Placeres

Daniel López, la promesa de las artes plásticas en Colombia presenta su exposición en el Museo Casa Grau

Influido por la nueva onda del rap estadounidense y tomando referencias de los pintores Mark Ryden y Jean-Michel Basquiat, Daniel López presenta su exposición ‘Le Festín’ en el Museo Casa Grau.

López, de 18 años, comenzó en la pintura hace más de 6 años y toda su formación la ha hecho de manera empírica sin pasar por alguna escuela especializada en arte. “Más que estudiar en una academia quisiera pasar por los talleres de otros artistas y a partir de ahí ahondar mis conocimientos”, afirmó.

“Es uno de los artistas jóvenes colombianos con mayor proyección en la escena del arte local”

Actualmente, es visto en la escena artística como una promesa en las artes plásticas. Su dedicación va a tal punto de darle 5 horas diarias a la pintura y para llegar a su taller en Popayán emplea alrededor de 1 hora de camino a pie.

“Es uno de los artistas jóvenes colombianos con mayor proyección en la escena del arte local y próximamente estará exponiendo en la Galería de arte David Bardia en Madrid, España”, señaló Oscar Morant, fundador de Global Art Classic, un bufete de expertos tasadores e investigadores de obras de arte en todos los estilos, géneros y épocas, censados en España y avalados por la Unión Europea.

Sus pinturas surrealistas se enmarcan bajo el concepto de la distopía. Además, proyecta una delgada línea que se esfuma entre lo real y la ficción, que conlleva a una especie de realismo mágico, propio de imágenes oníricas.

Hablamos con él sobre 4 de las 21 obras que estarán en exposición desde el pasado miércoles 12 de febrero, hasta el próximo viernes 22 del mismo mes.

‘El Discernimiento’

El Discernimiento – Cortesía

Varios elementos son los claves en esta pintura en especial. El principal es el guiño a Mark Ryden, uno de los pintores que más lo influye, con el conejo -animal que frecuentemente aparece en varias obras de Ryden-.

El otro es la presencia del xanax, un fármaco usado por personas que sufren de ansiedad o pánico. Es muy común su uso en la escena de la nueva ola del rap y trap, más exactamente apunta como referencia a Lil Peep, uno de los músicos favoritos de Daniel. El rapero murió por una sobredosis el 17 de noviembre de 2017.

“Esta obra comienza con una amiga que es polaca y un día me dijo que por qué no la pintaba. Tenía algunos bocetos viejos que habían estado guardados por mucho tiempo. Cuando los recuperé pensé que ella encajaría perfecto con la composición del cuadro”, señaló.

“Get cake, die young”

Family – Cortesía

Daniel se siente muy identificado con jóvenes que hacen trap en la nueva onda urbana como Lil Uzi Vert, XXXTentacion y el ya nombrado Lil Peep. Esto, porque -en palabras de él- era gente que venía de abajo y se hizo un lugar en el mundo comercial sin ayuda de la industria musical. En el caso de los raperos, ellos mismos hacían su música de manera artesanal y orgánica para subirla a la plataforma de Soundcloud antes de que estallara este boom.

Daniel por su parte, se siente identificado, porque al igual que estos cantantes, su arte se basa en conocimiento netamente empírico y por el momento no desea ingresar a algún tipo de academia como tal.

Regresando a “Get Cake, die young” (“Obtén el pastel, muere joven”) -que no es el nombre de la obra (‘Family’), pero si la inspira- se centra en esta frase que Lil Peep tenía tatuada en su frente. Daniel juega un poco con la metáfora en la que el pastel en sí simboliza el dinero y el placer. De hecho, es muy recurrente la presencia de pasteles en su obra.

“Mucha gente trata de conseguir dinero. A mí me faltaban muchas cosas y me parecía muy agobiante tratar de salir adelante así. Mis papá fue pintor, pero se dedicó a otra cosa porque a veces no había recursos y tiene ese sueño frustrado, quizá por eso decidió apoyarme”, resaltó López sobre esta pintura.

‘Broken’

Broken – Cortesía

Esta obra nace como una crítica certera a la religión. Daniel estudió en el colegio Seminario Menor de Popayán, de corte netamente católico. Dice que por ello le costó mucho que desde allá apoyaran su obra, ya que tenía un contenido que no iba acorde a lo que inculcaban allá.

“Cuando lo hice, lo hice pensando en una crítica a la religión. Es muy cotidiano que lo primero que te pregunten sea acerca de las creencias o el tema de orar antes de comer y sentía esa presión de la religión y sobre todo en cómo juzgan. Entonces, quise plasmar cómo se siente un individuo siendo atacado. Podría ser autobiográfico… El hecho de pintar un gato, que es un animalito que sufre en silencio así lo plasma. Uso el rosado como para censurar, en lugar de poner sangre, pongo ese dulce”, recalcó.

‘Get Keep’

Get Keep – Cortesía

En su corta carrera, Daniel cuenta que hubo un momento crítico en su vida que lo puso a dudar. Llegó a un punto de no querer pintar nunca más y este cuadro representa la apertura de su exposición ‘Le Festín’ en el Museo Casa Grau. Una entrevista de un rapero lo motivó a continuar.

“Cuando comencé esta obra, era un momento en el que no quería saber nada más sobre el arte. Me dije ‘no quiero ser artista, estoy mamado’ y ya no soportaba más. Pensé en estudiar derecho. Sin embargo, un día vi una entrevista de Tyler, the Creator en internet y habló de sus comienzos, de que él creaba por el simple placer que le producía hacerlo. Así que tenía comprado un lienzo que nunca había usado y comencé. Nunca había hecho un rostro. Entonces este cuadro fue lo que abrió todo, esta exposición”, expresó.

El joven de 18 años se define como alguien introvertido, de pocos amigos. Hoy tiene una carrera próspera en las artes plásticas. De momento, su única pretensión con esta exposición es lograr que el público pueda “apreciarla y quizá identificarse”, para él eso ya es una ganancia.

El arte cinético se toma el Museo El Chicó que celebra sus 50 años con la exposición de Ferruccio Gard

‘Parásitos’ cambió la historia de los Premios Óscar en su edición 92

Publicidad
Previous ArticleNext Article