Los derechos jamás serán privilegios

“Prefiero decirle a los que me importan y a mis hijos que por su libertad “luché” a decir que lo intenté”

Como generador de conciencia a diferencia de los incitadores al odio, a la violencia, a la desinformación, los que miran una sola cara de la moneda, aquellos que se autonombran activistas, o líderes sociales, lectores de pactos históricos, hago un llamado a la reflexión, si quieren de mayéutica o Quid Pro Quo.  No les puedo ofrecer un liderazgo o un camino, eso se gana y no me lo he ganado, pero #OJoConEl2022. “La Libertad de expresión, de opinión en una democracia, requiere crítica constructiva, autocrítica y Réplica” LGCN.

 Un pilar fundamental de mi existencia, es asegurar y proteger los derechos de mis pares y combatir a los abusivos, sean personas, instituciones o gobiernos, porque “los derechos jamás serán privilegios” LGCN, pues las garantías inherentes a todo ser humano no es algo que se dona, todo lo contrario, pues la libertad, justicia e igualdad de pueblos enteros se han movilizado, resistencias se han forjado y guerras se han librado, por los derechos que hoy disfrutan, usan, gozan y tienen.

De otro lado, existen tres referentes en mi vida: la honestidad de mis propios actos, la defensa de la justicia y el desprecio a los persecutores, matoneadores y tiranos, porque esas acciones, burlas y exclusiones tarde que temprano llevan al camino inexorable de la discriminación, la marginación y la persecución por lo que piensas y eres, no es un mal exclusivo de los mamertos o la izquierda, esto ha contaminado también a la derecha.

Hay personas que sin haber transcendido solo viven en la podredumbre de la envidia, el egoísmo, el qué dirán, la hipocresía, la difamación, al punto que quieren destruir los derechos a la libertad de expresión, opinión y de pensamiento de los demás. No sólo es una deficiencia de los políticos, sino de todos los seres humanos.  Atacan la persona más no el argumento.

El más grave error de los políticos y de los gobiernos de cualquier tendencia política es que los derechos no son (i) regalos, ni dádivas, (ii) no son oportunidades, (iii) en esencia son logros sociales, pero no significa que se deben subyugar a las premisas partidistas, (iv) no se compran, no se negocian, ni se venden, menos se regatean, (v) la exigencia de los derechos implica un deber correlativo de respetarlos, entre conciudadanos y éstos al Estado, (vi) no se abusa de ellos, ni se impone a favor de minorías, y lo anteriormente señalado son las principales fallas de los gobiernos, las tendencias políticas y el populismo barato de la izquierda que vuelve todo ley. Porque según la zurda ellos lo dicen y así lo imponen. ¡qué gran mentira!

Nuestras garantías fundamentales están incluso antes de nacer, nuestro derecho a reclamar, a no ser tratados como cosas o números sino como iguales, a exigir con justa razón y defender lo que somos, incluso a nuestra propia individualidad, tener nuestra propiedad privada, eso que demuestra el progreso, los derechos no son obsequios como lo dicen socialistas. Lo dijo claramente Winston Churchill “Los cristianos decían ‘Todo lo mío es tuyo”; los socialistas dicen ‘todo lo tuyo es mío” los progresistas y comunistas no generan unión o riqueza solo asesinan a quien les estorba, saquean y arrebatan, ejemplos claros Cuba o Venezuela.

Los derechos jamás serán privilegios, por muchas razones, no es un homenaje a esa lucha por haberlos conseguido, es un recorderis de que hay luchas en la humanidad que no se deben dejar de lado que aún continúan y siguen vigentes:

  • No olvidemos la lucha de millones de seres humanos que murieron siendo esclavos y pelearon contra sus amos para ser libres, aunque en los tiempos modernos hay otras formas de esclavitud que condeno y desprecio y deben ser combatidas con tal ferocidad como si el destino de la humanidad dependiera de ello: la trata de personas especialmente sobre las mujeres, el trabajo forzado, el tráfico de niños y aquí no olvido a la pequeña SARA SOFIA GALVAN donde quiera que estés. Pronunciar su nombre mis amigos lectores no saben cómo me parte el alma.
  • Les costó a las mujeres lograr su independencia económica, su derecho al voto, no ser tratadas como objetos, pero la defensa de esas garantías de esa igualdad de oportunidades no puede ir al extremismo radical de las feminazis a quienes reprocho, pues quien dijo que defender sus garantías se hace con violencia y despreciando la misma libertad y derechos de los demás.
  • Los trabajadores que lucharon por sus garantías a un trabajo digno a no ser tratados como cosas por sus empleadores. Sin embargo, en contraposición los sindicatos no son ni la sombra de lo que representaban en épocas de antaño, ellos sólo acuden a las bases para marchas, paros y huelgas y al final quienes se benefician son las directivas o se fueron al extremo de pedir cuanto beneficio querían y al final las empresas no aguantaron más y se quebraron.
  • Nuestros campesinos, la provincia, con ellos tenemos la mayor deuda y aun así sus derechos son los más despreciados por citadinos, es una brecha que aún continúa y más cuando son menos los que quieren cultivar la tierra.
  • Los estudiantes especialmente los universitarios, no ha existido cambio de naciones que no haya pasado por la academia, sin embargo, la izquierda se ha encargado, no de generar soluciones o conciencia, sino hordas de odio, vandalismo, muerte y destrucción a través del adoctrinamiento.

Sé que muchos estamentos de la sociedad pudieron quedar sin nombrar, pero la idea siempre será la misma defiendan lo que tienen, ninguna persona o gobierno cualquiera que sea su espectro político, puede quitarles aquello que les ha costado esfuerzo, sudor o lágrimas, ustedes se lo deben a todas esas generaciones de tiempos pasados que lucharon por un salario justo, tener algo propio, a tener un juicio justo, a no portar las cadenas de la opresión, a no ser discriminado por su género, raza, color o credo. Pues “Los derechos jamás serán privilegios” LGCN

@CarrillonavasG