Suspender las revocatorias de mandatos es suspender la democracia

“La esencia de la democracia es elegir y ser elegido, cualquier modificación a este principio es un acto de guerra contra el pueblo” LGCN

La decisión de la Registraduría Nacional del Estado Civil en silencio cómplice del Consejo Nacional Electoral es un contubernio para sabotear, ralentizar y bajar la presión contra los dos alcaldes Daniel Quintero Calle, petrista consumado que independiente no tiene ni palabra, que todo lo justifica arreglándolo con pintura y Claudia López alias Nayibe Merkel como lo sostiene la periodista Camila Zuluaga.

La Registraduría al suspender un proceso democrático y de participación ciudadana contemplado: en la Constitución Política en los artículos 40, 103 y 259 de la Constitución Política; Ley Estatutaria 131 de 1994, Ley Estatutaria 134 de 1994 Ley Estatutaria 1757 de 2015, está suspendiendo los derechos políticos de los ciudadanos y más allá de eso la Constitución Política de Colombia, con la excusa del covid-19 y ojo sin dar alternativas a la ciudadanía.

Es más, muy raro que esta decisión se tome cuando los concejales que deben hacerle control Político a Claudia López como Carlos Fernando Galán y Gloria María Díaz resulten diciendo que en estos momentos “es inconveniente hacer las revocatorias en especial la de Claudia López” cuando de control político NADA: 1) por la pandemia del Covid -19, es decir, con primera, segunda, y décimo quinta sepa que venga, es decir, suspendamos la democracia, porque la pandemia China nos obliga; 2) por lo que cuestan las revocatorias, ¡Claro! a la consulta Anticorrupción de 333.000 millones no se les dijo nada y fracasó, ¡si!, la que convirtieron en plataforma política para que Nayibe Merkel llegara a la Alcaldía, y fuera de lo que nos gastamos en la Jep Jurisdicción Especial Para la Paz, que no hace justicia, verdad o reparación y lo que pagamos a los congresistas de las Farc, eso sí no cuenta. Cierto. #DobleMoral

Entonces como se lo dije en twitter a los miembros del Concejo de Bogotá, suspendamos la Constitución y los mecanismos de participación ciudadana contemplados en el artículo 103 de la Constitución Política “son mecanismos de participación del pueblo en ejercicio de su soberanía: el voto, el plebiscito, el referendo, la consulta popular, el cabildo abierto, la iniciativa legislativa y la revocatoria del mandato” porque sencillamente tenemos la excusa del coronavirus. Así cualquier participación del pueblo quedaría nulificada, para beneficio de políticos y tiranos, con la excusa del contagio.

Es que los ciudadanos tienen derecho a utilizar los mecanismos de participación ciudadana, en el momento que queramos, con la reglamentación establecida por la ley, y si bien la pandemia es algo que nos ha afectado a todos, y con la excusa que no hay Manual, ¿claro vamos para un año de la pandemia y a nadie se le ocurrió hacer manual? entonces Claudia López se puede ir de vacaciones a Costa Rica y los bogotanos enclaustrados, con pico y cédula, con filas los domingos de varias cuadras en todos los centros comerciales y centrales de abastecimiento, llevados del carajo, pero la alcaldesa si se pudo irse de viaje.

La Registraduría no puede suspender la revocatoria del mandato, para salir a consultarle al Ministerio de Salud a cada rato, luego le resulta consultando al Consejo de Estado otra cosa, a la Organización Mundial de la Salud OMS otra, a la Corte Constitucional otra, al Presidente otra, y saben cuándo sale la revocatoria, cuando ya haya cumplido el mandato Claudia López, eso sí, si no renuncia un año antes para lanzarse a las presidenciales de 2022.

La consulta de la Registraduría fue un error jurídico, político y abuso del poder de sus facultades legales, porque a modo de ejemplo a Jesús Santrich se le garantizaron todos los derechos políticos con pandemia o sin ella, en cambio a los ciudadanos de a pie de todas las revocatorias y en especial de los procesos más delicados, Bogotá y Medellín, por el contrario, se les está alargando el chico sólo para recolección de firmas.

Es claro que la Revocatoria del Mandato debió iniciarse con todos los fieros el 5 de enero de 2021, pero se inventaron una audiencia pública el 25 de enero de 2021, para ayudarle a la arrogancia de Daniel Quintero Calle y Claudia López, luego suspenden los procesos de revocatoria el 31 de enero de 2021, y a la fecha de este artículo no se ha podido iniciar la recolección de firmas.

A ese paso, van resultando los señores de la Registraduría, los concejales Carlos Fernando Galán y Gloria María Díaz y los congresistas implementando y apoyando: (i) el voto electrónico, (lo reviven porque lo reviven) (ii) se inventan el voto mediante firma electrónica o por Internet, (iii) el Voto mediante redes sociales; (iv) el voto mediante correo al estilo Biden, Trump, (iv) el voto por poder (v) o el voto por email y llaman a sus amigos del Congreso de la República, para que se reúnan un buen número de ellos y hagan lo mismo como Fast Track con el cual se robaron el NO del Plebiscito y todos los colombianos sentados porque no pueden salir a protestar por las normas de confinamiento y aislamiento de la pandemia. ¡qué bonito!

Además, a ese paso con todo lo que están haciendo vamos a resultar: (i) que las firmas sólo se recogen en determinados lugares; (ii) no se podrán recoger puerta a puerta; (iii) en unos horarios estrictos y designados de dos a cuatro horas y (iv) bajo las normas que expidan precisamente los alcaldes que se pretenden revocar Quintero Calle y Claudia López y (v) estos a su vez pidiendo consultas porque nada lo entienden, haciendo impracticable la revocatoria y hacer populismo para que no los revoquen.

Tal como lo dijeron en una película muy famosa “Así es como muere la democracia, con un estruendoso aplauso”-Padme Amidala,

@CarrillonavasG