Mister Álvaro and mister Hyde

Columna de Fernando Andrés Mendoza

Fernando Mendoza

La excongresista Piedad Córdoba le  pidió al expresidente  Álvaro Uribe que se retire de la política, para que no se polarice más al país, petición que comparto, entre otras, porque creo que ya llegó el momento de que Colombia entera conozca al mister Álvaro, que el señor mister Hyde no ha dejado conocer.

Algo de bueno ha de tener Álvaro Uribe Vélez para que medio país lo quiera tanto, el problema es que ese  endemoniado temperamento que lo convierte en una especie de míster Hyde, no me ha dejado conocerle ese lado humano que muchos le ven. Es decir, esa cualidad que le ha permitido ganarse el corazón de la mita de Colombia, así la otra mitad lo deteste.

En la obra escrita por Robert Louis Stevenson, el recto y caballeroso Dr. Jekyll, elabora una droga que lo transforma en el Dr Hyde, un ser indeseable. En el caso de Uribe, sucede al revés, porque este debe tomar una droga (Valeriana), para transformarse en una persona calmada de y de buen trato. El problema es cuando se le acaba el efecto, de manera instantánea comienza a gritar, insultar, vociferar y a polarizar.

Anuncios

No me cabe la menor duda de que a muchos colombianos les gustaría ver a Uribe en su papel de abuelo, consintiendo a sus nietos tranquilamente, sin que los afanes y presiones que genera el mundo político le afecten su calma y no tenga que depender de la valeriana, para evitar que se despierte esa especie de mister Hyde que lleva adentro.

Nada mejor para Uribe que su salida de la política, se dé por la puerta grande y que nos dé a conocer ese lado humano que algunos nos gustaría verle, al lado de sus nietos, de sus caballos y de sus hijos. Es decir, dedicado a su familia, diciéndole a este país que le deje descansar y disfrutar de los suyos, al fin de cuentas, es algo a lo que todos tenemos derecho.

Nadie podrá olvidar que gracias  a Uribe el orden público en nuestro país mejoró y que la esperanza a los colombianos fue devuelta, gracias a que demostró que se puede gobernar con autoridad, sin desfallecer y sin flaquear ante los constantes ataques de una serie de grupos ilegales que amenazaban la institucionalidad.

Tampoco se le puede desconocer su empeño porque las cosas se hicieran bien en la difícil tarea de gobernar, donde no faltan los problemas. Uribe tiene su lugar en la historia y no es necesario que desgaste su nombre en una actividad que como la política, suele ser desgastante.

Estoy seguro de que sus nietos estarán contentos de tenerlo a su lado, y el estará feliz de darnos a conocer ese Álvaro que todos deseamos ver, demostrando que ese mister Hyde, que le hace despertar ese temperamento endemoniado, tiene las horas contadas.

Otra cosa: De acuerdo con la excongresista Piedad, Gustavo Petro también debe retirarse.