Sin convivencia, ni cultura ciudadana, la seguridad de mal en peor en Bogotá

Preocupante que el pasado puente de Halloween en Bogotá haya sido trágico, el balance demuestra que la ciudad cada vez va peor en convivencia, y desarme. Nos estamos matando, estamos peleando, no nos toleramos. El llamado es urgente para la Administración porque la ciudad no va bien y ya es hora de actuar.

De acuerdo con el reporte de la Policía de Bogotá, se registraron 13 homicidios, 3.409 riñas, se atendieron más de 81 mil llamadas de emergencia. Además, la incautación de 2 mil armas blancas, 40 traumáticas y 15 de fuego. “Esas cifras indican que la campaña de desarme no le funcionó al gobierno distrital, se quedaron en campañas aisladas que no llegan a la gente, a los barrios, sumado a los balances mensuales de seguridad que señalan que los delitos de alto impacto siguen azotando a los ciudadanos.

Es hora de que haya mayores campañas de prevención a la violencia, de pedagogía y promoción de la convivencia haciendo uso del canal público de la ciudad. “Utilicen el Canal Capital para comunicar, para llegar a la gente. Una de sus funciones debe ser generar conciencia sobre lo que está pasando en la ciudad. Tenemos una ciudad que representa la ‘Teoría de las ventanas rotas’, todo va mal, la seguridad, la movilidad, el espacio público, todo el mundo hace lo quiere porque no hay control porque no hay autoridad.

Insisto en que la medida de restricción al parrillero en moto se extienda de manera permanente con el fin de mitigar la inseguridad, especialmente en lo relacionado al hurto que tiene como principal método de acción el transporte en este medio. Con la restricción temporal, los ciudadanos o no se enteran o tienden a evadirla, tan solo durante el pasado fin de semana se impusieron 1.564 comparendos y fueron inmovilizadas 582 motocicletas por infringir la norma temporal. Esta es una medida que contribuye y tiene resultados porque desestimula a los delincuentes, ojalá la puedan aplicar.

Este gobierno recibió una Bogotá con índices que mejoraban pero debo decir que  acabaron con la ciudad, ojalá en estos dos años que le quedan a la alcaldesa Claudia López, recapacite y haga un remezón de su gabinete, de los que no están trabajando, si no hay resultados, no hay nada.

Lucia Bastidas Ubaté

Concejal de Bogotá