IDRD dejó en el olvido millonarias obras de recuperación de Unidad Deportiva El Salitre

¿Qué está pasando con el liderazgo en el IDRD?, es una pregunta que surge constantemente, por las quejas que se reciben por la gestión; esta vez, por los retrasos en las obras de la Unidad Deportiva del Salitre cuando el propósito es que a estas alturas ya tuviera avances importantes en construcción; por el contrario, la obra de reforzamiento estructural del escenario deportivo se encuentra abandonada.

Anuncios

El contrato para reforzar y realizar adecuaciones arquitectónicas en la Unidad Deportiva El Salitre inició en noviembre de 2017 por 13 meses, después, se amplió 4 meses más y, finalmente, tras múltiples modificaciones y suspensiones, avanza contra el contratista (Unión Temporal San Antonio IDRD Reforzamiento ASEMAIN), un proceso administrativo sancionatorio por posible incumplimiento y mal manejo del anticipo, que inició en septiembre de 2019 y fue cerrado sin justificación por la nueva administración en marzo de 2020.

Una vez terminado el contrato siete meses después en octubre de 2020 abrieron un nuevo proceso sancionatorio y 7 meses después, aún no han sancionado ni declarado el siniestro para recuperar los recursos del mal manejo del anticipo. ¿Cómo es posible que se sigan perdiendo esfuerzos y recursos en detrimento de la UDS y de escenarios tan importantes y necesarios para el deporte en la ciudad?

Recordemos que para el caso de la Unidad Deportiva el Salitre UDS mediante ese contrato, se priorizó el Mantenimiento General del Velódromo Luis Carlos Galán Sarmiento dentro de lo cual se encuentran las siguientes obras con vigencia 2020 según diagnóstico inicial:

  • Pista de Patinaje de Ruta del Escenario: se realizó mantenimiento general a la pista de patinaje y se instaló piso sintético
  • Pista de Ciclismo: se realizó mantenimiento general y se instaló piso sintético
  • Pista de Patinaje Artístico: se realizó mantenimiento general y se instaló piso en tableta de mármol y se realizó la demarcación de la misma.
  • Graderías: se realizó mantenimiento a las graderías, se impermeabilizo y se corrigieron fisuras, y se realizó pintura
  • Cubierta de las graderías: se realizó pintura y control de filtraciones de agua
  • Zona de bodegas y locales comerciales: se realizó mantenimiento general de esta zona incluyendo obras eléctricas.
  • Cambio de Luminarias Pista de Ciclismo: se está realizando mantenimiento y cambio de luminarias de la pista según las normas de la federación de ciclismo.

Obras que se encuentran en ejecución con un avance aproximado del 85% y un valor de casi  $4.439.390.337, que tienen prevista su terminación para dentro de pocos días, el 05 de junio de 2021. Entonces las nuevas dudas, ahora, sobre la entrevista que se le hace al contralor de Bogotá, Andrés Castro Franco, que asegura que todavía se está verificando las razones por las cuales se deje vencer la licencia y las razones por las cuales no está soportado el anticipo que se hizo por cerca de 4.500 millones, en su totalidad. Además que el estudio patológico sobre la estructura que está prácticamente en ruinas, se demoraría alrededor de tres años para volver a poner en funcionamiento todas las instalaciones de la Unidad Deportiva.

El IDRD tardó meses desde que inició su administración en 2020 en detectar el abandono sobre la obra, con un contratista que no tenía solvencia económica para terminarlas e iniciar procesos de incumplimiento que no han surtido el efecto para recuperar la estructura. Entonces, ¿si el contrato estaba en ejecución, cuáles son las razones para suspender el contrato en enero de 2020 y no imponer las multas debidas?

Actualmente son deplorables las condiciones de la UDS, no tiene pinta de ser entregado en la fecha propuesta. No puede ser, que la excusa después de año y medio de mandato sea retrasos por parte de la administración pasada, no hay gestión del actual IDRD y esta obra se vuelve un elefante blanco. Pero en cambio si se usan recursos valiosos para asuntos no prioritarios, que al fin de cuentas en este momento no dejan ganancia o desarrollo para el deporte en la ciudad como fueron los recursos destinados por el IDRD en la organización de la Vuelta Colombia. Están despilfarrando los recursos de nuestra ciudad. Y Por qué a la fecha no se han programado recursos para la terminación del reforzamiento estructural  considerando que han pasado casi 14 meses y si se los gastan en temas menos relevantes.

Ante la calamidad en la que se encuentran las instalaciones de la UDS, resulta oportuno entonces que el IDRD le responda a los bogotanos: ¿Cuáles fueron las razones para suspender el contrato entre el primer trimestre de 2020? ¿Que se buscaba con la parálisis del contrato? Si el contrato para el reforzamiento estructural termino en marzo de 2020, y se archivó un proceso de incumplimiento en el mismo mes, ¿por qué se inició un nuevo proceso de incumplimiento siete meses después de terminado el contrato? ¿Por qué tanto tiempo después? ¿Considerando que ya cuentan con un informe de interventoría y se evidencia el mal manejo del anticipo porque no se ha declarado el siniestro respectivo? ¿Qué, actividades se han desarrollado a la fecha para la terminación de la obra? Y ¿Por qué nunca programaron recursos para la terminación de las obras en el 2021?

Pierde Bogotá, con el abandono a este tipo de escenarios que son eje del desarrollo de la ciudad, para la capacitación de nuevas generaciones del deporte, para  generar espacios de encuentro y capacitación alrededor de la práctica de disciplinas importantes que nos han dejado varios triunfos por años. No es hora de más demoras o de dejar solamente que termine de desmoronarse un escenario bajo condiciones que pudieron haberse subsanado en más de 14 meses que ya lleva la actual administración. Es hora de ejercer control sobre la gestión del IDRD y responderle a los ciudadanos.

@luciabastidasu – Concejal de Bogotá

Anuncios