Falla la estrategia de Duque contra el COVID

Jaime Acosta Puertas 

Se tomó a la ligera la experiencia de China, Europa, Asia y Oceanía, desconociendo que son economías con una inmensa cantidad de recursos monetarios y tecnológicos, además culturas distintas y más avanzadas, que les permitió dar respuesta inmediata y superar la embestida de la pandemia en dos o tres meses.

La situación óptima de aquellos contrasta con la situación sub óptima de Colombia: menos recursos económicos, rezago cultural, informalidad, más desempleo, y atraso productivo, científico y tecnológico. De esta manera no había condiciones para hacer un mejor y rápido aprendizaje, sobre todo por debilidades asociadas a la ausencia de una industria de salud que soporte los servicios y la innovación en el sistema. Esta es la razón principal por la cual se ha extendido la llegada del pico del covid, devastando la economía, destruyendo tejido social, y aumentando el desempleo y la pobreza.

Errores conocidos

Primer error. Se decretó una cuarentena rigurosa, con demasiadas excepciones, entonces, no fue tan rigurosa.

Segundo error. La presión de Fenalco y de la ANDI para abrir la economía, derivó en el día sin IVA en el cual una ciudadanía inconsciente llenó las grandes superficies para comprar televisores y su dosis de covid, por eso ahora muchos están muertos y otros entubados.

Tercer error. Ciudadanía en la calle. En los sectores de mayores ingresos hay menos exposición porque sus condiciones de vida y laborales son óptimas. De ahí para abajo las avalanchas humanas, por necesidad económica o problemas de diversa índole, son inevitables, conformando masas humanas pescando virus.

Cuarto error. Las medidas no responden a esta compleja realidad de alta vulnerabilidad. Confinados hacinados en pequeños apartamentos o en una habitación, no es una opción de vida. Entonces, la gente recibe los subsidios y luego se va a la calle.

Quinto error. El gobierno y las empresas están trabajando para que la economía sea la misma que existía antes del covid, de esa manera el estado agotará recursos escasos y los milmillonarios irán por la privatización de los últimos bienes públicos que quedan. Entonces, éste país se llamaría Colombia S.A., es decir, el fin de la historia.

Los gobiernos neoliberales un error

Cuando hace cuatro meses Duque mandó el país a confinamiento, dijo que la principal razón era para preparar el sistema de salud. El sistema aún no está preparado. Veamos avances, problemas y soluciones.

Avances. Reabrir hospitales y clínicas de los ladrones de Saludcoop, o levantar hospitales de emergencia, ya se hizo. La fabricación de tapabocas, máscaras, importar gafas, y producir ropa de bioseguridad para el personal del sistema de salud, está en marcha. Lo mismo que la producción de camas para hospitalización y las UCIs.

Problemas. La capacidad de los laboratorios de pruebas está en menos del 50% de lo requerido para caracterizar y diseñar los escenarios sobre el comportamiento y alcance del covid en Colombia. Además, algunos están trabajando al 75% de sus capacidades, demorando resultados, por lo cual hay contagiados ocultos y más muertos de los que dice el Ministerio de Salud.

Importar kits confiables para pruebas rápidas no es fácil y quién los venda, tampoco. De los ventiladores ya se conocen las dificultades para importarlos.

Soluciones. Presidente, lidere y ordene

Colombia no tiene una industria de la salud, por eso las innovaciones tecnológicas que se vienen dando, están bajo la lenta respuesta del Invima que no sabe manejar este tipo de desarrollos y por tanto está atado a los protocolos de países más avanzados. Estos rezagos son producto de malos enfoques de las políticas de competitividad y de innovación desde Gaviria, Pastrana, Uribe, Santos y Duque, que no impulsaron industrias avanzadas ni la investigación en productos de alta complejidad, como los asociados a la salud.

La MinCiencia ha actuado con prontitud para identificar e impulsar proyectos y productos innovadores, y está en la línea de lo que han hecho países emergentes innovadores. Mientras tanto, el MinSalud le apuesta a las importaciones, y el MinComercio, que es también MinIndustria, lo cual se le ha olvidado, está dedicado a los días sin IVA y a quitar excepciones de confinamiento. Así las cosas, existe un problema de articulación, de sintonía y de enfoque que el presidente debe resolver para acelerar soluciones que están muy avanzadas y que son  indispensables para enfrentar un pico que parece nunca llegará pero que sí crecerá y crecerá.

