‘Después de Norma’: un relato entre el duelo, la confrontación y reconciliación



Cuando Norma Botero de Botero quedó enferma de Esclerosis Lateral Amiotróca (E.L.A), el cineasta Jorge Andrés Botero decidió tomar fragmentos de su madre estando todavía vital, alegre y deshinibida en su cámara para guardarlos como archivo. Esto pasó en 2004, año en que comenzó la realización de un filme que duró cocinándose por 15 años: ‘Después de Norma’.

En este documental, Jorge Andrés Botero nos muestra una parte muy íntima de los últimos años de vida de su madre que trataba de luchar con esta enfermedad. No obstante, la película toma un giro luego del fallecimiento de ella y comienza a seguir capturando fragmentos, pero ahora de su relación con su padre y de una etapa en la que él todavía estaba madurando.

El duelo, la confrontación y la reconciliación, son temas que están más que marcados en el filme. Cuando comenzó Andrés este viaje de filmar, no sabía muy bien qué era lo que quería y a medida de que el tiempo avanzaba fue encontrando el camino.

Anuncios

‘Después de Norma’ el año pasado hizo parte de la selección oficial del Festival Internacional de Cine de Cartagena (FICCI), del Festival de Cine de Cali y de la Muestra Internacional documental MIDBO.

Confidencial Colombia habló con Jorge Andrés Botero sobre el proceso de realización de la película, cuyo estreno en las principales salas de cine en Colombia será el próximo 5 de marzo. Esta es su ópera prima y ya ha producido filmes como ‘La Playa D.C.’ (2012) y ‘X-Quinientos’ (TIFF 2016) de Juan Andrés Arango; Coprodujo ‘NN’ (2014) de Héctor Gálvez y fue productor asociado de ‘Gente de bien’ (2015) de Franco Lolli.

Cortesía: ‘Después de Norma’

Confidencial Colombia: La película comienza con el tema de la enfermedad de tu madre y luego se transforma en la relación de padre e hijo ¿Cómo logró esa transición en medio del rodaje?

Jorge Andrés Botero: La película en sí se fue haciendo en medida que al inicio yo empecé a filmar sin saber qué iba a pasar con esas imágenes de la enfermedad de mi mamá y de la vida en familia. Cuando comencé a pensar  en hacer una película revisamos el material y veía que era la relación con mi papá y lo que pasaba en la casa. En algún momento la cinta llegó a ser sobre la casa y que no se vendía con los constructores y vecinos. Hay un montón de material que no se usó. Por ejemplo el viaje con mi papá comenzaba por Honda y Medellín. Entrevistamos un montón de tíos, luego fuimos a Sonsón y nada está. Finalmente nos enfocamos en contar la historia de Norma, mi mamá. Después la película da ese giro y es una historia que comienza siendo una cosa y termina siendo otra. Con todo el material en el montaje los editores que tenía me ayudaron a encontrar ese camino.

C.C.: Fueron 15 años de rodaje ¿Alguna vez pensó en no seguir adelante con el proyecto?

J.A.B.: En realidad fue una película que fue abandonada un par de veces. Hubo un par de momentos en los que la película se quedó quieta: 2009 y 2014 se frenó. En 2009 sobre todo porque era muy difícil ver algunas imágenes y era muy emocional todo. Eso me sabía un poco a mierda. Para 2014 porque no tenía plata para seguir haciéndola, pero al final siento que el tiempo fue muy bueno con la película en la medida que me permitió madurar de tal manera que pudiera ver esas imágenes como las imágenes de una película y no necesariamente las imágenes de mi mamá enferma.

“Mi familia fue muy generosa en dejarse filmar”

C.C.: ¿Qué fue eso que lo hizo seguir adelante con el proyecto?

J.A.B.: Yo diría que lo que me hizo seguir adelante con el proyecto fue que sentía que había un material interesante y algunos elementos que me parecían muy fuertes. Hay varias cosas que no están en la película. En un momento el filme llegó a durar un poco más de 4 horas y eso se fue recortando. En sí era ir construyendo la idea de que era una película que yo quería hacer, algo que yo quería decir y que era un filme con el que la gente se conectaba.

C.C.:¿Cómo tomó su familia la decisión de que quisiera sacar a la luz algo tan íntimo?

J.A.B.: Mi familia fue muy generosa en dejarse filmar. Evidentemente, con el paso del tiempo ellos se acostumbraron a que siempre que había algo yo sacaba la cámara y algo filmaba así no estuviera en el producto final. Al mismo tiempo, siento que la película me ayudó a entender algo que a veces no tenemos nosotros muy claro y es que la familia que tenemos es una familia muy chévere: una familia amorosa, dedicada, con rollos como todas las familias, pero una familia de la que uno se siente orgulloso de hacer parte.

C.C.: ¿Qué es lo que en un principio quería dejarle al espectador y si eso ha variado con los 15 años de rodaje?

J.A.B.: Al inicio no tenía claro lo que le quería dejar al espectador. Al final siento que la película toca muchos temas y siempre traté alejarme un poco de la moraleja. Quise mostrar las cosas de la manera más honesta posible y a partir de ahí cada espectador reflexione acerca del duelo, las relaciones con los que se quedan, su familia o el ambiente de sus casas. Depende el momento en el que esté esa persona le pegará más una cosa que otra.

Tráiler

Sinopsis

Al inicio, por allá en el lejano 2004, yo no tenía muy claro qué era lo que quería hacer de la película, sólo quería grabar a mi madre enferma antes de que se le notara lo enferma; es decir, tener pequeños casetes de la imagen de mi madre moviéndose. ‘Después de Norma’ es una catarsis frente a la historia familiar que reflexiona sobre la relación con nuestros padres y es una metáfora sobre el cambio y la ausencia. Una película sobre una familia que podría ser la suya.

Daniel López, la promesa de las artes plásticas en Colombia presenta su exposición en el Museo Casa Grau