Más de lo mismo…

El mes de abril quedó rápidamente en el retrovisor, sin embargo, el difícil panorama de atravesar el tercer pico de la pandemia sigue con nosotros y deja un escenario más que alarmante. Lamentablemente la conclusión luego de despedir otro mes no ha cambiado: El plan nacional de vacunación se sigue incumpliendo y este Gobierno sigue trayendo a la mesa más de lo mismo.

Para cumplir con la mete definitiva del Plan de Vacunación, Colombia debería recibir y aplicar 66’500.000 de dosis este año y a la fecha solo han llegado 8´077.186 dosis, las cuales representan el 12.15% del total negociado con las farmacéuticas y el mecanismo COVAX.

Colombia tiene una capacidad de vacunación de 200.000 dosis diarias, así pues, por más de que lleguen todas las vacunas hoy y por más de que se vacune al máximo ritmo en los días que quedan del año, no alcanzaríamos la inmunidad de rebaño para el próximo 31 de diciembre.

En 3 meses se ha completado el esquema de vacunación, es decir la aplicación de las dos dosis de las vacunas de Pfizer, AstraZeneca o Sinovac -según sea el caso- para el 3,4% de la población estimada para alcanzar lograr la inmunidad, el rezago es más que evidente.

Por las demoras en los primeros meses, la falta de cumplimiento en las metas y los bajos niveles de vacunación, Colombia necesitaría multiplicar por 2 su capacidad de vacunación para alcanzar la inmunidad para finales de este año.

¿Por qué seguimos rechazando vacunas que pueden salvar la vida de los colombianos? El Gobierno Nacional, hasta el momento, no ha hecho pública su voluntad de negociar la vacuna Rusa, Sputnik V, que es una de las vacunas con un alto porcentaje de efectividad (91.6%).

Mientras que las metas del Plan de Vacunación siguen alejándose y alejándose, el Gobierno dio vía libre a los privados para abastecerse de vacunas, medida que en el mediano plazo permitirá maquillar un poco más el fracaso en la ejecución del Plan Nacional de Vacunación.

Ahora bien, los tres laboratorios que hasta la fecha han suministrado vacunas a Colombia (Sinovac, Pfizer y AstraZeneca), manifestaron formalmente NO estar dispuestos a vender vacunas a privados. Sin embargo, una organización privada asegura haber negociado 5.5 millones de dosis de Sputnik V, pero a la fecha no hay licencia aprobada para esa vacuna.

¿De dónde salió la idea de conseguir vacunas por medio de privados? ¿A qué intereses obedeció el afán del Ministerio? ¿No se aprueba la utilización de la vacuna Sputnik V por causas políticas? La salud pública no debe responder a ninguna bandera política.

Y entonces ¿Cuándo terminaría el plan de vacunación?

Hasta ahora, el Plan Nacional de Vacunación no va por un buen camino. Este se ha visto afectado por la falta de vacunas, los retrasos en su llegada al país y la poca velocidad de aplicación de las dosis.

A pesar de estas complicaciones y la mala ejecución del plan de inmunización en Colombia, el Ministro de Salud, Fernando Ruíz, logró ser copresidente del Mecanismo Covax, una designación bastante incoherente con los resultados de la cartera a su cargo.

Esto va para largo y si el gobierno sigue con más de lo mismo, comunicando la vacunación de forma triunfalista y sin vacunar masivamente, podríamos llegar a un cuarto y hasta un quinto pico de contagios y muertes en lo que queda del año.

Con el ritmo promedio de abril terminaríamos de vacunar en el mes de noviembre del 2022.

@JuanLuisCasCo