El Gobierno no escucha ni gobierna para el pueblo

Por: León Fredy Muñoz* – Columnista invitado


Leon-Fredy-Muñoz-Perfil
León Fredy Muñoz

El pueblo colombiano perdió, sus dirigentes no lo oyen, pareciera que sufren de un autismo deliberado, se aprobó en primer debate la denominada “Ley Andrés Felipe Arias”, la reforma laboral del centro democrático, y la nefasta reforma tributaria.

Sobre esta última, en las calles se ha implorado que se apruebe, los partidos de oposición hemos rogado y expuesto diferentes explicaciones técnicas y económicas de por qué no es bueno aprobar esta reforma tributaria, pero el Gobierno y los demás partidos tradicionales no oyen ni escuchan de razones, estos funcionan con la mermelada como gasolina.

Anuncios

Se le van a regalar a las grandes empresas las siguientes cifras como mínimo:

(1) Disminución de la tarifa del impuesto de renta a personas jurídicas.

Artículo 72 de la ponencia para primer debate

Costo fiscal: hoy 1.3 billones, en 2030 va a costar 6.9 billones de pesos.

(2) Descuento de IVA por adquisición bienes de capital.

Artículo 75 de la ponencia para primer debate.

Costo fiscal: Hoy va a empezar a costar 6.5 billones de pesos, en 2030 va a costar 12.2 billones de pesos.

(3) Cambio de deducción de ICA por descuento tributario.

Artículo 62 de la ponencia para primer debate.

Costo fiscal: Hoy va a empezar a costar 1.6 billones de pesos, en 2030 va a costar 11.7 billones de pesos.

***Estos beneficios cuestan mínimo 9.4 billones de pesos***

Por otro lado, hay otros beneficios tributarios que ni siquiera están cuantificados:

1. Exonerar de IVA a las cirugías estéticas (artículo 10). 2. Mega inversiones (artículo 59). 3. Obras por impuestos (artículo 62), 4. beneficios de auditoría -quiere decir que la declaración de renta quede en firme en menor tiempo y evitar que la DIAN fiscalice o investigue- (artículo 97), 5. la eliminación de la renta presuntiva (artículo 70) y 6. las nuevas rentas exentas que se crean (artículo 71).

Año tras año, han mentido, han bajado los impuestos a los más ricos y han subyugado a la clase más necesitada. La concentración de la riqueza aumenta y el sistema tributario y fiscal es un chiste, que no redistribuye la riqueza ni con el ingreso público ni con el gasto público, todo lo contrario, pareciera acrecentar más esas brechas sociales.

Hay crecimiento económico, pero no desarrollo económico, se está generando más recursos pero que no llegan a las manos de los más necesitados, sino al bolsillo de los de siempre, de esos que financian campañas presidenciales.

Esta es la única reforma tributaria creada para perder recursos y con las cosas como están, se regalan más de 10 billones de pesos y se dejan de gravar las cirugías estéticas, por ejemplo, como si el pueblo necesitara más una nariz respingada que un estómago lleno, una liposucción en vez de un lápiz o un abdomen firme en vez de un medicamento esencial para la salud o los tratamientos para el cáncer que no otorgan las EPS.

Este gobierno y la mayoría de congresistas no gobiernan para el pueblo, que coincidencia que cuando Vargas Lleras, quien fue la persona que “tumbó” la anterior ley de financiamiento, ahora esté de acuerdo y cuando decide reunirse con el Gobierno se aprueba la misma ley que él se esforzó en declarar inconstitucional, vaya poder el del delfín, que tras bambalinas arregla el país a su acomodo y al acomodo de los más poderosos de siempre, las familias que nos gobiernan como monarcas democráticos desde hace 200 años.

¿Qué hicieron los demás partidos políticos?, salvo los liberales y los alternativos, votar positivamente esa nefasta reforma tributaria. Pregonan y dicen que es una irresponsabilidad decir que no se apruebe la reforma, pero es más irresponsable e insensato no oír los reclamos de las personas, ¿a quién representan los partidos tradicionales?, no es a la gente humilde de este país, es a las grandes corporaciones, al gran capital, es falso que dando gabelas tributarias se genera empleo, miren y revisen la tasa de desempleo como está.

Este es un Gobierno que no entiende, ni siente las necesidades de las personas, que ignora al pueblo mientras sufre y lo juzga por quejarse, tira la piedra y esconde la mano, arribista y altivo contra la ciudadanía que es por quien está allí y es su más directo gobernante.

Si usted es un político condenado, un magnate financiero, hijo o familiar de las familias que han dominado el país desde hace 200 años, multimillonario, este gobierno es el suyo, y ganó con la reforma tributaria, debería estar celebrando, ¡felicitaciones!

Pero, si usted gana incluso hasta 20 salarios mínimos, está endeudado con la casa y el carro, toma transporte público, tiene hijos y espera que se eduquen bien, si tiene o espera tener créditos en el ICETEX, si la EPS le ha fallado, si está, o ha estado desempleado o algún familiar suyo pasa por esta situación, si es un ciudadano del común como el 95% de la población, este Gobierno no es el suyo, de hecho este Gobierno trabaja en su contra, y por ende está bien que marche pacíficamente hasta que lo escuchen, pero sobretodo, no olvide votar bien la próxima vez, votar por quienes si los representan y no por los de siempre.


*Representante a la Cámara –  Partido Alianza Verde