Columnista invitado, Lo + Confidencial, Opinión

O se rompe la zaraza o se acaba la bovera

Por Luis Eduardo Martínez Hidalgo*, columnista invitado

Cuando según diputados amigos las negociaciones de Oslo entre el régimen y el liderazgo opositor conducían a una inminente convocatoria de elecciones presidenciales y parlamentarias, con nuevo CNE y observación internacional, el cruel asesinato del capitán de corbeta Acosta Arévalo y las terribles heridas causadas con saña al adolescente Rufo Chacón impidieron continuar avanzando.

No son Acosta Arévalo y Rufo Chacón las primeras víctimas de la satrapía. El informe presentado horas después del fallecimiento del primero y la pérdida de la vista del segundo por la alta comisionada Michelle Bachelet al Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, reseña que son miles los venezolanos que han caído en “supuestos enfrentamientos con fuerzas estatales en los últimos años, existiendo motivos razonables para creer que muchas de esas muertes constituyen ejecuciones extrajudiciales” a la par que denuncia el uso de la tortura y agresiones sexuales a mujeres, incluso niñas,  y hombres detenidos. Graves violaciones a los derechos económicos y sociales, incluidos a la alimentación y la salud de las grandes mayorías nacionales, la sistemática persecución y criminalización a los que disienten, la masiva huida que cifran en 4 millones de venezolanos que serán más si no se producen urgentes cambios, destaca el reporte de la socialista chilena.

Juan Guaido, presidente reconocido por 54 países entre ellos Estados Unidos, la gran mayoría de los latinoamericanos y de la Unión Europea, dejó claro luego que miles marchamos el 5 de julio, en reclamo de libertad y respeto a los derechos humanos, que “ya no queda espacio para la duda……Venezuela vive una dictadura” anunciando que se invocará el TIAR tras lo cual “tocará construir el respaldo de los demás países de la región para este mecanismo cuya aprobación final pasará en la OEA”.

El Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca TIAR que pronto cumplirá 72 años de su firma en Rio, procura “a fin de asegurar la paz por todos los medios posibles proveer ayuda reciproca efectiva para hacer frente a los ataques armados contra cualquier Estado Americano y conjurar las amenazas de agresión contra cualquiera de ellos”.

A la par, en comunicado formal se informó, que en atención a la mediación del gobierno de Noruega  se retomará el proceso asistiendo  “a una reunión con representantes del régimen usurpador en Barbados, para establecer una negociación de salida a la dictadura” reiterando la hoja de ruta que establece como primera etapa el cese a la usurpación.

Rómulo Betancourt relató alguna vez que a la salida del mitin del Nuevo Circo de Caracas celebrado el 17 de Octubre de 1945, horas antes de la revolución que echó del poder al último de los herederos del gomecismo, oyó a un militante decir: “Huele a pólvora”. Más de un siglo atrás, en las sabanas de Urica, el General Zaraza arengó a sus tropas a punto de enfrentarse al ejército de Boves con un brevísimo “Hoy o se rompe la Zaraza o se acaba lo Bovera”.

Dios quiera que juntos los que deseamos una nueva nación podamos dar fin pronto a la Bovera sin que medie más pólvora de la que hasta ahora el régimen ha abusado. Conviene a todos.


Luis Eduardo Martínez Hidalgo es Chancellor de Millennia Atlantic University en Miami y Rector de la Universidad Tecnológica del Centro en Venezuela. Columnista de opinión en medio centenar de medios impresos y digitales, fue Presidente de la Asociación de Gobernadores, mandatario regional, diputado y concejal.

Previous ArticleNext Article