Una es más auténtica en cuanto se parece más a lo que ha soñao’ de sí misma…

Soy negra, soy marica y soy puta, en licencia no remunerada e indeterminada, vivo hace 34 años, 3 meses, 26  días en el Barrio Santa Fe de la Localidad de los Mártires con cortos períodos de tiempo de ausencia pero siempre regresando a donde he podido ser, reinventarme… termino de moda que para mí solo significa estar a tono con la teoría darwiniana sobre la supervivencia… y teniendo que usar la imaginación para inventarme formas a partir de los conocimientos adquiridos no solo en las aulas sino en la vida para encontrar soluciones a  los problemas de aquellas y aquellos que por confianzas acuden a mí.

Anuncios

Siempre soñé ser Yo, ser auténtica, no vivir en apariencias, por apariencias y de apariencias. Tuve y tengo la oportunidad de recorrer la geografía nacional por mi activismo, por mi trabajo y porque me gusta viajar, lo mismo ha sido para el extranjero aunque no me guste chicanear mis viajes y espetarles visas y maricadas a las personas.

Una siempre sueña con un ideal de mujer, por lo menos Nosotras, las de mi época, contamos con la influencia de la Mujer Maravilla interpretada por Lynda Carter cuando niñas pero ya en mi adolescencia conté con la influencia de Jane Fonda y no solo la de los aeróbicos sino la mujer, la activista y de hecho tengo sus libros y a fin de cuentas son modelos que se suman a las influencias para la construcción identitaria porque mis primeras influencias fueron las de mi santa y sabia Abuela, de mi Madre-Tía y de una de mis primas, mujer independiente, estudiosa y trabajadora pero una no tienen porque ser una copia fiel de otras u otros.

Esto lo escribo porque con preocupación y a raíz de la celebración por demás exigua del día de la visibilidad “trans” he recibido algunos comentarios y críticas de mis conocidas arribistas y el apoyo de mis amigas no clasistas, las populares, las que aún no se han dejado contaminar, se construyen y construyen su mundo con plena libertad. Los hombres cisgénero, gais y transgeneristas han sido otro cuento, la mayoría de me ha dicho como es que debo ser…

La autenticidad no solo refiere a lo físico y no creo que eso sea a lo que Almodóvar llamó a través del personaje de la Agrado. La autenticidad se refiere a eso con lo que soñamos construir para nuestras almas y nuestros cuerpos.

Ha levantado revuelo entre Nosotras, las mujeres transgeneristas, Lala’s Spa, la nueva novela de RCN cuya protagonista es una mujer transgénero venezolana, lo que ha levantado críticas acerca de la posibilidad de una mujer transgénero colombiana protagonizando y entonces me pregunto ¿saben como fue la selección de quien protagonizaría, de su perfil o solo están reaccionando a partir de un nacionalismo que nos impide ampliar posibilidades?…Lo mismo habrían podido decir de la gran Endry Cardeño cuando protagonizó no solo una película sino una obra de teatro en tierras extranjeras…entonces no podemos descalificar desde esta perspectiva una apuesta que visibiliza en mucho las problemáticas y vivencias de Nosotras las transgeneristas.

Que no me gusto el inicio porque habla de retornos desde un país europeo que fue el primer destino para el “puteo” y traer capitales que nos permitieran acomodarnos en una sociedad excluyente y la llegada a una peluquería, oficio al que se nos ha limitado al igual que la prostitución, es cierto. Difiero de algunos comentarios que solo quieren obligar a retratar las tragedias de ser una mujer transgénero como si la vida de todas fuera homogénea y todas viviéramos, soñáramos y nos construyéramos de manera igual, hasta política le han metido al asunto y suponen que la derecha y extrema derecha estaría interesada desde sus posiciones moralistas pronunciarse en contra de la novela.

Puede ser una comedia pero también tiene sus tintes de realidad y tragedia…el hecho que Lala y su madre tengan conflictos con prestamistas agiotistas ya habla de realidades y tragedias que padecen algunas mujeres transgeneristas con los préstamos gota a gota y la violencia que se ejerce en contra de Ellas al momento que manifiestan incapacidad de pago como ocurrió hace algunos años en la Localidad de Fontibón y pese a la identificación de los comisores solo se tuvo una tibia ayuda de la Policía con algunos patrullajes que desestimularon el actuar violento de los “Gota Gota” pero por ahí andan todavía…un drama real que viven muchas mujeres transgeneristas es el no reconocimiento de la identidad construida que no se retrató muy bien al inicio de la novela o serie y que se evidencia a la entrada de Lala al País pero que se vive día a día y más aún motivo de burlas cuando se posee un documento de identificación modificado que da cuenta de la identidad femenina de la poseedora.

Muchas mujeres transgeneristas construyen su identidad y tratan por todos los medios pasar desapercibidas y ser consideradas mujeres cisgénero, replicando estereotipos y hasta replicando características estereotipadas de modelos, actrices y personajes para ello. Sacrificando muchas veces sus autoctonía y autenticidad por casar en una sociedad que califica o descalifica a los hombres y mujeres por apariencias, sometiéndose en ocasiones a procedimientos artesanales que a futuro laceran sus cuerpos y aumentan la frustración al no poder o al poder momentáneamente lograr el ideal corpóreo buscado.

Pa’ dramas, la vida misma y como entretenimiento puede apuntarle a deconstruir imaginarios pero entretenimiento al fin y al cabo, que puede mostrar los esfuerzos por conquistar otros espacios, válido…que el enamoramiento de un personaje mujeriego y que cosifica a la mujer como objeto sexual y proclive a sus depredaciones es cierto porque en ello caen muchas en su afán de alcanzar notoriedad, evidenciando la dicotomía amor-sexo en la que descansan cómodamente muchas mujeres transgeneristas.

Pero en fin…”una es más auténtica en cuanto se parece más a lo que ha soñao’ de sí misma” y esa autenticidad reclama el respeto a las distintas formas de construirnos, de los distintos cuerpos que queramos tener, de las distintas apuestas que tengamos para llenar de contenido de nuestras vidas y aunque esos contenidos puedan llevar a la politización a veces no consciente de nuestras posiciones en la vida y pueda convertirnos en agentes de cambio también debe ser respeta, especialmente por Nosotras mismas, me recuerda esto todo los pronunciamientos contrarios que tuvo Caitlyn Jenner por ser republicana.

Entonces para mi surgen unas preguntas ¿Por qué no podemos respetar a Lala y sus dinámicas? ¿Por qué no podemos respetar el retrato de su vida y lo que ha vivido hasta el momento? ¿Por qué pretendemos que todas seamos iguales y que tengamos los mismos intereses? ¿Por qué pretendemos que todas nos politicemos y seamos activistas cuando a algunas ni siquiera les interesa?

Son muchos porqué que quizás no tengan respuesta pero en conclusión debemos construirnos como nos dé la gana y para lo que nos dé la gana.

@DIANATRANS

Anuncios