Se abre la frontera entre Colombia y Venezuela

Sabemos la importancia de las relaciones comerciales entre Colombia y Venezuela a lo largo de nuestra historia compartida, las cuales se han deteriorado progresivamente con el paso del tiempo por varias razones, sobre todo políticas, las cuales trajeron como consecuencia las rupturas comerciales posteriores, donde se pasó de un pico de transacciones comerciales superior a los  $7.000 millones de dólares en 2008 entre ambos países, para luego estar ahora en una cifra no mayor a los $383 millones de dólares a julio de este año.

Bajo este hecho, pongamos sobre la balanza lo que se ha perdido en Colombia y en Venezuela por tener rotas durante tanto tiempo las relaciones comerciales y diplomáticas. Antes de 2008, según el DANE, Colombia exportaba masivamente a Venezuela carne, automóviles, textiles, prendas de vestir, químicos, cueros, ganado en pie, maquinaria, papel y cartón, entre otros. No en vano, la frontera de los más de 2.300 kilómetros, con base principal en Cúcuta desde el lado colombiano, se consideraba la frontera más activa de toda américa latina. El 91% de los bienes exportados a Venezuela eran industriales, Colombia era el segundo proveedor de Venezuela después de los Estados Unidos. Miles de empresarios nacionales, no solo de frontera, dependían del dinamismo de este mercado. Todo lo anterior se perdió.

Varios hechos acontecen en esa época que traen como consecuencia la caída de las relaciones comerciales entre ambas naciones y que terminan ese dinamismo hasta la fecha. En términos económicos, por ejemplo, se complican las transacciones de divisas en Venezuela por el sistema CADIVI, no se renuevan los permisos sanitarios para importación de carne desde Colombia, todas las exportaciones de Colombia hacia Venezuela caen casi en un 50% para el año 2009. Partiendo de estos hechos, se pueden explorar varios hechos políticos desde esa fecha que han traído como consecuencia el deterioro completo de las relaciones.

El gobierno de Álvaro Uribe en 2008, bombardea cerca de Angustura, Ecuador, para dar de bajas a militantes de las FARC. La Venezuela de Chavez reacciona negativamente, calificando el bombardeo como una incursión no autorizada, manifestando que jamás aceptaría operación parecida dentro de Venezuela. Desde allí, pienso, comienza a deteriorarse la relación diplomática. Recordemos que, por este motivo, el gobierno Uribe acusó a Chavez de apoyar a las FARC, Chavez lo negó siempre, y en respuesta retira diplomáticos en Bogotá y realiza una escalada armamentista en la frontera, tema superado meses después.

Nota relacionada:

En 2010 el Gobierno de Colombia denuncia ante la OEA, presencia de campamentos guerrilleros de las FARC y el ELN, luego Caracas retira relaciones oficiales diplomáticas con Bogotá. Con la llegada del gobierno Santos en Colombia el mismo año, las relaciones se normalizan. Independiente de las tensiones políticas, se prioriza el bienestar y el comercio entre ambas naciones en ese momento, como se señaló, ya habían caído las exportaciones al hermano país en casi un 50%.

A pesar de estos esfuerzos, en el 2015 se cierra la frontera. Maduro, tras enfrentamientos entre fuerzas venezolanas de seguridad y civiles, atribuye al “paramilitarismo” en Colombia, culpando a Uribe, quien niega acusaciones, se escala entonces el rompimiento de las relaciones. Para esta instancia, Venezuela también deporta a más de 1.000 colombianos entre otros hechos.

En medio de esta crisis fronteriza, comienzan a consolidarse los éxodos de venezolanos hacia el mundo. Colombia recibe más de 2 millones de personas. La crisis se incrementa, Maduro niega el éxodo, las tensiones se reafirman luego con la llegada del gobierno Duque. En 2019, bajo el marco del llamado grupo de Lima, se reconoce a Juan Guaidó como Presidente interino ante este grupo y nace el famoso cerco diplomático. Guaidó trata de llevar ayudas humanitarias a Venezuela, en todo ese contexto, Maduro termina cortando definitivamente las relaciones de todo tipo con Bogotá, así mismo lo hace Colombia, cerrando consulados, dejando de atender a miles de colombianos en temas migratorios, de embajada. Esta estrategia del ya extinto grupo de Lima ha sido fuertemente criticada, y como dicen algunos analistas, el cerco diplomático poco o nada ayudó a las relaciones entre Colombia y Venezuela.

¿Qué se ha perdido con estas rupturas por tantos años? Evidentemente se ha perdido productividad, comercio, empleos, se pasó de tener con Venezuela el 80% del comercio representado en la comunidad andina de naciones, a solo tener un mínimo intercambio. Hay pecados de ambas naciones. El frenar desde la era Chavez los pagos a través del sistema CADIVI, pienso, fue factor fundamental en el progresivo rompimiento de las relaciones, esto hizo que miles de empresarios colombianos quebraran al no obtener sus pagos o tuvieron que buscar nuevos mercados. Es claro que el restablecimiento de las relaciones son un gran paso, pero se deben garantizar todos los servicios consulares, se deben tener las garantías de pagos eficientes y el flujo constante del comercio con seguridad requerida para el dinamismo de la frontera. El hecho simbólico del encuentro entre el Presidente Petro de Colombia y el Ministro Venezolano de transporte en el puente Simón Bolívar reabriendo la frontera, debe ir más allá, y como naciones, debemos entender que se deben superar las ideologías o posturas para lograr resultados, existen millones de personas que seguirán dependiendo del comercio legal entre ambas naciones, y se deben dar las garantías necesarias para avanzar en esta unión. La expectativa es la disminución del contrabando y el aumento de al menos $1.000 millones de dólares en el comercio, según la cámara Colombo Venezolana. El libre comercio entre nuestras naciones cercanas debe ser prioridad y tema estratégico para lograr crecimientos sostenibles. Se abre la frontera, y esto debe ser positivo para todos nosotros, independiente de las ideologías, es clara la postura de volver a lo que alguna vez se tuvo, la frontera más dinámica de América Latina. ¿Lo lograremos? Esperamos que así sea.

@jack80x

John Escobar Reyes

Executive MBA, Economista, Especializado en Dirección Estratégica con 21 años de experiencia en el Sector Financiero, gerencia de Producto, Banca personal, empresarial, Sector Servicios, Tecnología, Fintech y Cannabis. Empresario del Cannabis Medicinal, Cosmético e Industrial, Ex Banquero en diversas entidades financieras. Consultor Financiero

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Perdiste tu contraseña?

Lost Password