Los 17 fetiches sexuales más extravagantes del mundo

Por lo general, las relaciones sexuales con o sin pareja se viven desde la intimidad, de forma privada y personal. En ese espacio podemos ser capaces de dejarnos llevar por nuestra imaginación; la mente, el cuerpo y las emociones se fusionan, llevándonos a disfrutar de situaciones prohibidas o arriesgadas.

Sin embargo, existen personas que llevan sus deseos sexuales y fantasías un paso más allá. A veces las materializan en objetos fetiches, en situaciones bizarras o con manías muy extrañas. Esto se conoce popularmente como fetichismo, un tipo de parafilia de la cual los sexólogos han catalogado más de 130 categorías distintas.

Contenido recomendado: ¡Confirmado! El tamaño del pene sí importa, según un nuevo estudio

Anuncios

A pesar de que en la actualidad no resulta raro conocer algunas formas que existen para satisfacerse, hoy hablaremos de las más extravagantes: todas van un paso más allá de la tradicional relación íntima.

Agalmatofilia. Atracción por estatuas, muñecas, maniquíes u otro tipo de objetos con figura humana.

Ursusagalamatofilia. Filia que consiste en vestirse como animalito de peluche.

Hierofilia. Apetito sexual derivado por los objetos religiosos como cruces, biblias u otros.

Salirofilia. Personas a las que les gusta la idea de ensuciarse durante la práctica sexual.

Parcialismo. Excitación por una parte del cuerpo en específico (pies, manos, espalda, cuello,etc).

Mecanofilia. Personas que se ven excitadas por máquinas o tener relaciones dentro de un coche, autobús, etc.

Odaxelagnia. Morder o ser mordido por la pareja.

Acrotomofilia. Placer sexual con miembros amputados, ya sea con su ausencia o con prótesis.

Coprofilia. Placer experimentado al manipular, tocar u oler los excrementos.

Somnofilia. Individuos a los que les gusta ver o tocar a su pareja mientras están dormidas.

Autoandrofilia. Mujeres a las que les excita vestirse como hombre o fantasear que es un hombre.

Claustrofilia. Un tipo de excitación que se logra estando en espacios extremadamente reducidos.

Chupar pomos. Personas a las que les gusta ver fotos de mujeres lamiendo pomos de puertas.

Tecnosexualismo. Sujetos que ansían tener relaciones sexuales con robots.

Hibristofilia. Excitación hacia los criminales.

Formicofilia. Satisfacción sexual por tener insectos, en especial en los genitales, aunque también por todo el cuerpo.

Cleptolagnia. Es la excitación derivada del robo.