Placeres

Cuando no escribo me siento incompleto: Lorenzo Barreras

Lorenzo Barrera, escritor
Publicidad

Lorenzo Barreras es un adolescente  de catorce años de edad que gusta mucho de escribir historias, actividad que considera como su pasatiempo favorito. Nadie le dice cómo hacerlo, la inspiración le llega y cuando esto sucede, no le gusta que le interrumpan, solo coloca los dedos sobre su computador y deja que la imaginación haga lo suyo.

El gusto y la pasión por el arte escrito los viene ejerciendo desde muy pequeño, y para esto considera que no es necesario ser un gran conocedor de la vida de los grandes escritores de novelas nacionales e internacionales, “el talento no me lo dieron ni García Márquez, ni Vargas Lloras, ni Juan Rulfo. Esto es algo mío y punto. El que escribe soy yo, no ellos. Cuando era más pequeño escribía cuentos y mi papá me decía, si quieres escribir, debes leer, y claro que lo hago, pero con el ánimo de conocer, no para copiar, ni para imitar y mucho menos para posar de sabio.”

“Cuando no escribo me siento incompleto, que algo me falta. En estos momentos estoy escribiendo mi segunda novela y cuando la dejo, me quedo pensando en los personajes, en lo que está pasando y me viene la angustia por terminarla, por no dejarla incompleta, que necesita terminarse”.

Lorenzo ha pasado noches enteras concentrado en su computador pensando, creando y diseñando las vivencias de sus personajes. “Son como los hijos de los que sus papás no se pueden separar, ni dejarlos, porque sienten que tienen una gran responsabilidad”, dice este adolescente mientras se toca el cabello.

Al salir del colegio Gimnasio Montessori, de manera instantánea piensa en sus escritos, en como perfeccionarlos, que cada detalle tenga coherencia con los hechos que describen los textos.  En las que crea  personajes, diseñándoles una vivencia  y una personalidad. En esta tarea puede pasarse horas enteras, y en ocasiones sube a la terraza de su casa, se acuesta en el piso y se queda mirando hacia el firmamento pensando en la escena siguiente.

A este joven la fama no le interesa, para Lorenzo quien debe ser famosa es su novela y no el. Combina su gusto por escribir con las clases de piano y guitarra, instrumentos que maneja con gran destreza.

Publicidad

Lorenzo es una persona de pocos amigos, pero con el círculo de personas que considera muy cercana, es muy fiel. Le gusta ir a fiestas siempre y cuando coloquen lo que él califica como verdadera música y no tanto reggaetón. Prefiere compartir ratos amables con su novia (Laura), sus papás y su círculo íntimo.

No cree ser muy romántico, por eso ve muy lejana la posibilidad de escribir poemas como si lo hace su padre (el senador Roy Barreras), quien también ha escrito novelas, siendo esto lo único que Lorenzo considera que tienen en común “Ser hijo de Roy Barreras no me hace igual a Roy Barreras. Él es mi padre, yo lo quiero mucho,  tenemos una excelente relación. Por supuesto me aconseja y me orienta. Yo lo escucho, pero él está en la política, yo en la literatura. Somos dos mundos muy diferentes”

A sus tres hermanos mayores los ve poco “Francisco vive en Filadelfia, Valeria vive en Baltimore,  Alejandro  en Cali. Con quien más comparto es con Simón, mi hermano menor con quien vivo”.

Quiere ser un ganador, por eso se esfuerza todos los días por ser mejor en cada cosa que hace, al punto en que si no siente que está bien, perfeccionarla se le vuelve una obsesión. Es por esto que la mayor parte de su tiempo la está dedicando a escribir su segunda novela, mientras da a conocer  Vuelo XC247 su primer escrito.

Lorenzo dará a conocer su primera publicación, un escrito que recrea las vivencias de Martín un adolescente de 14 años que un día despierta sin memoria y comienza a dudar de todo lo que le rodea.

La presentación del libro se hará el próximo 8 de noviembre en la Librería Lerner (Carrera 11  No 93 A-43) a las 6 pm.

Publicidad
Previous ArticleNext Article