Los kits para testeos masivos que ya puede producir el país, es necesario que  empiecen a aplicarse en uno o dos meses como máximo. Hasta tanto el pico no tendrá techo. Entre todos los proyectos, existe uno de muy altas especificaciones. Entonces, debe ser política del gobierno acelerar su producción, multiplicar los test y subsidiar una cantidad adicional para gente con síntomas o sospecha – que las EPS no atienden -, y que no pueden pagar los 300.000 pesos que  cuesta el exámen particular.

El ventilador desarrollado en Medellín sirve para esta contingencia y otras, y debe ser el punto de partida para una industria de salud de alta complejidad del GEA (grupo empresarial antioqueño más conocido como el Sindicato Antioqueño) que le permita avanzar de las industrias tardías, la especulación financiera y los servicios sin base industrial sofisticada, a las industrias inteligentes de alta tecnología.

El ventilador de la Unisabana, que es un equipo de mayor porte tecnológico, no sé por qué, si venía más adelantado que el de Medellín en cuanto a protocolos, está empantanado, me imagino, en algún asunto de gobernanza, porque no hay otra explicación, mientras tanto las UCI de Bogotá al 91%.

Es necesario destrabar el ventilador de la Universidad Nacional de Manizales, que tiene asignados más de mil millones de pesos del Cienciatón. Está  diseñado para tratar al contagiado en casa y en sala de hospitalización e impedir que termine en la UCI.

Estos no son los únicos desarrollos tecnológicos en marcha, hay más impulsados por el Minciencias. Es ahí donde debe ir Innpulsa para convertirlos en emprendimientos de alto impacto porque ninguna ciudad de Colombia está entre las primeras ochenta del ranking de ciudades con más emprendimientos innovadores contra el covid, según el startupblink.

Desde la investigación científica existen iniciativas interesantes que más adelante podrían a Colombia en la conversación mundial de las vacunas y los medicamentos. Sin embargo, ahora no fluyen mientras el mundo y la pandemia avanzan. ¿Por qué?

Parece que está en la última revisión la reglamentación de la ley de spin offs para que las universidades públicas superen barreras mentales y de procedimientos y de esa manera las innovaciones de los centros de investigación se puedan convertir en productos innovadores, caso del ventilador de Manizales.

La política nacional de emprendimiento debe ser una política ligada a las políticas de desarrollo productivo y de ciencia, tecnología e innovación (CTeI), y no una política superior. Porque el dinamismo y nivel de innovación de los emprendimientos depende de lo que hagan esas dos políticas que tienen más  jerarquía en una Estrategia Nacional de Desarrollo, que a su vez deben definir sectores y áreas estratégicas en las cuales los emprendedores descubran nichos de innovación y emprendimiento.

Van cuatro meses, y faltan más, en desarrollos que otros países se demoraron uno o dos meses. Entonces, se necesita que el presidente reúna a los tres ministros, a los rectores de las universidades, a los líderes de los centros de investigación, a las empresas, y dé orientaciones perentorias para avanzar hoy y no mañana. Una cumbre permanente de la ciencia y la producción para el covid y que esta historia de la impotencia no vuelva a ocurrir.

La estrategia de abrir y cerrar, de modular los confinamientos, porque no se tiene autonomía productiva y tecnológica, está alargando la pandemia, lo cual hundirá la economía, la estabilidad emocional de la ciudadanía, y cuando el virus se vaya, la economía y la sociedad estarán tan abatidas como la paz que Duque está abatiendo.

El gobierno ha creado una estrategia para generar empleo con medidas que ayudarán a terminar su periodo, y que ojalá siembren algo importante para el futuro.

Los estímulos a los emprendedores derivará en cientos o en miles de emprendimientos, sin embargo, la inmensa mayoría morirán porque hay debilidades estructurales en la producción, la investigación y en la educación, que impide el surgimiento de Start ups realmente innovadoras, disruptivas y sostenibles. Se va a perder una millonada de recursos y al siguiente gobierno le corresponderá enterrar esos emprendimientos. Las start ups promisorias no surgen como crispetas.

No es la hora del mercado ni de un Estado regulador subalterno. Es la hora del Estado y del mercado construyendo conjuntamente una nación independiente, emprendedora, sostenible, equitativa, inteligente, en paz, y con proyecto de largo plazo.

P.D. Mientras no se ordene a dónde va la economía es una estupidez pensar en reforma tributaria, laboral y pensional, y es una irresponsabilidad vender Ecopetrol e ISA, porque ya no queda nada más. Todo se privatizó, ni un peso se vio, y Colombia no se desarrolló.