El round con Duque lo ganó Claudia López

Oscar-sevillano-miniatura
Óscar Sevillano

Es indiscutible que el round entre la alcaldesa Claudia López y la Casa de Nariño, en esta ocasión, lo ganó la mandataria de la capital del país, aunque muchos no lo quieran admitir.

Claudia pedía mayor agilidad en el cumplimiento de los compromisos del Gobierno Nacional para la entrega de los ventiladores y así ampliar la capacidad de atención en las unidades de cuidados intensivos – UCI, de lo contrario, era inminente una nueva cuarentena estricta en Bogotá, para así reducir la velocidad de contagio del Covid 19, que empezaba a salirse de las manos, como consecuencia de la salida escalonada de los ciudadanos a sus actividades diarias.

El Gobierno Nacional en cabeza de Iván Duque no soportó la presión mediática que con toda la razón le hizo la alcaldesa Claudia López, por la lentitud en las entregas que no solo ha perjudicado a la capital del país, sino además a municipios alejados y ciudades como Barranquilla, Sincelejo, etc.

Anuncios

Dice el Gobierno Nacional a través del director del Departamento Administrativo de la Presidencia, que sin agresiones, ni gritos, se puede hablar y solucionar los problemas, pero, ¿Qué hacemos doctor Molano si esa es la única manera de despertar al presidente Iván Duque del letargo en el que permanece?

Tiene razón Claudia López cuando le reclama al presidente el encierro en el que ha vivido durante los últimos tres meses en el Palacio de Nariño, desde dónde se prepara todos los días para leer un telepronter en las tardes, mientras alcaldes y gobernadores tienen que poner la cara a los habitantes en sus territorios, tratando de calmarlos, porque sus economías no resisten un día más de encierro y tienen amigos y familiares en hospitales y clínicas enfermos de Covid 19.

Por supuesto que le asiste la razón a Claudia al reclamarle al mandatario por su evidente falta de interés para aportar soluciones reales en clínicas y hospitales, que le permitan a Bogotá enfrentar una pandemia en medio de un universo de más ocho millones de habitantes a quienes la mandataria les debe dar la cara, mientras el presidente de la república, feliz en el telepronter y la cámaras de televisión, cree que todo se soluciona repitiendo las mismas frases todos los días, cayendo en lugares comunes, muchas veces diciendo mentiras, desconociendo la realidad en territorios apartados de departamentos como El Chocó por ejemplo, donde la señal de internet es precaria y dificulta el acceso a la educación virtual de jóvenes y niños.

Declarar una cuarentena en Bogotá no era conveniente para el presidente de la república, era obvio, porque se le venían encima los gremios reclamándole por la inseguridad económica en la que caerían una vez más las empresas. Por otro lado, le caían también los sindicatos reclamándole por los posibles despidos masivos, por eso no le quedó otra más que ceder a las presiones de la mandataria de la capital de la república, que con toda su razón lo obligó a cumplir, porque de lo contrario la crisis en salud para la ciudad iba a ser incontrolable.

Esa incapacidad del Gobierno Nacional para prevenir riesgos, adelantándose a los hechos puede desatar una crisis en salud en municipios apartados y ciudades capitales en varios departamentos, que puede cobrar millones de vidas.

Puede que la situación que ha generado el COVID-19 en otros países no sea ni parecida a la de Colombia, lo que no significa señor presidente que no pueda llegar a esos niveles, sí usted como primer mandatario no abre los ojos y los quita del telepronter.

Lo que menos le convendría es que alcaldes y gobernadores, sigan el ejemplo de Claudia López y le hablen también en Do Mayor, así que por favor siga mi consejo y despierte, si es que puede.

@sevillanoscar