El machismo y la izquierda en Colombia

En una reciente entrevista a Sofía Petro Alcocer   sobre su condición de mujer política y de izquierda , Sofia responde en los siguientes términos ,  a la pregunta de su entrevistadora, María Jimena Duzán,  sobre el machismo  que impera en el Pacto Histórico :    “ soy de izquierda , pero la izquierda sigue siendo machista “  y a renglón seguido reconoce que la izquierda en términos políticos debería ser  el espacio  más propicio para muchas de las luchas de las feministas ,  dado que su propósito   de trabajar por la búsqueda de la igualdad, de reconocer las diversidades , de cerrar las brechas sociales, económicas, culturales entre quienes habitamos el planeta  y el  buscar una paz transformadora , son también las luchas de la izquierda en nuestro país.

Coincido con Sofía en que, para desplegar un feminismo   transformador, la convergencia entre las luchas por la igualdad y las luchas por el reconocimiento deben librase desde la “y” incluyente y no la “o “que excluye y desconoce el valor de estas contiendas por el reconocimiento. Luchar contra la desigualdad y contra el patriarcado deberían ser propósitos comunes, porque tanto la desigualdad, como el patriarcado matan.

En uno de sus recientes artículos de Nancy Fraser “La ciudad de las diosas “, la profesora Fraser   nos recuerda las crisis que afronta la humanidad:  la económica, la ambiental, la política y la de la reproducción social, cuya condición de fondo se afinca en el capitalismo salvaje que invade todas las esferas de la vida y destruye las condiciones de supervivencia.  Por ello reivindica el valor de las luchas por la igualdad y al mismo tiempo hace visible el impacto de estas relaciones económicas en las relaciones de parentesco, de cuidado, en los procesos de socialización entre las nuevas generaciones, en la educación. Señala de igual manera   el impacto que han tenido estas relaciones capitalistas, que todo lo cosifican y convierte en mercancías, sobre nuestra cotidianidad    y de esto si que sabemos muchos las mujeres. Somos en especial las mujeres quienes, con nuestro trabajo desde casa, sostenemos el mundo día a día.

La tarea en esta “ciudad de las diosas “es monumental porque pasa por grandes cambios en los ámbitos más cercanos de la micropolítica y atraviesa las grandes reformas que se requieren para superar   esta crisis civilizatoria.  Las luchas de frontera que se avizoran    entre economía y sociedad y producción y de reproducción, ponen de nuevo de presente las tareas pendientes por enfrentar la inmensa desigualdad que ronda en el mundo y las afectaciones diferenciales de estos impactos entre las mujeres, las familias empobrecidas, los pueblos indígenas, las comunidades afro y los jóvenes.

Estos planteamientos y reflexiones, nos ponen de cara a los que ha ocurrido en Colombia donde el triunfo de Gustavo Petro y Francia Márquez nos llenan de esperanza porque este Cambio propuesto no sólo nos permitirá vivir en un país en paz, con dignidad, sino en un país que asume una radical transformación cultural que pasa por nuestras subjetividades, por nuestros cuerpos. La anhelada lucha de clases de los marxistas de antaño tienen que acompañarse del respeto a la vida, a todas las vidas y de los gestos y actitudes que ratifiquen que cada vida cuenta. Deconstruir el patriarcado resulta tan importante, como cerrar las brechas de desigualdad.

La lista de hombres en el Pacto Histórico que deberían reflexionar sobre esta exigencia que viene en especial de las mujeres feministas, es larga. La tolerancia frente a la violencia patriarcal en los partidos y los movimientos de izquierda   debe ser CERO. Se puede cambiar, no estamos condenadas, ni condenados a la violencia, a ninguna forma de violencia.

Ángela María Robledo | Opinión

Psicóloga y Magíster en Política Social de la Universidad Javeriana. Actualmente ocupa la curul en la Cámara de Representantes. Decana Académica de la Facultad de Psicología, docente e investigadora de la Pontificia Universidad Javeriana; integrante del Grupo de Investigación Filosofía Moral y Política, en la línea de jóvenes y prácticas políticas que coordinó el profesor Guillermo Hoyos. Fue Presidenta de la Asociación Colombiana de las Facultades de Psicología, Ascofapsi. Durante muchos años hizo parte de uno de los grupos de reflexión y trabajo del maestro Carlo Federici Casa. Fue directora social de la Fundación Restrepo Barco; directora del Departamento Administrativo de Bienestar Social del Distrito, durante la segunda alcaldía de Antanas Mockus. Es una de las promotoras de la Mesa Intersectorial de Economía del Cuidado.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Perdiste tu contraseña?

Lost Password