La foto del alcalde con Epa Colombia

Es cierto que todos necesitamos una segunda oportunidad en la vida y que como sociedad debemos otorgarla si en realidad queremos salir adelante en conjunto, pero por más disposición que haya para otorgarla,  hay que saber darla.

No creo que a los bogotanos les simpatice la idea de ver a quienes integran la administración distrital de Bogotá junto a Daneidy Barrera,  más conocida como Epa Colombia, mostrándola como uno de los mejores ejemplos a seguir, por muy bien que le haya ido a la señorita en su emprendimiento.

Vimos durante la semana pasada a Alejandro Rivera Camero, alcalde local de Rafael Uribe Uribe, muy sonriente junto a la influencer anunciando el cumplimiento de un compromiso delegado por la alcaldesa Claudia López para definir los acuerdos respecto a medidas de bioseguridad y reactivación económica en su emprendimiento de keratinas y sus salones de belleza.

En Bogotá hay conmigo  miles de mujeres emprendedoras, ¿con cuantas más de nosotras se ha reunido la administración distrital?, pero sobre todo, ¿Cuántas veces lo han anunciado muy sonrientes a través de las redes sociales?

No sabía que el requisito para lograr una reunión con algún representante del Distrito y ser mostrado como un ejemplo a seguir,  era necesario actuar como una delincuente y en medio de una protesta destruir los  bienes patrimoniales de la ciudad, en este caso el TransMilenio, así como lo hizo doña Epa Colombia. Bonita manera de la administración de enseñarle a los bogotanos a cuidar el bienes de la ciudad y linda la demostración de cómo se apoya a las mujeres emprendedoras. Mejor idea no se les pudo ocurrir.

¿Qué no había otro ejemplo a mostrar?, como mujer me siento ofendida por la administración de la alcaldesa Claudia López, en primer lugar porque sé de muchas personas del género femenino que esperan en la fila reunirse con un representante del Distrito de la primera línea y ser apoyadas en su idea de negocio y conozco otros casos en los que se les hace hablar con funcionarios de rango medio que no pueden hacer otra cosa más que  escucharlas y prometerles que su mensaje se le hará llegar a la alcaldesa, secretario(a), director(a) y que muy pronto se comunicarán, no sin antes hacerles la clara advertencia de, “no nos llame que nosotros la llamamos”, porque si les llaman no contestan y/o si les escriben, les dejarán visto, sin siquiera contestarles con un simple: hola.

Y en segundo lugar no puedo ocultar mi ofensa porque la mayoría de mujeres bogotanas amamos a nuestra ciudad y hacemos miles de cosas por su bien  para que luzca bien y jamás se nos ocurriría salir sonriente en un video destruyendo con actos vandálicos los bienes públicos, que valga decir, nos cuesta a todos los ciudadanos porque se pagan con la plata de nuestros impuestos. Claro a nosotras nunca nos mostraría como un ejemplo a seguir, porque para personas como el alcalde local de Rafael Uribe Uribe, son más importante los likes en las redes sociales que los buenos hechos que podemos ejecutar las personas del común  por nuestros barrios y localidades.

Si lo que quería el mandatario local en Bogotá utilizando una figura desdibujada como Epa Colombia era salir del anonimato, puede estar seguro que utilizó la estrategia más equivocada. Hay mejores maneras de lograr reconocimiento alcalde Rivera, todo es cuestión de que utilice la imaginación.

@JazminBaronC