Recordamos el Día del Trabajo con la literatura colombiana

Este martes primero de mayo se conmemora el Día del Trabajo en homenaje a los ‘Mártires de Chicago’, un grupo de trabajadores que en 1886 no aguantaron los abusos de sus jefes y salieron a las calles en el marco de una huelga laboral para reclamar los derechos y su dignidad -además de reivindicar su deseo de la restitución de las 8 horas laborales- al final de las revueltas en un juicio cinco de ellos fueron ejecutados, otros tres fueron a prisión.

Anuncios

En Colombia el hecho más asociado con el acontecimiento de Chicago fue la ‘Masacre de las bananeras’, un capítulo de la historia colombiana del que por ahora no se conoce la cifra real de los trabajadores asesinados, bajo el régimen de la ‘United fruit Company’.

Gabriel García Márquez fue uno de los primeros en tomar como referencia esta masacre para incluirlo en su libro ‘Cien años de soledad’, en él narra cómo Aureliano Buendía invitó a Mister Herbert a comer y le dieron banano, fruta que fascinó al forastero, quien con su riqueza comenzó a investigar sobre la fruta y demás. Luego, fueron varios los “gringos” -de distintas profesiones- llegaron a Macondo y se ubicaron al otro lado de la línea del tren, creando una especie de colonia y después se instauró la ‘United Fruit Company’.

“Miren la vaina que nos hemos buscado no más por invitar a un gringo a comer guineo”, reza un extracto del libro y más adelante ‘Gabo’ retrata de manera literaria los pormenores de la masacre.

En ‘La casa grande’, Álvaro Cepeda Samudio también se refiere a este episodio de la historia colombiana. El barranquillero se vale de este acontecimiento para llevar a cabo la narración de lo que pasó ese fatídico día.

Acá pude conocer más a fondo esta relación  https://www.senalmemoria.co/articulos/la-masacre-de-las-bananeras-en-el-radioteatro-la-casa-grande

Otro de los libros que por nada del mundo se podían obviar en el Día del Trabajo es ‘La rebelión de las ratas’ del boyacense Fernando Soto Aparicio -quien a propósito este miércoles cumple su segundo año de fallecido-. Es un retrato literario del abuso de los capataces sobre los mineros informales en manos de las multinacionales que pagaban sueldos absurdos.

“Aprisionados por la roca espichados como ratones en su madriguera…si,porque eso eran ellos: ratones trepando la montaña en busca de mineral que llenara de dinero las manos y los bolsillos(…)Tenían que soportarlo todo estaban dominados por la fuerza de las armas”, relatan algunos facsímiles de esta obra.

Estos tres grandes escritores de la literatura colombiana no fueron ajenos a la problemática laboral, que en cada época ha tenido distintas dificultades, unas más vistosas que otras como el abuso laboral y los sueldos injustos.

 

Anuncios