Las vacunas y la tercera ola

Vacuna contra el COVID-19 desarrollada por por Johnson & Johnson y la farmacéutica Janssen

En todo el mundo están avanzando los cronogramas de vacunación, en la medida del poder adquisitivo de los países y de la capacidad de producción de las fábricas que están redoblando esfuerzos para satisfacer la demanda.

Hasta el 8 de abril, dentro del ranking de los países que han vacunado completamente a un porcentaje mayor de su población están: Israel (54,3%), Chile (23,7%), Estados Unidos (20.8%), Hungría (12%), Reino Unido (9.8%), Singapur (9,4%), Turquía (9%). A esa fecha, Colombia solo había vacunado completamente el 1,3% de su población y está en el puesto 54 en orden de vacunación[1].

Un fenómeno inesperado que está ocurriendo, es que después del comienzo de la aplicación de las primeras dosis, en algunos de los países en los que la vacunación va muy bien experimentan un incremento en los casos positivos, que atacan a personas de menor edad y que generan presión sobre los sistemas de salud, obligando a los gobiernos a tomar medidas restrictivas.

Ejemplo de esto son Francia que entró en su tercera cuarentena y volvió a cerrar las escuelas hasta abril 26, Alemania introdujo toques de queda en las noches a nivel federal hasta abril 18, aunque cada estado puede implementar reglas de acuerdo a su situación particular. En Italia las medidas de cuarentena continuarán hasta el 30 de abril. En Brasil, el presidente se niega a tomar medidas a nivel federal, pero algunos mandatarios locales han implementado restricciones a la movilidad como en el estado de Sao Pablo. Chile está viviendo el peor momento desde el comienzo de la pandemia en materia de ocupación hospitalaria[2], a pesar de ser el segundo país del mundo con mayores logros en materia de vacunación.

En Colombia, donde el ritmo de la vacunación va lento, distintas ciudades principales están implementando mayores restricciones a la movilidad debido al incremento en casos y a la velocidad de contagio, desafortunadamente los efectos de las aglomeraciones de semana santa los veremos a partir de la próxima semana, pero ya los sistemas de salud de Antioquia y Medellín, Santa Marta, Barranquilla, Cali y Bogotá, se encuentran en alerta roja o naranja. Estas ciudades tomaron medidas restrictivas, algunas porque su disponibilidad de camas UCI es inferior al 3% y otras por el gran incremento en la demanda de camas en pocas semanas, que permiten intuir un mayor ritmo de propagación del virus.  Un factor de alerta para el país es que a pesar de llevar 2.8 millones de dosis aplicadas, no se han terminado de inmunizar ni siquiera a la mitad de los grupos 1 y 2, que suman 8.8 millones de personas según el Ministerio de Salud.

¿Por qué se da esta paradoja? ¿Por qué mientras las personas están siendo vacunadas los casos incrementan en niveles aún mayores que los de las dos olas pasadas? Una de las respuestas que se encuentran en la literatura es que las vacunas están comenzando a servir, el hecho de que cada vez gente más joven llegue a las salas de cuidado intensivo significa que se está dando inmunidad entre las más personas mayores y que por supuesto el virus no se queda quieto y evoluciona para hacer mas daño. Y esto se entrelaza con la segunda explicación que es que hay diferentes variantes en el mundo cuya letalidad y resistencia a las vacunas está aun estudiándose. Estas variantes se caracterizan por se mas letales y tener una transmisión aun mas rápida que las variantes originales.  La tercera explicación es más psicológica consiste en que las personas, sobre todo las más jóvenes, creen que tener una parte de la población inmunizada genera una protección social que no existe. La inmunización del personal de salud y de los adultos mayores no va a hacer que el contagio sea menor en otros grupos etarios y no entenderlo está pasando cuenta de cobro.

Aún nos falta un largo camino por recorrer con este virus en nuestro país, a la tasa de vacunación actual nos demoraríamos casi tres años en inmunizar al 70% de la población. Cuanto más rápido entendamos que lo único que nos puede ayudar es el autocuidado, mas lejana será la posibilidad de una cuarta ola y eso que aún estamos en el desarrollo de la tercera.

[1] https://ig.ft.com/coronavirus-vaccine-tracker/?areas=gbr&areas=isr&areas=usa&areas=eue&cumulative=1&populationAdjusted=1

[2] https://chile.as.com/chile/2021/04/08/actualidad/1617885497_137119.html