Bogotá, Columnista invitado, Lo + Confidencial, Opinión

Sin propuestas se cerró licitación del Bronx Distrito Creativo

Aproximación a lo que estaba en juego con este proyecto.
Publicidad

Este lunes 7 de octubre a las 7:00 pm se cumplió el plazo para la presentación de propuestas para licitación de 238 mil millones de pesos que comprendía el diseño, obtención de licencias, construcción, operación, mantenimiento y desarrolla por 23 años del Bronx Distrito Creativo. Sin propuestas, la suerte de la economía naranja del Gobierno Duque y lo que será la cultura en la próxima administración de Bogotá puede cambiar.


Ramón E. Villamizar Maldonado

Por: Ramón E. Villamizar Maldonado* – Columnista invitado

Paradójicamente la economía naranja del gobierno nacional no dependía en estos momentos solo de la ejecución del Plan de Desarrollo “Pacto por Colombia, pacto por la equidad” o de la gestión del Ministerio de Cultura con su recién posesionado Viceministro de la creatividad y la economía naranja, Felipe Buitrago.

Tampoco el asunto se iba a definir completamente en las elecciones del 27 de octubre en donde se establecerán las bases de las políticas culturales de la próxima administración de Bogotá.

Ambas agendas estaban condicionadas por el proceso licitatorio del Proyecto Bronx Distrito Creativo, pues tal y como éste fue diseñado por la Fundación Gilberto Alzate Avendaño, se buscaba por un lado “blindar” el proceso a futuro -y tal vez “sacarlo” del debate electoral- y por otro, darle la posibilidad al gobierno Duque de cortar la cinta antes de terminar el mandato.

Publicidad

El presupuesto total era de $ 230 mi millones de pesos de los cuales el distrito aportaría 131 mil millones y los 100 mil restantes serian asegurados por el consorcio que resultara ganador y que se esperaba fueran recuperados con la operación del proyecto en los 20 años de concesión. Esta operación consistía en la administración de los espacios destinados a la creación y el emprendimiento, así como de otros espacios comerciales y en la realización de eventos y espectáculos públicos pagos.

Los riesgos eran altos pues el éxito dependía de que tres actores de diferente naturaleza – constructores con experiencia además en restauración de bienes de interés cultural, administradores de centros comerciales y productores de eventos- se lograran poner de acuerdo y consorciarse por 20 años.

Si ayer 7 se octubre se daba el primer paso en la licitación, estaría en camino la primera Área de Desarrollo Naranja diseñada y construida en pleno centro de la capital y a pocas cuadras del palacio de Nariño y del Ministerio de Cultura.

Sin proponentes, se ven reducidas las posibilidades de terminar el proyecto antes del 7 de agosto de 2022 y por otra parte le deja al nuevo alcalde o alcaldesa la posibilidad de optar por varias alternativas: insistir en el enfoque y formula contractual de la concesión tal y como fue concebida por Peñalosa; hacerlo por obra pública y definir mas adelante el modelo de operación o repensar completamente el proyecto. Claro está todo dependerá de lo que decida Peñalosa en el tiempo que le queda.

Twitter: @rvillamizarm


* Ramón E. Villamizar Maldonado es Politólogo, especialista en gobierno y políticas públicas. Consultor en gestión y políticas públicas. Profesor e investigador en políticas culturales.

Previous ArticleNext Article