Rompiendo el paradigma de las matemáticas

Columna de Juan Fernando Botero R*

Juan Fernando Botero

Durante mis años de colegio, siempre fue una expectativa muy grande poder llegar al grado 8º (tercero de bachillerato en mi época), ya que los comentarios de las personas mayores o quienes habían cursado este año, era que los 10 casos de Factorización del Álgebra de Baldor, correspondían a la parte más difícil de las Matemáticas o del Algebra.

En toda mi vida escolar fui un buen alumno, producto de la responsabilidad que me enseñaron mis padres, porque siempre que llegábamos del colegio y después de almorzar, mi madre nos inculcó que debíamos hacer primero las tareas y luego nos podíamos divertir o salir a jugar con los amigos.

Para mí fue una novedad sumar letras solas y letras acompañadas de números y realizar el resto de las operaciones que encierra la materia del Algebra. Sin embargo y producto de mi educación familiar le puse mucha atención a esta materia, con resultados excelentes en mis calificaciones. Siempre fui un alumno destacado en esta área del conocimiento y en general en todas las asignaturas cada año escolar.

Anuncios

Durante el aprendizaje de estos casos de factorización, a decir verdad, no encontré un docente que me enseñara para que yo aprendiera, por el contrario, por explicarle a un compañero un tema que no entendía, tuve problemas con el profesor y durante casi todo el año me sacaba de clases. Pero afortunadamente, mi hermano Mauricio tenía otro profesor que les explicó el tema con unas clases de ventaja y me apoye en él para que me explicara lo que mi profesor no me había permitido aprender.

Fue tanto el empeño, que decidí estudiar todos los días cada caso y resolver todos los ejercicios propuestos para no tener inconvenientes en las pocas clases que podía compartir con mis compañeros. Esto me permitió entender de una forma personal, la manera como debía resolver cada caso y cada ejercicio, por lo tanto, mis bases de Álgebra fueron sólidas y mis resultados en las calificaciones fueron más que excelentes, al punto que en el examen final de 8º grado fui eximido.

También pude constatar como a algunos de mis compañeros se les dificultó demasiado el aprendizaje de esta materia y obviamente sus inmediatas consecuencias, ya que los 10 casos de Factorización del Álgebra de Baldor, son la base para futuras materias como Trigonometría, Calculo básico (límites, derivadas, etc.) teniendo inconvenientes con su aprendizaje e inclusive perdiendo los años siguientes y peor aún, generando pensamientos negativos internos de que no son aptos para las matemáticas o no tienen las habilidades necesarias para esta materia. Situación que es totalmente falsa, ya que todos podemos cultivar y aprender las matemáticas de una forma especial y para que nunca se olvide.

Termino mi bachillerato y comienzo mi carrera universitaria de Administración de Empresas. La primera semana de clases, el profesor de Matemáticas básica, en su primera clase nos dice que para la próxima semana haría un examen de los 10 casos de Factorización del Álgebra de Baldor. La sorpresa de la mayoría de mis compañeros fue que ellos no sabían el tema, que no se acordaban, que les había ido mal en esa materia, en fin, bases de matemáticas muy pobres. El resultado inmediato de esta situación fue que la mayoría de los estudiantes de 1er semestre perdieron la materia y por obvias razones la desmotivación de algunos para seguir la carrera quedó latente.

Es importante resaltar que los casos de Factorización han acompañado a muchos estudiantes por más de 50 años, inclusive algunos padres han tenido que volver a repasar con sus hijos este tema con la pena de no poder asistir a sus hijos en la explicación del mismo, debido a que no se acuerdan o no entendieron y simplemente no pudieron aprenderlo.

Es por estas razones que siempre tuve en mi mente desarrollar todos y cada uno de los ejercicios propuestos de los 10 casos de factorización, explicándolos de la forma más sencilla y completa para que cualquier persona, sea estudiante de 8º grado, estudiante universitario de primer semestre o padre de familia, pudieran consultar un libro que les diera un soporte sólido para el aprendizaje de este tema.

Es así como en el año 2003 decidí emprender este proyecto para que fuera un libro de consulta para todo el mundo y que pudieran sentir y experimentar como yo, que las matemáticas no son tan difíciles de entender.

Entre el tiempo destinado a mi desarrollo profesional que casi no me permitía dedicarme al libro y la decisión de hacer el libro, me tomó muchos años desarrollar todos los ejercicios con su respectiva explicación y hoy después de tantos años de trabajo, por fin pongo a disposición de millones de lectores e interesados este libro de consulta para fortalecer sus conocimientos en los 10 casos de factorización. Adicionalmente, tengo la absoluta seguridad que será una herramienta útil para estudiantes, padres de familia, profesores y para todo el que quiera recordar este tema tan especial y que desee estudiar una carrera con alto contenido en matemáticas.

*Autor del libro Factorización para Todos y Consultor Empresarial | jfbotero@hotmail.com