El bolivarismo traspasa el continente y llega a Europa de manos del gobierno PSOE-Podemos

Pedro-Sanchez-Socialismo

Después de año y medio de incertidumbre política en España, y tras cinco intentos y dos elecciones para elegir presidente en el Congreso, el socialista Pedro Sánchez logró la investidura como presidente del Gobierno con la votación más apretada de la historia del parlamentarismo español: 167 votos a favor, 165 en contra y 18 abstenciones.

Anuncios

La permanencia de Sánchez en Palacio de la Moncloa​ se da gracias a un acuerdo del socialista con el partido Unidas Podemos, identifcado públicamente con el chavismo. Pablo Iglesias, líder de esa formación, manifestó que “la única opción de Gobierno posible después de cinco intentos es esta”, afirmó en los 10 minutos de intervención de la sesión plenaria de hoy.

Tras un debate más breve pero con el aire bronco de las sesiones previas en algunos momentos -el conservador Pablo Casado ha deseado que el Gobierno del “miedo” dure poco y Montse Bassa (hermana de Dolors Bassa, condenada del procés) ha reconocido que le importa “un comino” la gobernabilidad de España en el turno de ERC cedido por Gabriel Rufián- Sánchez ha superado el examen parlamentario.


La gobernabilidad no obstante se le presume complicada a Sánchez, pues su margen para aprobar leyes y presupuestos es de únicamente un diputado


La investidura de Sánchez -y el aval al plan de gobierno con Unidas Podemos- ha podido salir adelante principalmente por la abstención de partidos independentistas como los vascos de Bildu, PNV o los catalanes de ERC, lograda tras intensas semanas de negociación sobre cómo abordar el conflicto político en Cataluña -siempre “dentro de la Constitución”, según refirió Sánchez aún candidato- y fijada en el primer examen parlamentario, donde el partido independentista confirmó su abstención.

La gobernabilidad no obstante se le presume complicada a Sánchez, pues su margen para aprobar leyes y presupuestos es de únicamente un diputado. Sobre Iglesias cae una reciente grave acusación del gobierno boliviano de vínculos con el narcotráfico en la etapa del gobierno de Evo Morales. En España ya piensan que el escenario más probable en unos meses son unas nuevas elecciones durante este año que recién comienza.

Anuncios