Es el turno de Argentina

Fernadez-Fernandez

Argentina es el país hispanohablante más extenso del planeta con mayor cantidad de premios Nobel en investigación y ciencias, con una diversidad climática inigualable, es hermoso y próspero, aunque tiene tremenda trayectoria político social, siempre ha estado a punto de caer, pero también a punto de liderar, pero siempre algo pasa, algo lo frena, no logra estar en la cumbre.

En Latinoamérica hemos estado experimentando la disputa contra la influencia del castrochavismo, esto ha hecho que muchos nos preguntemos, ¿Qué tan cierto puede ser, que aquellos países que sean presos de este fenómeno caigan en la degradación?  Ahora, el espejo con el que nos venimos referenciando desde hace 10 años es Venezuela, aunque un tanto atrás, el punto de partida era Cuba, sin tener en cuenta el impacto de la historia del socialismo europeo y las consecuencias que se han derramado hasta llegar a América, qué son tan fuertes que hasta el país más intocable qué es Estados Unidos también lo está experimentando de una manera diferente, pero bajo la influencia de la anarquía y la rebeldía de la doctrina revolucionaria.

Argentina siempre ha sido el referente de gastronomía, de clase, de cultura, de colonización europea, de influencia italiana y española, Argentina es una joya latinoamericana qué se representa por medio del vigor de su raza y la belleza de sus mujeres, su acento único e inconfundible hace la diferencia…

Anuncios

Es por esta razón qué tomo a Argentina como ejemplo, el país del Sur, el que está más lejos, el país que está bien abajo, qué tiene varias costas, que está cerca al polo… un país que debería connotar prosperidad, también es el país del Che Guevara, el país de la noche de los lápices, el país de los gobiernos de izquierda, en alternancia con algunos gobiernos de derecha, donde el socialismo logra grandes retrocesos, y el conservatismo no se hace sentir,  pero argentina era un país que siempre se había sostenido y que de cierta manera no había logrado tocar fondo en cuanto a crisis políticas, sociales y económicas se tratara.

Hoy Argentina recorre las mismas sendas de Venezuela argumentando qué Venezuela sólo hay una, de la misma manera cuando Venezuela decía que Cuba sólo había una, íbamos repitiendo la misma prosa mientras siendo distintas resultaron invadidas por la misma miseria…

Argentina es un país que estaba acostumbrado a atravesar crisis económicas, pero en el segundo trimestre 2018 ha estado experimentando la caída de una actividad por medio de un salto de inflación a partir del mayo el cual está demostrando las consecuencias actuales, sin precedentes aun estando acostumbrados a los baches intensos, según el fondo monetario de dicho país, los gobiernos solo logran  soluciones mediante endeudamientos externos y la presencia de la cuarentena para enfrentar el coronavirus aceleró este declive.

Argentina tiene en estos momentos un elevado déficit fiscal qué los gobiernos están cubriendo con endeudamiento y la consecuencia: una terrible recesión, por eso experimenta acumulados de declive de 9 trimestres consecutivos con miras a extenderse.

Argentina había tenido una crisis económica la más fuerte en el 2001 y el 2002, sin embargo las exigencias clínicas y económicas por la pandemia trajeron consigo un incremento del gasto público general, lo cual favoreció  una presión sobre el estado y sobre una crisis que ya estaba instalada desde el gobierno de Cristina Kirchner  coincidencialmente ahora, vicepresidenta de Alberto Fernández precedido por la inoperancia de Macri y el resultado actual:  la deserción, el éxodo, la inflación, el hambre la falta de servicios médicos, la falta de abastecimiento, tanto de alimentos como de elementos esenciales y la falta de medicamentos; tal parece que Argentina que ha estado a punto de estar en la cumbre, volvió a caer tan bajo que no solo tocó sino que  logró  traspasar el fondo; el país de Messi y de Maradona, el país con el presidente de militancia en partidos, comunistas, socialistas movimientos intransigentes y justicialistas, está haciendo honor a su ideología, construir una igualdad a base de miseria generalizada, crisis y necesidad en estos momentos, de manera silenciosa como lo muestran las gráficas, Argentina está atravesando por una crisis exactamente igual a la de Venezuela pero el resto de líderes socialistas de América latina no dicen   nada, todos están en silencio, todos observan; este fenómeno en gestación, tiene un desenlace inminente pero como el progresismo vocifera que Venezuela está bien, esperemos que argentina  “lo estará también”.

¡El comunismo argentino puede estar feliz y contento, triunfaron! lo lograron, cayó un gigante latinoamericano más y Colombia ojo con el 22.

@vahiaa