De la volatilidad del dólar y otros demonios

El dólar después de los acuerdos de Bretton Woods en Estados Unidos, se consolidó como referente para las transacciones comerciales mundiales, dichos acuerdos establecieron el nuevo orden económico mundial en torno a esta moneda en 1944. Desde entonces, algunos incluso afirman que, desde antes de estos acuerdos, el dólar y su precio frente a cualquier moneda mundial, determina muchos comportamientos del mercado en todo el planeta. Por esta y otras razones, su volatilidad afecta los mercados, las transacciones, nuestras vidas en general. Nos afecta para bien o para mal y nos crea demonios que los gobiernos y bancos centrales suelen atacar para mitigar la desfavorabilidad por su volatilidad. Los altos niveles crecientes del dólar frente al peso colombiano en estas últimas semanas, han generado revuelo en los mercados, inversionistas y agentes económicos con alertas, en algunos casos con pronósticos, sobre lo que está pasando y lo que podría pasar si la devaluación continúa, es decir, si el precio del dólar sigue aumentando frente al peso colombiano.

En Colombia existe incertidumbre aún, el gobierno dice que se debe mirar a largo plazo la evolución del precio del dólar, no el minuto a minuto, el día a día, tema que parecía más entendible cuando estaba el gobierno anterior, así como la mirada casi exclusivamente de las variables exógenas en la fluctuación del dólar, pero no en el actual gobierno, donde se revisa día a día, se miran mucho las causas internas de la subida del precio del dólar, y cómo dicen algunos, es culpa de Petro. Pero ¿qué hay de cierto en esto? Pienso sí hay una incidencia en ciertos temas donde parece, aún existe algo de incertidumbre que se transmite al mercado, sobre todo en el tema de exploración de hidrocarburos, más sí existen muchas variables exógenas que también inciden, no solo en Colombia, sino en otros países para esta devaluación.

Los temas internacionales no son buenos, hay incertidumbre también allí, lejano a la incidencia del gobierno colombiano, como por ejemplo en Alemania y el Reino Unido, donde por la guerra en Ucrania, el precio del gas se eleva. También incide en el precio del dólar, el aumento de las tasas de interés a nivel mundial, sobre todo en los Estados Unidos a través de la Reserva Federal, a raíz de esto se tiene como consecuencia el comienzo de la depreciación en los precios de muchos artículos, esto crea una incertidumbre. Por lo tanto, el dólar, así como el oro en ocasiones como esta, se convierte en una salvación o en el refugio para muchos inversionistas, lo que queremos decir es que comienzan a adquirirlos, dejando como consecuencia una relativa escases que impulsa el precio hacia arriba, hacia la devaluación de las otras monedas, no solo el peso colombiano.

Lo anterior habla en parte de algunas variables exógenas, varios analistas exponen más y estas existen, las cuales deben tenerse en cuenta. Temas que talvez en gobiernos anteriores se hacía mayor énfasis cuando se depreciaba el peso frente al dólar, responsabilizar lo externo, sin mirar lo interno. Más la depreciación en los últimos periodos en Colombia, es mayor que en algunos países de la región, por lo tanto, es claro afirmar que sí existen también variables internas que sí inciden en la volatilidad del precio del dólar.

Los temas internos cada vez parecen ser más claros en cuanto a la incidencia en el precio del dólar. El mismo ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, ha tenido que apagar incendios en ese sentido, ante planes que parecen ir en vía de la incertidumbre, como por ejemplo parar la exploración de hidrocarburos, lo hemos dicho antes, esto genera dudas sobre el futuro de los mercados. Los hidrocarburos nos generan el 55% de las divisas en Colombia. Sí se respetarán los actuales contratos de exploración de hidrocarburos como ha dicho el ministro, incluso hace poco se encontraron grandes reservas de gas, por ejemplo, todo esto debe tomarse como una señal de seriedad del gobierno en esta vía. Falta aún claridad en los contratos futuros de exploración, si habrá más o no después, esto es algo que el mismo ministro ha dicho que no se ha concretado aún en la propuesta, pero se está revisando. Impuestos a las remesas de capitales, en vez de subir tasas de interés para frenar inflación, por ejemplo, anunciado aparentemente por el gobierno, también lo sale a desmentir el ministro Ocampo, entre otros temas ya aclarados. ¿Pareciera entonces que dependemos de la cordura, experiencia y sensatez de un solo ministro?  Todas estas iniciativas que a la larga salen por otro camino, o se terminan desmintiendo, inciden en el precio del dólar.

Esperamos que el ministro Ocampo siga liderando los temas económicos con la mejor eficiencia y asertividad posible, y en concordancia, todo el gobierno nacional se consolide mejor en la comunicación de los planes económicos y de desarrollo en el futuro. Entre otros temas debe seguir revisando junto con todo el gabinete, la reforma tributaria, lograr los planes sociales que este gobierno se propone, mitigar el hueco fiscal que nos deja el anterior gobierno de más de 83 billones de pesos, el 6.8% del PIB. Los temas internos también dependen del Banco de la República, quienes antes, cuando existía la famosa banda cambiaria, tenía la obligación de vender o comprar dólares para no pasarse de los rangos establecidos y no llegar a una subida intensa del precio del dólar, tema que estuvo hasta 1999, para cambiarse por el actual sistema de libre flotación de la tasa de cambio nominal. Por ahora, mitiga el alza de la inflación subiendo tasas de interés, la última subida fue de 100 puntos básicos llevándola ahora al 10%.

Con el dólar subiendo en estos niveles, la inflación se estimula, sobre todo cuando nuestra balanza comercial es deficitaria, importamos más de lo que exportamos, también los exportadores se benefician con más pesos por dólar en sus ventas al exterior, pero al mismo tiempo se perjudican por insumos importados más costosos, sin contar con los escases de algunos insumos agrícolas por la guerra como se ha mencionado antes. Todo incide, la incertidumbre no es solo en Colombia, la subida de tasas tampoco es solo aquí. Seguiremos expectantes sobre el comportamiento de los mercados al ir consolidando políticas macroeconómicas en beneficio del país y su sostenibilidad, pero sobre todo en beneficio de su credibilidad. No serán tiempos fáciles, pero siempre se tendrán sobre la balanza los análisis tanto de las variables exógenas, como de las internas, cuando revisemos la volatilidad del dólar. No todo es interno.

 

@jack80x

John Escobar Reyes

Executive MBA, Economista, Especializado en Dirección Estratégica con 21 años de experiencia en el Sector Financiero, gerencia de Producto, Banca personal, empresarial, Sector Servicios, Tecnología, Fintech y Cannabis. Empresario del Cannabis Medicinal, Cosmético e Industrial, Ex Banquero en diversas entidades financieras. Consultor Financiero

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Perdiste tu contraseña?

Lost Password