El irlandés detrás del último documental sobre Bojayá

Oisín-Kearney-Bojayá

Por: Juan Carlos Vallejo – Especial para Confidencial Colombia


Tuvimos la oportunidad de conversar con el cineasta Oisín Kearney, un investigador muy influenciado por el Proceso de Paz en su país y a quien hoy concemos como realizador de una gran pieza documental sobre un evento muy doloroso de la guerra en Colombia: la Masacre de Bojayá (Chocó), en mayo de 2002. Kearney ya ha participado en la realización de un documental sobre Cuba: ELIÁN (2017),dirigido por el también irlandés Ross McDonnell.

A continuación nuestra entrevista con el director de BOJAYÁ CAUGTH IN THE CROSSFIRE.

Juan Carlos Vallejo: ¿Cómo surgió el interés por esta investigación? Quién le habló por primera vez de Bojayá?

Oisín Kearney: Soy de Irlanda, y recuerdo el Acuerdo del Viernes Santo de 1998 en mi país, que puso fin a 30 años del conflicto. Supe que el proceso de paz colombiano se basaba de alguna manera en este acuerdo y eso atrajo mi interés. En ese tiempo estaba trabajando en un documental en Cuba, justo en el momento en que las conversaciones de paz colombianas se llevaban a cabo en La Habana. Comencé a investigar y hablar con amigos, y un compañero documentalista en Nueva York me contó sobre la Masacre de Bojayá en 2002.

J.C.V: Hablemos un poco del estilo narrativo del documental

O.K: Los hilos narrativos son la historia contemporánea de Leyner Palacios trabajando por la paz en Chocó, la experiencia de la masacre de algunas de las familias que estuvieron ahí ese día y la historia más amplia del conflicto colombiano. Yo estaba convencido de que la película debería contarse desde la perspectiva de las víctimas de Bojayá, y Leyner Palacios fue ventana perfecta para acceder a la historia. Perdió a 32 miembros de la familia en la masacre y él pudo conectarme con las familias de Heiler Martínez, Cruz Elena y Nelfa, quienes aceptaron compartir sus historias. Cuando trabajamos con el editor Juangus Dinsmore, queríamos que la estructura narrativa revelara lentamente los eventos de la masacre y demostrara la naturaleza cíclica del trauma, volviendo una y otra vez. Esta parece ser no solo la historia de Bojayá, que nuevamente se ve amenazada, sino también la historia de Colombia: el conflicto continúa y los colombianos parecen participar en un proceso repetitivo de recordar y olvidar.

J.C.V: ¿Por qué eligió Bojayá?

O.K: La masacre de Bojayá fue reconocida por el presidente Santos como un símbolo de la necesidad de paz. Con el 98% de los bojayaseños votando por el acuerdo de paz, incluso después de lo que les sucedió, muestra el poder del perdón. Pero al mismo tiempo, no se han abordado las causas del conflicto, y la situación en Bojayá parece ser similar a la de antes de la masacre: con paramilitares y guerrilleros controlando partes del área y matando a civiles. Mientras tanto, el Ejército Nacional no puede detener los asesinatos (incluso en algunos casos ha actuado en alianza con los paramilitares). La historia de Bojayá, para mí, es una forma para que los no colombianos entiendan las complejidades y la tragedia del conflicto colombiano.

J.C.V: ¿Cómo ha sido su experiencia como realizador en este tipo de investigaciones?

O.K: Recientemente trabajé en una película ELIÁN sobre el desplazamiento de cubanos a Florida, y en la preproducción de BOJAYÁ, me encontré con Desplazada pero no derrotada de María Ceballos, sobre su propia experiencia de desplazamiento. También había visto algunas otras películas históricas más de los archivos del Centro de Memoria, que eran un poco más académicas, pero creía que la película necesitaba ser contada desde un punto de vista personal. Quería que Leyner fuera la guía para la audiencia a través de la historia de Colombia y Bojayá. Me convertiría en el “testigo” escuchando lo que él tenía que decir. Justo después de terminar la película, nos enteramos del asesinato del cineasta Mauricio Lezama, quien fue asesinado a tiros mientras producía un documental sobre las víctimas de la violencia en el departamento de Arauca. Me entristeció ver que este cineasta se sumó a la larga lista de personas asesinadas, simplemente por tratar de llevar la historia del conflicto al público cinematográfico.

J.C.V: Cómo ha sido recibida esta pieza en los festivales y espectadores de Europa, Estados Unidos, y resto del mundo.

O.K: La película se mostró en Bojayá y Quibdó y tuvo su estreno internacional en el Festival Internacional de Documentales Hot Docs en Toronto, Canadá, y fue muy bien recibida. Cientos de personas vinieron a ver la película, y me encantó que Leyner pudiera venir a hacer entrevistas y hablar sobre la película. Desde entonces, se ha proyectado en dos festivales en Irlanda, y se debió proyectar en Nueva York y Cartagena, pero esos festivales tuvieron que posponerse debido al estallido de COVID-19. Espero que la película continúe llegando al público. Puede ser una experiencia visual difícil ya que cubre el asesinato en masa de personas inocentes y la dificultad de la lucha contra la violencia sistémica; sin embargo, espero que la gente pueda ver de qué se trata realmente: la celebración del espíritu humano para luchar por la paz., la capacidad de perdonar a quienes te han quitado todo y la persistencia de romper el ciclo mortal de la violencia a través del amor.

J.C.V: Cuál es el valor de estos trabajos audiovisuales en la memoria colectiva?

O.K: Las obras audiovisuales, incluidas las películas, son parte integral de la construcción de la memoria colectiva. Crecí en Irlanda y escuché sobre el conflicto allí, pero fue solo cuando vi ese conflicto representado en una película y un documental que realmente entendí lo terrible que fue y cómo surgió del malentendido. Espero que esta película pueda contribuir a la memoria colectiva del conflicto colombiano, especialmente al dar una voz a los afrocolombianos y asegurar la gente de la ciudad escuche las experiencias de las personas que siempre han sido dejadas al margen, para decidir juntos sobre el mejor camino para que el país avance. Las víctimas deben impulsar el proceso de paz, y deben tener una mayor voz en cómo se desarrolla, simplemente porque son las que más han sufrido. Es difícil escuchar sus historias, pero nada es tan difícil como lo que han soportado. Rindo homenaje a Leyner, a Heiler, a Nelfa, a Cruz Elena y a todas las víctimas de Bojayá. Y espero que Colombia y el mundo puedan escuchar las canciones de los Alabadoras para que la paz pueda venir una vez más al Atrato.

@juankavalle