Si Duque no va hacia la Minga…

Óscar Sevillano

Subestimar a la población indígena cuando esta le pide una reunión con la Minga en el departamento del Cauca y creer que con negarse y enviar a uno que otro ministro, era suficiente para quitárselos de encima, demuestra una vez más la ingenuidad con la Iván Duque gobierna al país.

Ante tal desprecio, hoy la población indígena, ni corta, ni perezosa le está diciendo “Si Duque no va hacia la Minga, entonces la Minga irá hacia Duque”, y es por esto que los indígenas se encuentran en Bogotá, sin que ahora el presidente encuentre la manera de salir de la incomodidad en la que se encuentra por cuenta de su terca insistencia de no querer salir de la comodidad que le brinda el Palacio de Nariño.

Y es que tanta será el mal momento que vive el Gobierno Nacional, que no haya la manera de desprestigiar la marcha indígena. Primero dijeron que el ELN se había infiltrado  al interior de la Minga, después,  que las disidencias de las FARC habrían hecho lo mismo. Como siempre, en el Ejecutivo dan estas declaraciones sin mostrar pruebas que lo demuestren, haciendo uso de la irresponsabilidad que les caracteriza cada vez que pretende acabar con la imagen de las protestas que se hacen en su contra.

No me cabe la menor duda de que si Álvaro Uribe fuera el presidente de la república, habría ido al Cauca a darles la cara a los indígenas, pero, estamos hablando de un primer mandatario que prefiere hablar a través del lente de una cámara de televisión, porque es el único lugar donde no le tiemblan los pantalones, quizás porque solo debe leer un telepronter y no tiene que pensar en las respuestas que debe dar a una población que con justa razón reclaman para que no se les siga asesinando a sus líderes.

Ahora que la Minga está en Bogotá, ¿cuál va a ser la excusa de Duque para no darles la cara?; ¿Qué se va a inventar en esta ocasión?; ¿le hará de nuevo  la fiscalía el favorcito de alertarlo de un posible asesinato así como sucedió cuando Néstor Humberto Martínez era el jefe del ente investigador y dio ese campanazo y el presidente salió huyendo a las carreras del Cauca, dejando a los indígenas plantados?

El mensaje que dejó el presidente Iván Duque, en esa ocasión, cuando salió  huyendo a las carreras, asustado por un posible atentado en su contra, es que las fuerzas del Estado, no están en capacidad de cuidar a su primer mandatario, ¿lo hará de nuevo?, ¿no dizque estamos en la segunda versión de la seguridad democrática?; ¿acaso el primer mandatario no promueve la “paz con legalidad”?

Pues bien, el diálogo con las comunidades debería hacer parte de la tal “paz con legalidad”, porque se trata de una conversación entre dos actores legítimos como lo son el Gobierno Nacional y la Minga Indígena, o es que acaso, las poblaciones étnicas son indignas de reunirse con el presidente de la república, ¿Qué acaso le huelen a “fo” al primer mandatario?, como en cambio mientras fue candadito pudo bailar con ellos, vistiendo sus prendas sin que le oliera a “fo”.

Muy bien por la alcaldesa Claudia López, quien le abrió las puertas a los indígenas, demostrándoles que Bogotá es la ciudad de todos y espero que Iván Duque, recapacite, deje la cobardía y le dé la cara a las comunidades étnicas que desean reunirse con él.

@sevillanojarami