se hace con todo.

 

Me llevaste a un lugar

donde llegué a ver la maldad en mi carácter

y me dejaste ahí.

 

El gato abandonado

gimotea en el dormitorio vacío.

*Perteneciente a Meadowlands

Le puede interesar: A los 88 años fallece la escritora Toni Morrison, primera afroamericana en ganar Premio Nobel

Anuncios