‘Timochenko’ revela estrategia de seguridad de la Farc para las elecciones

En una carta revelada este martes con motivo del inicio del año electoral en Colombia, el candidato presidencial de la Fuerza Alterativa Revolucionaria del Común, Rodrigo Londoño Echeverri, alias ‘Timochenko‘ pidió al resto de aspirantes de la antigua guerrilla que extremen las medidas de seguridad en campaña para evitar ataques en su contra.

 

“Es muy importante mantener la disciplina en todo sentido”, ha escrito. “En los desplazamientos, (…) no frecuentar sitios riesgosos y, si toca hacerlo, tomar las medidas. Mucho cuidado con lo que escribimos o hablamos por teléfono (…) hay que establecer mecanismos distintos al teléfono y, si toca utilizarlos, establecer unos códigos”, ha añadido.

 

Anuncios

“Hay que mantener el principio de que si vamos para el norte hacerle creer a los que nos quieren hacer desaparecer que vamos parea el sur”, indica

 

Lo anterior, con el objetivo de no facilitar las cosas “a quienes nos quieren hacer desaparecer”, ha señalado, en alusión a los ataques que han sufrido los ex combatientes desde que se desmovilizaron de antiguos grupos rivales, como los paramilitares.

 

El proceso de paz de las FARC cuenta con el precedente histórico de la guerrilla del M19, que también accedió a dejar las armas para pasar a la política y cuyo partido, la Unión Patriótica, fue prácticamente exterminada en los años siguientes por los paramilitares.

 

Al margen de cuestiones de seguridad, ha aprovechado la misiva para esbozar la estrategia electoral de las FARC. “Vamos a llenar Colombia de Unidades Tácticas del Común (…)”, a los que se ha referido como “centros de difusión de nuestra plataforma”.

 

“Somos FARC, la gente del común… Un abrazo de oso para todos y todas”, se ha despedido, en un lenguaje desenfadado que hasta ahora no había utilizado en sus mensajes públicos.

 

Las elecciones presidenciales y parlamentarias de 2018 serán las primeras en las que pueda participar el partido político creado por las FARC, gracias al acuerdo de paz firmado en 2016 tras cuatro años de negociaciones en La Habana.